La Guerra de Poder en el matrimonio

La Guerra de Poder en el matrimonio
Siguiente
Una de las causas del divorcio: la Guerra de Poder

¿Vives en guerra de poder con tu pareja? Aquí la solución

Peleas por el poder

Si en tu matrimonio se está dando la llamada guerra de poder en la que comienzan las discusiones para ver ‘quién puede más’ y tú y tu pareja se están volviendo rivales, cada vez surgen diferencias más grandes, ten mucho cuidado, ya que este tipo de disputas es una de las causas más frecuentes de divorcio. La terapeuta y sexóloga Silvina Belmonte te explica cómo reconocer este problema en tu matrimonio y cómo enfrentarlo.

Antonio y Lola Falcón, quienes llevan 15 años de casados, narraron a la experta y a todo el público de Despierta América que uno de los detonantes de los problemas dentro de su relación, en la que ya de por sí existe rivalidad por el poder, son sus hijos. La experta señana que los hijos serán un factor que desde el principio traerán problemas en la pareja, habrá algún desacuerdo con su educación y crianza.


Belmonte explica que en una relación existen miles de factores que pueden desencadenar las disputas por el poder. Están los típicos celos, el dilema de quién trabaja en el hogar, si la mujer o el hombre, y todo lo que esto conlleva como quién sale de la casa o llega tarde. La vida en pareja, la convivencia misma, será lo que saque a la luz las pequeñas o grandes diferencias que naturalmente se dan en todos los matrimonios y noviazgos.

Respeto y cariño

Existen parejas que tienen la necesidad psicológica de vivir peleando. Pero también existen aquellas que pese a las rivalidades, entienden los códigos de pareja y aprenden a sobrellevar los problemas con una buena dinámica y con cariño. Al final del día, quien debe ganar la guerra es la pareja. De acuerdo con Belmonte, pese a todo, la línea que nunca debe cruzarse es la del respeto, desde el noviazgo y a lo largo de todo el matrimonio.

Durante las discusiones se da el momento en que uno está más alterado que el otro, la sexóloga te dice que lo que debes hacer en ese momento es equilibrar la situación, bajar a quien se encuentra más enojado a un nivel de mayor calma, sin provocar el enfrentamiento. Pero por último y más importante, es no abusar de la posición como mujer, y pisotear a tu pareja. La experta asegura que honrando a tu pareja te honras a ti misma pues respetando a tu pareja recibirás respeto.

Comentarios

ARTICULOS MAS POPULARES

Cáncer - Martes 1 de septiembre: Tu vid...

Disciernes entre lo que te conviene y lo que te perjudica. Más... Por Profesor Zellagro

Tauro - Martes 1 de septiembre: Recibes...

Los esfuerzos que hagas arrojarán resultados positivos. Más... Por Profesor Zellagro

Virgo - Martes 1 de septiembre: ¡El am...

Cuando sientas ese impulso sentimental escucha tu corazón. Más... Por Profesor Zellagro

Leo - Martes 1 de septiembre: Triunfas...

Inicias un período estupendo de muchos logros personales. Más... Por Profesor Zellagro

Géminis - Martes 1 de septiembre: Exper...

Tu curiosidad no conoce límites y te inspirará en todo. Más... Por Profesor Zellagro

Libra - Martes 1 de septiembre: Tu vida...

Ve considerando desde ahora un viaje de vacaciones. Más... Por Profesor Zellagro

LO ÚLTIMO

Lo que tu hijo necesita escuchar

Los mejores elogios nunca deben esperar mucho tiempo y menos si son para tus hijos.

¡No a las discusiones de pareja!

No permitas que una discusión con tu pareja escale a otros niveles. Mejor aprende a solucionar los problemas.

Tips que engrandecen la vida familiar

Con simples y pequeños detalles puedes hacer que el vínculo familiar se engrandezca y cada uno de los integrantes sea más feliz.

El ABC de limpiar y desinfectar

No batalles más con los quehaceres de limpieza. Mejor, primero identifica la diferencia entre limpiar y desinfectar.

Tips que te harán más bella.

Para que todos los días te sientas hermosa y radiante, no olvides ninguno de estos tips.

Formas en las que te haces daño y no te...

Descubre las formas en las que te podrías estar haciendo daño, sin darte cuenta y ponte un alto ¡ya!