Univision.com  > La Huella Digital

Autodefensas

Pueblos “liberados”

Por JAIRO MARíN

El entusiasmo es contagioso. Un convoy con hombres presumiendo sus armas de alto calibre llegan a un pueblo anunciando la “liberación” del régimen de terror dictado por el cartel de Los Caballeros Templarios.

El ánimo de la población determina la temperatura del recibimiento. En algunos casos, los residentes salen efusivamente a recibir a los hombres de las autodefensas otorgándoles el estatus de héroes, en otros, evidenciando el miedo, apenas se vislumbran algunos rostros tímidos a través de unas pocas ventanas entreabiertas.

Más de 20 pueblos de Michoacán han sido "liberados" por las autodefensas en el último año.

Por años, los habitantes de Tecaltepec en Michoacán sufrieron las extorsiones y los abusos de los Templarios. El doctor José Manuel Mireles dice que fue la violación de sus mujeres la gota que derramó la copa. Él cuenta que en la calle los narcotraficantes les decían a sus pistoleros, "Tráeme a esa mujer". Sin importar que fuera casada o una madre con hijos.

El médico cirujano dejó el bisturí y el estetoscopio y empuñó un fusil. Durante dos años, él y sus vecinos tuvieron reuniones secretas para definir una estrategia “para ver cómo nos quitábamos a esta gente de encima. Pero nunca tuvimos el valor para hacer nada, hasta ese día…”

El 24 de febrero de 2013 declararon su independencia. Los Templarios respondieron con ataques armados, que gracias a la tenacidad de los habitantes, se hicieron cada vez más esporádicos.

El ejemplo de valentía de Tecaltepec empezó a reproducirse en otros pueblos que sufrían el mismo flagelo. El doctor Mireles se convirtió en vocero y coordinador de las autodefensas en esa región.

El 4 de enero de 2014, mientras Mireles y otros líderes sobrevolaban territorio enemigo, la avioneta que los transportaba sufrió una falla mecánica y obligó al piloto a hacer un aterrizaje de emergencia. Una persona murió y otras cuatro resultaron heridas, entre ellos el doctor Mireles, quien sufrió heridas en la cabeza, se dislocó la mandíbula, además de fracturas en siete costillas y dos vértebras.

Luego de casi dos meses de ausencia, el doctor Mireles reapareció con 48 tornillos y placas en el lado derecho de la cara para la celebración del primer aniversario de la “liberación” de su pueblo.

Él reconoce que no está exento de sentir miedo. “Le tengo miedo a los cazadores solitarios. A esos sí. Un cazador solitario es aquel se te arrima en una moto y te mata.”

A pesar de la aprensión, el movimiento continúa. Una caravana de unos 300 vehículos se prepara para tomarse la población de Ario de Rosales, próxima parada de la caravana libertaria.

Uno de los uniformados describe lo que lleva consigo: “Este es un cuerno de chivo… Traigo mis cargadores para abastecerme de tiros. Traigo mi radio de comunicación para cualquier situación crítica. Esta es una pistola 38 súper.”

De acuerdo a Margarita Solano de Southern Pulse, una compañía de inteligencia en la ciudad de México, las autodefensas están en Michoacán para quedarse... “Es un ejército que todos los días se multiplica y, lejos de irse disminuyendo por el contrario, se van proliferando y se van organizando en otros lados.”

Las autodefensas son un ejército bien armado, que se multiplica todos los días.

El 22 de febrero, las autodefensas entraron a liberar a Ario de Rosales y a declararlo territorio libre de los Templarios... Algunos pobladores se atrevieron a salir de sus casas para recibirlos. La toma sucedió sin necesidad de disparar un sólo tiro.

A su llegada, se encontraron con la presencia de la policía y el ejército. Inclusive tenían apoyo aéreo del gobierno federal.

Ahora más de 20 municipios de los 113 de Michoacán han sido “liberados” por los grupos de autodefensas.

En medio de la euforia por la llegada de la caravana, José Diaz, uno de los habitantes de Ario de Rosales dice que con la llegada de las autodefensas se nota una gran diferencia en su pueblo. “Yo sí me siento un poco más seguro y me siento más tranquilo.” Hay otros que prefieren ser más cautos y esperan que las autoridades les devuelvan la seguridad que perdieron a manos del crimen organizado.