Univision.com  > La Huella Digital

Falta de información

Anterior Siguiente

Miles de hispanos que por sus méritos académicos podrían acceder a las mejores universidades del país (ver Las mejores escuelas) no lo están haciendo. Y la brecha educativa y social con la población de blancos no hispanos es cada vez mayor.

Desde 1995 –según el estudio de Georgetown– 82% de los nuevos estudiantes blancos no hispanos han ido a los 468 colleges más selectivos del país, mientras el 72% de los hispanos y el 68% de los afroamericanos han ido a uno de los 3,250 colleges de acceso abierto, de dos y cuatro años.

Las diferencias entre los dos tipos de instituciones son muy significativas. Los colleges más selectivos gastan entre dos y cinco veces más por estudiante que todos los demás. Ese mayor gasto por estudiante incide en indicadores como la tasa de graduación y permite ofrecer una preparación que facilita el acceso a las escuelas profesionales y de posgrado.

La elección de universidad tiene un impacto económico importante. Los egresados de las universidades de elite reciben en promedio, según el estudio, dos millones de dólares más que el resto de los profesionales durante toda su vida laboral. El problema es que los estudiantes hispanos no aplican, o lo hacen en menor proporción que los blancos no hispanos, a las universidades de elite.

Los egresados de las universidades más selectivas reciben en promedio, dos millones de dólares más que el resto de los profesionales durante su vida laboral. El problema es que muchos hispanos no aplican, o lo hacen en menor proporción que los blancos no hispanos, a las universidades de elite.

De acuerdo con un estudio de Caroline Hoxby y Christopher Avery publicado en marzo por la Brookings Institution, el grupo de estudiantes de alto rendimiento y bajos ingresos que aplica a las universidades selectivas es muy pequeño.

Por cada estudiante de alto rendimiento y bajos ingresos que aplica a una de las universidades de elite (incluyendo muchos hispanos), hay 15 estudiantes de alto rendimiento y altos ingresos que aplican a las mismas universidades. Y según el estudio, la relación entre los dos grupos es de apenas uno a dos.

Hay muchas razones que explican el porqué los hispanos (al igual que los afroamericanos e incluso los blancos no hispanos de bajos ingresos) no aplican a las mejores universidades, y una de ellas, de acuerdo con muchos analistas, es la falta de información. En un doble sentido.

Primero, la falta de una adecuada y oportuna información sobre cómo seguir una trayectoria exitosa para llegar al college. Según Fernando Reimers, profesor de Harvard –y asesor de este proyecto– “esta es una de las mayores barreras que enfrentan los hispanos para acceder a la educación superior”.

“Aunque la información por sí sola no es suficiente para garantizar el acceso al college, hay un vacío sustancial de información sobre lo que se debe hacer para llegar al college y cómo tomar la decisión de aplicar”, dijo Reimers.

CINCO CONSEJOS para ser aceptado por una universidad selectiva y recibir ayuda financiera, ofrecidos por Fernando Reimers, especialista de la Universidad de Harvard.

“El que los alumnos y sus familias tengan esta información lo antes posible les ayudará a tomar una serie de decisiones que irán preparando al estudiante, a lo largo de sus años en la escuela, para tener la formación académica adecuada y ser un candidato competitivo a una de las universidades de elite”. (Ver Los pasos a seguir).

Segundo, la falta de información sobre los costos. A las familias de bajos ingresos ni siquiera se les ocurre pensar que sus hijos puedan ingresar a una de las universidades de elite del país. “Yo apliqué a Harvard casi como broma”, confesó Lucerito Ortiz “porque nunca pensé que alguien como yo podría ser admitida en un lugar así”.

La verdad, es que muchas de las universidades más selectivas ofrecen paquetes de ayuda financiera que pueden hacer que resulte más barato asistir a ellas que a una universidad pública local o a una menos selectiva.