publicidad
A pocas millas de la playa de Rockport, un centenar de casas móviles terminaron inhabitables luego del paso del huracán Harvey, entre la noche del viernes y la madrugada del sábado. En la fotografía, una casa sin gran parte de su estructura frontal.

Destrucción y silencio desolador: así encontramos la ciudad más golpeada por Harvey

Destrucción y silencio desolador: así encontramos la ciudad más golpeada por Harvey

Recorrer Rockport horas después del paso del huracán que azotó Texas entre viernes y sábado sirve para percatarse de la brutalidad natural y sorprenderse con decisiones humanas difíciles de creer.

El feroz momento en que Harvey tocó tierra en la localidad de Rockport Univision

ROCKPORT, Texas.- La butaca verde para ver la televisión sigue intacta, mirando hacia fuera, como si hubiera estado contemplando el espectáculo. Y a su alrededor yace la pared doblada de la casa, el techo entrecruzado y conchas de mar que debieron de volar más de una milla durante el huracán hasta llegar a este barrio de trailers y casas prefabricadas.

Hablamos de este hogar destruido, pero podríamos citar decenas, centenares en Rockport, Texas, la ciudad por ahora más afectada por el paso de Harvey con categoría 4. Recorrer sus calles hoy es entrar en la dimensión huracán: brutalidad natural, silencio desolador y decisiones humanas complicadas de creer.

publicidad

Pero el sábado lo empezamos en Corpus Christi. En esta ciudad tenía que tocar tierra el huracán y ejércitos de periodistas poblaron sus hoteles para narrar la huida de unos vecinos, la testarudez de otros para quedarse, pero –sobre todo– la increíble lluvia y los colosales vientos de 120 millas por hora.

Siga aquí nuestra cobertura minuto a minuto de Harvey

A primera hora, el tráfico sin semáforos había vuelto a las avenidas, pero muchos vecinos cortaban árboles caídos, agentes avisaban de inundaciones, las tiendas seguían cerradas y no se encontraba ni una gota de gasolina en todo el pueblo.

Jenny y Edu, dos mexicanos, cargaban su celular sentados en el suelo de una gasolinera cerrada. Llevaban nueve horas sin electricidad ni aire acondicionado, con una temperatura de 85 grados Fahrenheit aproximadamente. En otra estación de servicio también pasaban texanos con su celular pero era para tomar fotos de la estructura totalmente pisada contra el suelo por el huracán.

Como quien se mira de pies a cabeza para saber si todo está bien, Corpus Christi parecía decir que la categoría 4 había sido casi dócil con la ciudad. La anécdota más extraordinaria que nos pudo contar un capitán de bomberos tenía final feliz. Una madre dio a luz durante el huracán, sin casa, sin electricidad; el bebé no respiraba. Pero en el rescate salvaron a la madre y al recién nacido.

publicidad

Recibimos llamada desde Miami: lo peor ha sido en Rockport, unas 30 millas más al norte, por allí tocó tierra finalmente. Rumbo para allá.

Un compañero de Univision, Pedro Rojas, llegó antes y nos escribe: “Hay mucha destrucción, cables en las calles, carreteras inundadas, tengan cuidado, tráiganse comida, la internet no sirve, el servicio de teléfono es pobre”.

Esa es la crónica de Rockport este sábado, un mensaje de texto escrito con prisa.

Lo que pasa es que al llegar le pones cara –la vecina que casi rompe a llorar al ver arrasada la oficina postal donde trabaja–, decorado –la iglesia donde una sala de lectura quedó totalmente destruida con los libros esparcidos–, olor –la gasolina que se huele en el puerto por los barcos hundidos– y envergadura.

Las calles son un circuito de cables eléctricos caídos, árboles arrancados y charcos de agua que rodear. Pero también son hoy un museo al aire libre de lo incontrolable que es la naturaleza y lo aleatoria que es la suerte.

Un mar de escombros: así se ve la destrucción provocada por Harvey en Rockport Univision


Este destruido, este otro intacto. Y piensas en los dolores de cabeza que se avecinan para esa familia ausente. Quizás tengan seguro, quizás no, cuándo se enterarán, cómo reaccionarán. Pero de repente aparece un garaje destruido a la izquierda, y se te olvidan. Más tarde un letrero enorme estampado contra el césped, y así.

Esa casa está muy mal. Vemos un bote, sillas, comida de perro, luces navideñas, la parrilla, un carro y una casita de madera; unos sobre otros. Justo salía de la casa Clyde Cartwright, amigo del dueño, con mirada nostálgica: había venido a buscar los objetos personales del propietario pero se topó con desastre inesperado.

En una de las casas más afectadas por Harvey, se ve cómo u...
En una de las casas más afectadas por Harvey, se ve cómo un bote terminó casi encima de un automóvil y junto a una parrilla.

En nuestro camino, evitamos una y otra vez árboles caídos y cables de electricidad. A lo lejos vemos a un hombre encima de un bote. ¡Cómo!

Y era Robert Zbranick, de 56 años, reparando su barco. En él pasó la difícil noche, sus otras dos embarcaciones se hundieron y la pregunta es por qué, por qué se quedó a sufrir un huracán de categoría 4. "Para proteger el barco", dice.


Sin combustible a la venta en ninguna parte, dejamos Rockport. Llovía todavía con fuerza, el camino era una pista acuática en algunos tramos. Nos cruzamos a decenas de ambulancias, policías, autobuses y camiones que urgían en Rockport. Harvey pretende quedarse aquí por más tiempo.

publicidad

Vea también:
Toda la cobertura y sus detalles haciendo click en este enlace.

Rockport, el epicentro de la destrucción dejada por Harvey (FOTOS)
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad