Univision.com  > La Huella Digital

Obesidad

Una epidemia nacional

“Estaba cansada de estar cansada. Me pesaba la vida misma. Cada paso que daba lo sentía en mis piernas, rodillas, en mi alma”. Eso dice Yani Rocafor al hablar de cómo era su vida cuando pesaba 400 libras (ver video). Yani, ha bajado 180 libras en un año y nueve meses, y le entusiasma saber que hoy es inspiración para muchas personas que han estado en su condición.

Como Yani hay 19.3 millones de hispanos en Estados Unidos que sufren de obesidad, lo que representa un 38% del total de la población hispana (cifra solo superada por la de la población afroamericana del país). Y dentro de los hispanos, la población más propensa al sobrepeso son los mexico-americanos.

Las cifras citadas, suministradas por el Centro de Prevención y Control de Enfermedades de Estados Unidos, CDC por sus siglas en inglés, son una señal de alarma, pues más allá de ser considerada una epidemia la obesidad es un problema que afecta la psique, la salud y la economía de las personas que la padecen.

Según datos de la ONU, existen 300 millones de personas con obesidad y más de mil millones con sobrepeso en el mundo. Debido a este flagelo, el rendimiento en el trabajo se reduce notablemente y los gastos en sanidad se multiplican. Estos representan en la actualidad más de 3,5 billones de dólares, equivalentes al 5% del PIB mundial.

Yani Rocafor: "Hacía más de diez años que yo no podía abrocharme los zapatos".
José Szapocznik, Ph.D. Ph.D., Jefe de Epidemiología y Salud Pública de la Escuela de Medicina Miller de la Universidad de Miami.

Con un origen muy simple

La obesidad tiene muchas causas, que en últimas se reducen a una sola ecuación. “Es muy simple. Hay dos factores en la obesidad: cuántas calorías consumimos y cuántas calorías gastamos. Consumimos más de las que gastamos y tenemos que cambiar esa ecuación”. La afirmación es del doctor José Szapocznik, Jefe de Epidemiología y Salud Pública de la Escuela de Medicina Miller de la Universidad de Miami y director del Centro para los Estudios de la Familia de la Universidad de Miami.

La obesidad es un problema que afecta cada vez más a los hispanos. Según la Oficina de Salud para las Minorías del Departamento de Salud de Estados Unidos, en 2011 los hispanos eran 1.2 veces más propensos a tener sobrepeso que la población blanca no hispana del país.

Szapocznik lidera un programa de investigación que estudia la relación entre el aumento de peso y la inmigración. Según el profesional de la salud, los hispanos, acostumbrados a caminar y a llevar una vida activa en sus lugares de origen, al llegar a Estados Unidos se vuelven menos activos y eso repercute en un creciente aumento de peso, debido a la disminución en el gasto de calorías.

El estudio de Szapocznik y su grupo incluye un análisis sobre el impacto que tienen los vecindarios que no están adaptados para caminar y su relación con los niveles de actividad física, aumento de peso, procesos inflamatorios e impacto en los indicadores del síndrome metabólico. El ambiente influye tanto como la comida en el sobrepeso de las personas. Y por eso no se puede dejar de lado.

Entre muchas otras recomendaciones, Zsapocznik propone rediseñar nuestras comunidades para que sean más caminables, buscar formas sencillas de aumentar la actividad de las personas en su vida diaria (como subir escaleras) y aumentar la disponibilidad de comidas saludables, en el hogar y en la empresa privada. “Si la familia, la empresa y la ciudad ayudan, todo será más fácil” (ver video).

José Szapocznik: "Hay que rediseñar las comunidades para que sean más caminables".

Cada vez más extendida

El problema de la obesidad no se reduce a un solo país. Según la Organización Mundial de la Salud, hay más de 300 millones de personas en el mundo que sufren de obesidad (es decir, tienen un Índice de Masa Corporal de 30kg/m2 o más).

Paradójicamente, el aumento en los índices de desarrollo económico (con todas las comodidades que trae aparejadas) ha ido de la mano de un aumento en los índices de obesidad. Las cifras de la Organización Mundial de la Salud muestran que, en general, los países con mayores niveles de ingreso son los que muestran mayor prevalencia de obesidad.

Como lo afirma la visualización desarrollada por Data4 para este proyecto (y como lo sostiene el grupo que lidera el doctor Szapocznick), “La falta de ejercicio, vidas sedentarias, fácil acceso a alimentos altamente calóricos, dietas altas en azúcar, sal y grasa, urbanización y cambios en transporte han afectado enormemente nuestro estilo de vida”.

Y con casos extremos como el de México

La relación no es completamente lineal, sin embargo. A pesar de tener niveles muy inferiores de desarrollo la obesidad en México ha superado a la de Estados Unidos (y a otros países industrializados como Reino Unidos y Canadá) y es hoy la más alta del mundo, con una prevalencia superior al 32%, de acuerdo con los datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (ver visualización adjunta).

“En apenas una década (de acuerdo con la visualización) México mostró crecimientos en obesidad que a Estados Unidos le tomaron más de 20 años alcanzar. Hoy, ambos países están disputándose el título como la nación más obesa del mundo”.

Las razones son muchas, pero entre las que más se mencionan está el cambio en los hábitos alimenticios (incluido el aumento en el consumo de la llamada “comida basura” y en el consumo de colas), producido por un rápido proceso de urbanización y un incremento cada vez más marcado en el sedentarismo de la población.

El problema afecta, en particular, a las nuevas generaciones de mexicanos. La obesidad infantil se triplicó en los últimos diez años en ese paÍs, y uno de cada tres adolescentes presenta problemas de sobrepeso (ver visualización).

Bomba de tiempo

“El doctor me dijo claramente, Yani, antes de los 45 años debes de llegar a tu peso, porque en cualquier momento tienes una diabetes o un infarto masivo”. Yani Rocafor estaba perfectamente consciente de los riesgos asociados con la obesidad y por eso decidió que tenía que bajar de peso, si quería disfrutar de sus hijos y de su familia. No haberlo hecho habría representado un costo muy alto.

Las complicaciones asociadas con la obesidad son tantas, que se ha convertido en un verdadero problema de salud pública. En general, la obesidad es considerada una enfermedad crónica, difícil de tratar y asociada con múltiples padecimientos. Como lo muestra la siguiente visualización, el sobrepeso ha sido asociado, entre otros, con problemas cardiovasculares, pulmonares, endocrinos (en especial la diabetes tipo 2), renales, gastrointestinales y musculoesqueléticos.

Un estudio dado a conocer el año pasado por la Fundación Robert Wood Johnson, asegura que la obesidad es mucho más letal de lo que se pensaba en Estados Unidos, ya que está asociada con alrededor del 18 por ciento de las muertes entre la población adulta del país (casi tres veces más que las estimaciones previas).

El problema tiende a agravarse. Según otro estudio financiado por la organización Trust for American Health, “el número de casos de diabetes tipo 2, enfermedades coronarias, hipertensión y artritis, podría incrementarse diez veces entre los años 2010 y 2020 y duplicarse de nuevo antes de 2030”. Y los costos para el sistema de salud podrían incrementarse entre 48,000 y 66,000 millones de dólares anualmente para este último año.

Dra. Isabel Gómez-Bassols La doctora Isabel, o El Ángel de la radio, para sus legiones de fanáticos.

También para la mente

El organismo no es la única parte del ser humano que se ve afectada por la obesidad. El impacto que tiene el sobrepeso sobre la mente de las personas suele ser subvalorado, pero es tanto o más importante que los problemas físicos derivados del exceso de peso.

La doctora Isabel Gómez-Bassols, conocida por sus legiones de fanáticos como “la Doctora Isabel, el Ángel de la Radio, ha estudiado a fondo el problema. Con un doctorado en Pedagogía, con especialización en la Adolescencia de los años primeros y medios, la doctora Isabel se ha convertido en una eficaz consejera para los miles de latinos que siguen el programa radial con su nombre que se emite a través de Univision América. La Huella Digital habló con ella al respecto.

La Huella Digital: ¿Cuáles son las principales afecciones psicológicas del obeso?

Dra. Isabel: El paciente obeso presenta comúnmente problemas en el área afectiva y cognitiva, como baja autoestima y autoimagen, especialmente en lo referente al propio esquema corporal (representación psíquica consciente e inconsciente del propio cuerpo), observándose una deteriorada imagen de sí mismo y de su cuerpo, bajas expectativas de autoeficacia y logro.

LHD: ¿Cuáles son los tratamientos más comunes?

Dra. Isabel: Al paciente obeso se le deben facilitar no sólo herramientas que le permitan un cambio de hábitos alimentarios y de estilo de vida, sino también se le debe proveer de herramientas básicas para lograr un fortalecimiento interno básico, que le ayude a obtener resultados óptimos y también algunos "bastones" que, al igual que cualquier paciente dependiente de sustancias, le otorguen la seguridad y confianza para enfrentar posibles situaciones de "recaída" (ingesta excesiva de alimentos, por ejemplo).

LHD: ¿Los obesos se castigan con la comida?

Dra. Isabel: El primer acto que calma a un niño al nacer es el hecho de alimentarse. Desde allí asociamos comida, amor y calma. El acto de comer está incluido en casi todos los actos emocionales de nuestra vida. Cuando se asocia emoción a comida el individuo tiende a sustituir la emoción negativa con el acto alimenticio. La emoción asociada al acto de comer generalmente es placentera, por lo tanto se puede uno volver adicto a generarse ese estado. Generalmente cuando somos adictos a la comida, en realidad somos adictos a una emoción en específico. Al iniciar una dieta, aparecen los sentimientos negativos o no placenteros. Se asemeja a un acto de desintoxicación.

Obesidad infantil

La obesidad en sí es un gran problema. Pero lo es más a medida que afecta a una mayor cantidad de niños. Es más, la obesidad infantil es considerada como uno de los problemas de salud pública más graves del siglo XXI. En Estados Unidos, según el Centro para el Control de Enfermedades, el porcentaje de niños de 6 a 11 años con prevalencia de obesidad pasó de 7% en 1980 a 18% en 2010. Y entre los 12 y los 19 años pasó de 5% a 18% en el mismo lapso.

Entre los hispanos, el problema es aún mayor. Según el portal Salud América, destinado a combatir el problema entre los hispanos, más del 39 por ciento de los niños hispanos en Estados Unidos son obesos, comparado con 32 por ciento de los blancos no hispanos. Y según el departamento de Salud, en 2010 la probabilidad de que un niño hispano fuera obeso era 1.6 veces mayor que la de un niño blanco no hispano.

Los niños obesos y con sobrepeso tienden a seguir siendo obesos en la edad adulta y tienen más probabilidades de padecer a edades más tempranas enfermedades no transmisibles como la diabetes y las enfermedades cardiovasculares. El sobrepeso, la obesidad y las enfermedades conexas son en gran medida prevenibles. Por consiguiente, según los expertos, se debería dar prioridad a la prevención de la obesidad infantil.

Doctora Isabel: "Hay que conectar a los niños con comida real y ayudarlos a crecer sanos".

Un paso adelante

De hecho, ya muchas instituciones lo están haciendo. Iniciativas como la liderada por la primera dama Michelle Obama, Let´s Move, y por organizaciones sin fines de lucro como FoodCorps o GethYouth Foundation, están contribuyendo a crear conciencia sobre la necesidad de eliminar el flagelo, o de reducirlo de manera sustancial.

El caso de FoodCorps es muy ilustrativo. Se trata de un equipo nacional de líderes cuyo propósito es conectar a los niños con la comida real y ayudarlos a crecer saludables. Lo logran a través de líderes motivados que trabajan directamente con comunidades de recursos limitados durante un año. Para conocer su trabajo, La Huella Digital entrevistó a Debra Eschmeyer, su vicepresidenta de Asuntos Externos.

La Huella Digital: ¿Cuál es el objetivo principal de FoodCorps?

Debra Eschmeyer: Usando las manos y las mentes de los líderes emergentes, FoodCorps busca forjar una fuerte relación entre los niños, jóvenes y la comida saludable. Queremos una nación de niños bien nutridos, que sepan qué es una comida saludable, cómo se culttiva, de dónde viene y cómo tener acceso a ella todos los días. Esos niños aprenderán mejor, vivirán más y liberarán a su generación de las enfermedades relacionadas con los malos hábitos alimenticios.

LHD: ¿Cómo empezaron?

DE: El primer equipo de FoodCorps se formó en california durante la celebración del Día de la Tierra en 2009, el día en el que el Presidente Barack Obama firmó la ley ¨Kennedy Serve America Act¨. Esta legislación abrió las puertas para que Americorps construyera un sistema de comidas más sustentable, saludable y equitativo.

LHD: ¿Cómo lo hacen?

DE: Tenemos tres pilares: conocimiento, participación y acceso:

CONOCIMIENTO: El típico estudiante de educación primaria o elemental recibe apenas 3.4 horas de educación sobre nutrición cada año. FoodCorps trabaja con los educadores para incrementar la calidad y la cantidad de esta enseñanza, además de hacerla divertida. También solicitamos la ayuda de atletas y chefs para que visiten a los niños, realicen demostraciones de comida en la que los niños puedan participar y realicen ejercicios de modelaje positivo para que ellos se motiven a hacer ejercicios y a comer bien.

PARTICIPACIÓN: Los jardines escolares son una herramienta poderosa para que los niños experimenten con nuevos alimentos. También junta a diferentes miembros de la comunidad y los ayuda a ser impulsores de la necesidad de tener mejores opciones de almuerzo en las cafeterías escolares.

ACCESO: De la granja a la escuela. Los niños que conocen al granjero donde ha crecido su brócoli son más propensos a comerlo. Diferentes estudios han demostrado que los niños que participan en este tipo de programas consumen una o más porciones de frutas y/o vegetales al día. Los miembros de FoodCorps crean relaciones entre las escuelas y los granjeros locales y ayudan a transformar las cafeterías en ambientes educacionales en los que las opciones de comida saludable son promovidas mediante métodos creativos, tales como mesas con muestras de comida y juegos.

Kathleen L. Keller, Ph.D. Profesora Asistente del Departamento de Ciencias de la Nutrición y el Departamento de Ciencia de la Comida Universidad de Pensilvania

El papel de la academia

También las instituciones académicas están tomando conciencia de la necesidad de combatir el problema de la obesidad infantil. Es el caso de Penn State, que tiene un centro llamado The Metabolic Kitchen and Children’s Eating Behavior Laboratory, dedicado al estudio del comportamiento alimenticio de los niños, cómo se desarrolla y cómo se relaciona con la obesidad en años posteriores.

Este laboratorio utiliza técnicas tales como análisis de imágenes del cerebro y análisis genéticos para proveer un conocimiento profundo sobre los orígenes de los comportamientos alimenticios y la preferencia en las comidas entre los niños. También investiga la relación y el impacto del mercadeo y marca de productos alimenticios en estos comportamientos alimenticios. Para conocer un poco más de ese trabajo, la Huella Digital habló con la doctora. Kathleen L. Keller.

La Huella Digital: Ustedes hicieron un estudio sobre la influencia de los genes y el ambiente en el comportamiento alimenticio y la obesidad. Cuéntenos cómo interactúan esas dos variables.

Kathleen Keller: El estudio se llevó a cabo en la ciudad de Nueva York y 30 por ciento de la muestra era hispana, mayormente proveniente de Puerto Rico y República Dominicana. Encontramos que la sensibilidad (o resistencia) hacia las llamadas comidas amargas (como el brócoli, el repollo o la coliflor) no tiene un gran impacto sobre la obesidad, y tampoco el ambiente por sí mismo pero cuando examinamos las dos variables al mismo tiempo su influencia sobre la obesidad fue sustancial. De hecho, los niños que no tienen influencia genética pero que están en un ambiente en el cual no tienen acceso a comida saludable, son obesos en promedio.

LHD: ¿Tiene la comunidad científica el apoyo que necesita para seguir realizando su labor en la lucha en contra de la obesidad?

KK: Yo siento que la comunidad científica no recibe lo suficiente y tampoco da lo suficiente. Nosotros como científicos debemos tener un rol más activo y comunicar mejor los resultados de nuestros estudios. Es difícil obtener fuentes confiables de información y por eso hay mucha desinformación afuera. Estoy consciente de que necesitamos educar más a la población en general. Por otra parte, la recesión económica ha afectado la cantidad de dinero que recibimos y aún hay muchos retos que debemos enfrentar desde una perspectiva científica.

LHD: ¿En dónde cree usted que estaremos dentro de 10 años como nación con respecto a la lucha en contra la obesidad?

KK: En general yo veo que la tasa de obesidad va a mantenerse relativamente igual a menos que podamos aminorar las desigualdades entre los grupos menos servidos - como minorías y gente de bajos recursos - y los que tienen más riqueza acumulada. Si no entendemos los retos de estas personas, como por ejemplo las enfermedades crónicas asociadas, va a ser muy difícil mejorar la tasa de obesidad en nuestro país.

LHD: ¿Cuál es su consejo para la gente que quiere bajar de peso y que quiere dejar de ser obeso?

KK: Personalmente creo que necesitamos volver a nuestras raíces y disfrutar de la comida y no preocuparnos mucho por contar las calorías y las dietas. Disfrutar, respetar y apreciar de dónde viene nuestra comida es una mejor manera de enfrentar el problema de sobrepeso y obesidad.

Herramientas

¿Cuál es tu número? Índice de masa corporal

Un método útil para definir la obesidad es el índice de masa corporal (IMC), calculada como el peso dividido por la estatura del individuo. Los valores de referencia oscilan entre 18,5 y 24,9. Entre 25 y 29,9 es sobrepeso y por encima de 30 se considera que la persona es obesa. La obesidad es considerada una enfermedad crónica, difícil de tratar y asociada con múltiples padecimientos.

Univision lanzó recientemente una campaña para incentivar a los hispanos a tomar conciencia del problema que representa el sobrepeso, brindándoles una herramienta que les permite medir su índice de masa corporal y el impacto de éste en su estado de salud.

¿Cuál es tu número? Quiz de bienestar

Más recursos

Creando mi plato

http://www.choosemyplate.gov/en-espanol.html

Una iniciativa del Departamento de Agricultura de Estados Unidos.

Let´s Move

http://www.letsmove.gov/en-espanol

Let’s Move es una iniciativa liderada por la Primera Dama, Michelle Obama, dedicada a resolver el problema de la obesidad en una generación en los Estados Unidos. La campaña está enfocada en promover el ejercicio y la alimentación sana entre los niños y jóvenes y ha incentivado el resurgimiento y la ampliación de la actividad física en las escuelas, entre otras cosas.

Foodcorps

https://foodcorps.org/ (En inglés)

FoodCorps es un equipo nacional de líderes cuyo propósito es conectar a los niños con la comida real y ayudarlos a crecer saludables. Lo logran a través de líderes motivados que trabajan directamente con comunidades de recursos limitados durante un año.

The Metabolic Kitchen and Children’s Eating Behavior Laboratory

http://nutrition.hhdev.psu.edu/childrens-eating-lab/ (En inglés)

Este laboratorio está dedicado al estudio del comportamiento alimenticio en los niños, y cómo se relaciona con la obesidad. También investiga la relación y el impacto del mercadeo de los productos en estos comportamientos alimenticios.

Gen YOUth Foundation

http://www.genyouthfoundation.org/ (En inglés)

Es una organización sin fines de lucro que apoya las iniciativas dentro de las escuelas para erradicar la obesidad infantil. Su misión es inspirar y educar a los más jóvenes a mejorar su nutrición e incrementar la actividad física. Fue fundada por el Consejo Nacional de Productos Lácteos, NDC por sus siglas en inglés, y la NFL.

Fundación Ford apoya financieramente el periodismo de calidad de Noticias Univision.

/ / / / /

Texto: Junelly Rojas, José Fernando López. Investigación y entrevistas: Junelly Rojas. Producción y edición de videos: Laura Prieto. Diseño:Iris Rabines. Visualizaciones: Germán Pizarro, Data4. Programación: Edmundo Hidalgo, Helga Salinas. Gerencia de Proyecto: José Fernando López. Fotos: Shutterstock.

© 2013 Univision Communications Inc