publicidad
HERIDA Patricia Szczcenia y su nieta, Rylee, sufrieron heridas menores en 2007.

Fuentes de vidrio para horno

Fuentes de vidrio para horno

Consumer Reports investigó la calidad y durabilidad de distintas fuentes de vidrio.

HERIDA Patricia Szczcenia y su nieta, Rylee, sufrieron heridas menores e...
HERIDA Patricia Szczcenia y su nieta, Rylee, sufrieron heridas menores en 2007.

La vajilla de Pyrex y Anchor Hocking a prueba

Cuando celebraba el Día de Acción de Gracias en 2007, en la casa de su hija, Patricia Szczcenia, de Lansing, Illinois, siguió la costumbre familiar y preparó un trozo de jamón para comer junto con el pavo asado.  Dice que lo cocinó a 350 grados en una fuente de vidrio marca Pyrex.  Sin embargo, nos cuenta que lo que pasó cuando ella y su hija Giselle abrieron el horno para salsear el jamón no fue para nada algo habitual.

“La fuente explotó justo cuando mi hija estaba a punto de tocarla, arrojando pedazos de vidrio y líquido caliente del jamón que volaban por todos lados”, dice Szczcenia de 63 años. “Las salpicaduras nos quemaron los brazos y la parte superior de las piernas, y mi nieta de 3 años había pisado un pedacito de vidrio antes de que pudiera sacarla de la cocina.  No puedo explicarles cómo nos asustamos”.

publicidad

Completó un informe de la Comisión para la Seguridad de Productos de Consumo (Consumer Product Safety Commission-CPSC) y se puso en contacto con el fabricante.  La empresa dijo que era posible que ella no hubiera seguido las instrucciones de uso de la fuente y que no podían confirmar que la fuente fuera de la marca Pyrex, ya que ella no había enviado un pedazo de la misma para que la examinaran.  Szczcenia explica que no tiene ninguna duda de que la fuente que explotó fuera una Pyrex, ya que ella misma la había comprado para su hija unas semanas antes y, como clienta fiel por 30 años, siempre buscaba la marca.

“Amaba mi vieja Pyrex y, desde ya que sé cómo usarla correctamente,” dice, “pero parece que la única instrucción posible para esta nueva Pyrex sería no usarla cerca del fuego”. Las fuentes de vidrio para horno Pyrex y las de otras marcas son un elemento básico en muchas cocinas, con décadas de marketing que destacan la versatilidad de su uso.

En los últimos años, las noticias y posteos en sitios de Internet sobre fuentes de vidrio para horno que explotan inesperadamente ha preocupado a más de un consumidor por la seguridad de las mismas y los ha confundido con respecto a las instrucciones de uso.  Puede que el envoltorio destaque las leyendas de uso seguro en horno y freezer, pero también puede ser que los consumidores no estén al tanto de las advertencias que aparecen en el reverso de la etiqueta en letra pequeña, y que hablan del precalentamiento, enfriamiento, uso de líquidos en la fuente y mucho más.

publicidad

Un brote de quejas

Los informes generaron suficiente alboroto como para que World Kitchen -fabricante de Pyrex en EE.UU., con base en Illinois- y su competidor, Anchor Hocking, (juntos tienen más del 75% del mercado de fuentes de vidrio),  armaran páginas en sus respectivos sitios Web, con el objetivo de desacreditar lo que, según ellos, son informes falsos y confusos.

Para aprender algo más acerca las fuentes de vidrio, Consumer Reports llevó a cabo una investigación que duró todo un año y que incluyó pruebas, tanto dentro como fuera de nuestros laboratorios, y recopilación de información de partes de los fabricantes, agencias del gobierno, expertos y consumidores.

Esto es lo que aprendimos:

• Según lo que figura en documentos federales, documentos de cortes y entrevistas, una gran cantidad de consumidores informaron que sus fuentes de vidrio estallaron en forma inesperada. Cuando examinamos en detalle 163 de los incidentes, vimos que por lo menos 42 informaron heridos. Si bien a diario se utilizan en forma segura y sin problemas cientos de millones de platos y fuentes, creemos que la situación es lo suficientemente preocupante como para pedir una investigación a la Comisión para la Seguridad de Productos de Consumo (Consumer Product Safety Commission -CPSC).

• En las pruebas de alta temperatura, las fuentes de vidrio común marca Pyrex y Anchor Hocking fabricadas en EE.UU. se quebraron a temperaturas más bajas que las fabricadas en Europa, que están hechas de un vidrio más caro, a base de borosilicato. Antes, las fuentes de vidrio Pyrex y Anchor Hocking estadounidenses estaban fabricadas con borosilicato, pero ya no.

publicidad

• Según lo que informan los usuarios, cuando estalla una fuente de vidrio, se rompe en pedazos filosos que vuelan por el aire, aumentando los riesgos de heridas.  Esto se contradice con lo que sostiene uno de los fabricantes, que afirma que su vidrio se rompe en “pedazos relativamente pequeños que, generalmente, carecen de forma y bordes filosos”.

•Si bien es posible que el embalaje de las fuentes promete versatilidad para su uso tanto en horno como en freezers y microondas, en ciertos casos la letra chica en el reverso contiene advertencias sobre el uso, que pueden pasar inadvertidas.

• En los informes que vimos, World Kitchen, el actual fabricante de Pyrex en EE.UU., cuestiona los reclamos de los clientes.  Algunos consumidores dicen que los accidentes que informaron tenían que ver con las advertencias confusas sobre el uso correcto del producto.

Los comienzos de Pyrex

La historia de las fuentes de vidrio para horno comienza a principios de 1900 en EE.UU., con el trazado de las líneas de trenes, cuando Corning creó un vidrio resistente a las altas temperaturas para ser utilizado en las linternas y evitar que se rompieran. Este vidrio resistente fue bautizado como Nonex, nombre que deriva de “nonexpanding glass” o vidrio no expandible.  El resultado fue muy bueno, lo que causó una disminución en las ventas de reposición.

Pero en 1913, Jesse Littleton, físico de Corning, y su esposa Bessie tuvieron una idea genial que ayudó a crear un nuevo mercado para el vidrio de borosilicato y al lanzamiento de Pyrex.  Cuando Bessie Littleton se quejó porque una de sus cacerolas se rompió en el horno, su esposo trajo a casa dos fondos de porta baterías hechos de Nonex recortado para que Bessie pudiera cocinar en ellos.  Corning patentó sus fuentes de borosilicato para cocina y comenzó a venderlas en 1915. Las primeras fuentes resistentes a las altas temperaturas eran para tartas (pies, según su nombre en inglés), de ahí su nombra Pyrex. 

publicidad

En World Kitchen afirman que producen un promedio de por lo menos 44 millones de unidades por año, todas fabricadas en la planta de Charleroi, PA, adquirida en 1998 cuando le compró el negocio a Corning en EE.UU. Corning vendió su negocio en Europa en 1994 y, ahora, ARC International, una empresa francesa tiene los derechos en el Viejo Continente.  Anchor Hocking la otra gran productora de fuentes de vidrio para horno, declara una venta anual de más de 30 millones de piezas, todas procedentes de su planta de Lancaster, Ohio.

Una fórmula nueva

En EE.UU., hubo un cambio importante en la forma de fabricar fuentes de vidrio para horno. En la actualidad, World Kitchen y Anchor Hocking fabrican todos sus productos de vidrio con vidrio común "el que se utiliza para fabricar vasos y botellas-, que es menos caro que el borosilicato.

No queda claro cuando ocurrió el cambio: la vocera de Anchor Hocking, Bárbara Wolf, dice que el vidrio de borosilicato se dejó de fabricar a principios de la década de 1980.  El vicepresidente de World Kitchen, Jim Aikins, afirma que desde hace alrededor de 60 años, los productos de vidrio marca Pyrex que se venden en EE.UU. son fabricados con vidrio común reforzado mediante templado por temperatura, en la planta de Charleroi.

Sarah Horvath, vocera de Corning, afirma que Corning hizo Pyrex con vidrio común y borosilicato en varias fábricas antes de 1998, cuando vendió la empresa de EE.UU. a World Kitchen. P. Bruce Adams, que trabajó como científico ejecutivo de Corning, dice que, cuando se retiró en 1987, el borosilicato todavía se usaba para fabricar Pyrex.

publicidad

De todos modos, las fuentes de vidrio para horno europeas que compramos para las pruebas fueron hechas con borosilicato. Según Philip Ross, consultor de la industria del vidrio de Laguna Niguel, California, reconoce que las normas más rígidas sobre contaminación del aire en EE.UU. y la necesidad de reducir el consumo de energía fueron dos factores que surgieron a principios de la década de 1980 y que dieron lugar al uso del vidrio común. Cuando trabajaba en Anchor Hocking, Philip fabricaba vidrio común y con borosilicato. Continuar con el borosilicato hubiera significado agregar más equipos para el control de la contaminación que pasar al vidrio común.

Aunque el cambio podría haber reducido los gastos de los fabricantes, algunos expertos en vidrio cuestionan si también aumentó los riesgos en temas de seguridad. Un folleto educativo de Corning de 1984 llamado “Todo sobre el vidrio” describe el vidrio común como “el vidrio más económico” y apunta que su “resistencia a las altas temperaturas y a los cambios bruscos de temperatura no es satisfactoria. Describe el borosilicato como resistente a los cambios bruscos de temperatura y capaz de soportar temperaturas más altas que el vidrio común.

En World Kitchen y en Anchor Hocking dicen que el vidrio común se refuerza con un proceso de templado de temperatura. Por correo electrónico, Aikins, de World Kitchen, contó que “comparado con el vidrio de borosilicato, el vidrio común reforzado (templado) como el que se usa para fabricar fuentes Pyrex es significativamente más resistente a las roturas causada por las diferencias de temperatura.  Es decir, él dice que es menos probable que el vidrio común tratado se rompa cuando se lo choca contra una superficie dura que el vidrio de borosilicato y no es más probable que se rompa cuando se lo expone a cambios bruscos de temperatura.

publicidad

Cómo fue la prueba

Para evaluar estas afirmaciones, probamos cuatro marcas de fuentes de vidrio para horno de 13 x 9 pulgadas. Anchor Oven Basics y Pyrex son fabricados en EE.UU. con vidrio común y cuestan $ 9 cada una. Pyrex Classic se fabrica y se vende en Europa y cuesta alrededor de $ 13; los productos de Arcuisine Elegance, hechos con borosilicato, son fabricados en Francia, pero también se venden en EE.UU. a unos $ 29 la unidad. Un laboratorio externo confirmó la composición de los distintos tipos de vidrio.

Para determinar si un tipo de fuente de vidrio era más resistente que otra a rajarse o a quebrarse cuando se la expone a cambios bruscos de temperatura (también llamado choque térmico), llenamos fuentes nuevas con arena y las pusimos durante 80 minutos en hornos a temperaturas variables. (La arena llegó a temperaturas muy elevadas, más del doble de la temperatura a la que llegaría la comida). Luego, comparamos lo que sucedió cuando se retiró cada fuente caliente del horno y se la colocó en una encimera de granito mojada, lo que normalmente provoca choque térmico.

Aunque la prueba iba contra las instrucciones al dorso de la etiqueta, queríamos probar las diferencias entre los distintos productos en condiciones de laboratorio. Según el experto que contratamos, en esta prueba establecimos estándares altos porque es posible que las fuentes rayadas o dañadas no ofrezcan los mismos márgenes de seguridad que las fuentes nuevas y los usuarios pueden ignorar o no conocer las instrucciones para el uso. A menudo, nuestras pruebas van más allá de las instrucciones del fabricante para evaluar comparativamente el margen de seguridad.

publicidad

Colocamos por lo menos 5 muestras de cada marca en horno a 450 grados: todas las fuentes de Pyrex y Anchor de EE.UU. se rompieron al colocarlas en la encimera mojada. Ninguna de las fuentes europeas hechas con borosilicato se rompió, salvo por una fuente Arcuisine Elegance que usamos para una práctica, y que pasó dos veces por el horno en el laboratorio. A 400 grados, probamos dos muestras de cada una de las marcas norteamericanas contra dos muestras de Arcuisine. Todas las fuentes de marcas norteamericanas se rompieron, pero las europeas, no.

Cuando se llevó el horno a 500 grados, las tres fuentes Pyrex europeas se rompieron y dos de las tres fuentes Arcuisine, también. Además probamos una Pyrex vieja en excelentes condiciones que ofreció la madre de uno de los miembros del staff. Estaba hecha con borosilicato, por Corning, y no se rompió ni a 500 grados.

También obtuvimos muestras de las fuentes rellenas con arena a 450 grados y las colocamos en una superficie de granito seca: ninguna se rompió. Sin embargo, en dos oportunidades, las Pyrex fabricadas en EE.UU. se rompieron en distintas circunstancias.

En una ronda de pruebas, retiramos fuentes del horno a 350 grados y las colocamos sobre una cocina con quemadores para tomar la temperatura de la arena rápidamente antes de mover las  a la superficie mojada. Dos fuentes Pyrex norteamericanas se rompieron al ser colocadas sobre la cocina, las muestras de las tres otras marcas permanecieron intactas para la medición y pudieron ser movidas al granito.

publicidad

World Kitchen y Anchor Hocking también afirmaron que las fuentes para horno de vidrio común tienen mayor resistencia al impacto, lo que significa que es menos probable que se rompan cuando se caen o se golpean. Los resultados de nuestras pruebas de impacto limitado fueron sumamente variables,  Sin embargo, algunas muestras hechas con vidrio común mostraron mayor resistencia al impacto.

Fragmentos de vidrio

Nuestro análisis de 163 incidentes nos brinda más pistas  acerca de los problemas que enfrentan los consumidores. Alrededor de tres cuartas partes de la muestra se usó a temperaturas de 375 grados o menos, en casos en la que la información quedó registrada.

Según se informa, más de la mitad de los incidentes ocurrieron mientras la fuente estaba en el horno y casi un cuarto de los incidentes ocurrieron con la fuente enfriándose en una encimera o sobre la cocina; solamente algunos estuvieron relacionados con violaciones a las instrucciones de seguridad, tales como colocar la fuente directamente sobre el fuego. En 14 casos, los consumidores afirmaron que el plato se rompió mientras lo sostenían con la mano.

Los accidentes que analizamos incluyeron 152 incidentes de los archivos de la CPSC, la mayoría se obtuvo apelando a la Ley de Acceso a la Información Pública, 10 se tomaron de entrevistas y uno de documentación legal.

En Anchor Hocking no solamente afirman que “sus fuentes para horno de vidrio común son más resistentes y duraderas que las de borosilicato”, sino también que “cuando se rompen, se quiebran en pedazos relativamente pequeños, sin puntas ni fragmentos afilados”.

publicidad

La descripción difiere mucho de los casos informados por los consumidores cuando se hizo añicos su fuente de horno Anchor Hocking. Según la documentación legal archivada en un tribunal federal en otoño de 2008, en octubre de 2007, Sharon Fluker, de Shreveport, La, abrió el horno y roció un costillar que estaba en el horno a 350 grados en una fuente de vidrio Anchor Hocking y la fuente explotó cuando ella se inclinó.

Los fragmentos de vidrio volaron por la cocina, incluyendo “varios pedazos grandes de vidrio” y cientos de “fragmentos microscópicos que le penetraron en la cara y en los ojos, provocando heridas de gravedad y pérdida de visión”, según la demanda por daños. También alegaron que Anchor Hocking “falló en el templado adecuado de la fuente para horno como para que fuera ser utilizada en forma segura y razonable”.

En julio de 2009, se llegó a un arreglo extrajudicial con una orden de confidencialidad que prohíbe a los Fluker y a sus abogados hablar del incidente o de los términos del arreglo. Wolf, de Anchor Hocking, dice que la empresa no emite comentarios acerca de las quejas de los consumidores.

Las quemaduras por comida caliente o líquido en una cacerola que se rompe figuran entre las heridas informadas en 12 incidentes. En un caso de la CPSC, en febrero de 2004, una mujer de 49 años de Carolina del Norte informó que una fuente marca Anchor Hocking en la que cocinaba pollo teriyaki explotó mientras la sacaba del horno a 325 grados, arrojando líquido caliente y causándole heridas de primer y segundo grado.

publicidad

En World Kitchen y en Anchor Hocking defienden enérgicamente el historial de seguridad de sus productos, alegando que la cantidad de quejas por roturas constituyen apenas un 1% del total de fuentes vendidas. También destacan que la cantidad de heridas relacionadas con la rotura de las fuentes de vidrio es relativamente pequeña, dada los cientos de millones de productos de este tipo que encontramos en los hogares norteamericanos.

Nuestro análisis se concentró solamente en los casos en los que pudimos examinar registros de la CPSC o de la justicia o llevar a cabo entrevistas, pero es probable que haya muchos más. Una base de la datos de la CPSC conocida como “Incidentes y posibles incidentes con heridas” contaba con 413 informes reportados entre 1998 y 2007, todos relacionados con roturas de vidrio, aunque es posible que esa cifra incluya varios informes sobre un único incidente.

La CPSC también analizó las visitas a las salas de emergencia en ese mismo período y encontró 268 informes por heridas por fuentes de vidrio en una muestra pequeña. Sobre la base de estos datos, la CPSC calculó que hubo unas 11882 personas heridas durante esos años. Dichas estadísticas incluyen heridas por rotura de vidrios cuando se cayeron las fuentes o cuando se rompieron en forma inesperada.

Según Stephen Freiman, Ph.D., que trabajó como jefe de la división de cerámicos en el Instituto Nacional de Normas y Tecnología (National Institute of Standards and Technology)  y ahora trabaja como consultor en Potomac, Md., estos últimos casos son menos probables, pero son para preocuparse.

publicidad

“El público en general acepta que las fuentes de vidrio y cerámica puedan romperse si se caen o se los apoya con fuerza,” afirma, “pero es posible que estas piezas exploten sin ningún motivo aparente, sin aviso y sin protección para el usuario”.

Poder del Consumidor (Consumers Union), el editor sin fines de lucro de Consumer Reports, cree que la cantidad de casos amerita un análisis más cuidadoso por parte de la CPSC. Por cada incidente que se informa, probablemente haya muchos más que no se denuncian.

Carla Luckenbaugh, de Anniston, Ala, sufrió una de esas heridas: su esposo, Gary, nos contó que en junio de 2008, su esposa tomó una fuente Pyrex en la que había horneado un pan de maíz a 350 grados, la apoyó en la cocina con tapa de vidrio para que se enfríe y explotó en cientos de pedazos. Uno de ellos le provocó un tajo de 2 pulgadas en la parte superior del pie, mientras que otros volaron hasta 10 pies de distancia. Debido al incidente, Gary Luckenbaugh se puso en contacto con World Kitchen, pero no llamó a la CPSC.

Y como la herida de su esposa fue suturada al día siguiente en el consultorio del médico y no en un hospital, la herida no figura reflejada en la muestra de la sala de emergencia de la CPSC, que refleja acerca de 100 de las casi 5000 salas de emergencia de los hospitales.

“Es realmente necesario brindar mejor información acerca de lo que puede suceder, ya que es mucho más peligroso que la fuente sufra una rajadura”, nos dice Luckenbaugh. “Pero agregan las instrucciones de seguridad en letra pequeña en el dorso del envoltorio de cartulina que la mayoría de los compradores tiran a la basura, y que dicen, por ejemplo, que para enfriar la fuente, hay que colocarla sobre un paño seco o un agarrador. ¿Cómo se puede saber?”.

publicidad

Lo que dicen las etiquetas

En realidad, este tipo de consejo de seguridad ni siquiera aparecía en 2007 en el envoltorio de Pyrex. En ese momento, las instrucciones decían lo siguiente: “No agregar líquidos en la fuente caliente, ni colocar la fuente caliente o la tapa de vidrio en el fregadero, ni sumergir en agua, ni apoyar en superficies frías o mojadas”. Se ampliaron las instrucciones de seguridad y ahora dicen: “No agregar líquidos a la fuente caliente, ni colocar la fuente caliente en una superficie mojada o fría, tampoco en la encimera, ni en superficies metálicas, ni en el fregadero…Dejar que la fuente caliente se enfríe en una rejilla para enfriar, o sobre una agarradera o un paño seco…”

El embalaje de una fuente para horno básica Anchor Hocking de 9 x 13 que compramos en 2010 indica que no se puede utilizar en un horno a más de 450 grados. Pero el embalaje de una fuente Premium Anchor Hocking de 8x8 comprada en 2009, no detalla ninguna temperatura máxima. En el sitio Web de la empresa, figura que no se deben utilizar las fuentes a más de 425 grados de temperatura.

Culpar a las víctimas

Jim y Sharon Gosen, de Colville, Wash., informaron a la CPSC que en junio de 2006 Sharon estaba derritiendo manteca para un postre en una fuente Pyrex de dos años de antigüedad. Poco después, abrió la puerta del horno para ver si la manteca se había derretido y la fuente explotó. Enviaron muestras del vidrio a World Kitchen, donde confirmaron que contenía un elemento que no contiene el producto (conocido como “piedra”), causado por una porción pequeña de vidrio u otro material no derretido. World Kitchen reconoce que este defecto de fabricación aumenta la posibilidad de rotura por choque térmico. Pero, no obstante, en los comentarios a la CPSC, la empresa culpó al consumidor, afirmando que el incidente informado ocurrió cuando “contrariamente a las instrucciones de seguridad y uso brindadas por Pyrex, el consumidor colocó la fuente para derretir la manteca en el horno sin precalentar”.

publicidad

Jim Gosen dice que el horno estaba a 300 grados y que estaba caliente; las instrucciones del embalaje de Pyrex no advierten explícitamente que no se puede derretir manteca en un horno convencional. Aikins, de World Kitchen, dice que la empresa no pudo determinar la causa exacta de la rotura.

En una carta enviada en agosto de 2003 a un consumidor cuya Pyrex explotó en una rejilla para enfriado después de estar durante 30 minutos a 350 grados en el horno, un representante de World Kitchen afirmó que el análisis de la fuente realizado por la empresa no reveló ningún defecto de fabricación, sino que mostró una “magulladura” como resultado del  impacto, y, por ende, la empresa no era responsable del incidente. La carta decía que la rotura tardía podía ocurrir después de que el usuario golpeara la fuente contra el grifo o una alacena o usara un utensilio afilado.

Si estos acontecimientos que suceden con frecuencia en la cocina llevaran a una rotura tardía, es realmente preocupante. Pero Aikins dice que una magulladura que cause problemas podría verse a simple vista, como una muesca, un rayón o una rajadura.

En 2003, en un caso de la CPSC, Debby Rice, de Barneveld, Wis, informó que se cortó el dedo índice izquierdo después de explotara su fuente Pyrex y tuvo que ir a la sala de emergencia y que la operaran. En World Kitchen afirman que la rotura fue causada por “un impacto mecánico y un choque térmico (lo que indica un mal uso del producto)”. Un abogado de World Kitchen dijo que la herida no fue corroborada, pero cuando alegamos que el informe del cirujano estaba adjunto, la empresa reconoció su “lamentable herida”.

publicidad

Como dice Rice, “Lo que dijeron fue que la fuente se abolló por un golpe, lo que la debilitó. Entonces fue nuestra culpa que la fuente se rompiera. Entonces hay que usarla con mucha delicadeza.

La estrategia agresiva que consiste en cuestionar las quejas de los consumidores también se extiende a la cobertura de los medios de comunicación. Un día después de que nos pusimos en contacto por primera vez con Corning para comenzar a recabar información para redactar esta nota, un abogado de World Kitchen se puso en contacto con el departamento legal de Consumer Reports. La empresa también pidió revisar los resultados de las pruebas y ver los artículos antes de publicarlos, lo que va en contra de la política de Consumer Reports.

Después de que una estación de televisión de Chicago se pusiera en contacto con ella con respecto al incidente de 2008, Rep. Jan Schakowsky, D-III pidió a la CPSC que llevara a cabo una investigación independiente acerca de la seguridad de las fuentes de vidrio para horno de Pyrex. Enseguida recibió una carta del presidente de World Kitchen, Joseph T. Mallof, diciendo que las oficinas centrales de la empresa se encontraban en su distrito y expresando sorpresa por haber sido citada en un informe que “difamaba el registro de seguridad excelente de las fuentes de vidrio para horno marca Pyrex”.

En un correo electrónico a Consumer Reports, Schakowsky afirmó que no estaba satisfecha con la respuesta que la CPSC brindó en 2008, pero que está confiada en que, con la nueva dirección, la agencia está revisando las inquietudes que planteó, incluyendo “si las instrucciones de las fuentes Pyrex y de otras marcas son suficientes para mantener seguros a los consumidores”.

publicidad

Pasos a seguir

Poder del Consumidor insta a que la CPSC lleve a cabo un profundo análisis de las fuentes de vidrio para horno que hay en el mercado, prestado especial atención a las diferencias entre las fuentes hechas de vidrio común y las de borosilicato. Los fabricantes deberían imprimir advertencias claras y que se destaquen en la fuente, no solamente en el envoltorio que se tira en el primer uso.

También instamos a que los consumidores a los que inesperadamente se los rompió alguna fuente de vidrio para horno informen el incidente a la CPSC al 800-638-2772 o a info@cpsc.gov. Además invitamos a que los lectores nos envíen sus historias a TellCR@cro.consumer.org.

Las fuentes de vidrio de origen europeo soportaron nuestras pruebas a temperaturas extremas mejor que las fabricadas en EE.UU.

Cuadro por cuadro: Nuestras pruebas de laboratorio muestran un testeo de fuentes de vidrio bajo cambios repentinos de temperatura. El video muestra un plato de vidrio estalla luego de ser expuesto a una temperatura de 450 grados y luego apoyado sobre una mesada húmeda.

Es necesario que el gobierno lleve a cabo una investigación a fondo

LOS NÚMEROS

11,882

La cantidad de visitas a las salas de emergencia que la CPSC calcula están relacionadas con heridas causadas por fuentes de vidrio para horno quebradas entre 1998 y 2007.

55%

El porcentaje de personas de nuestro análisis que afirmaron que la fuente se rompió mientras estaba en el horno.

publicidad

375°

La temperatura máxima del horno informada por el 78% de los incluidos en el análisis (en los casos en los que se especificó).

Cómo reducir los riesgos al utilizar fuentes de vidrio para horno

Para minimizar el riesgo de que se rompa una fuente de vidrio para horno, conviene leer y guardar las instrucciones de seguridad del producto que vienen en el embalaje. Te damos algunas normas de seguridad para seguir:

• Siempre colocar las fuentes de vidrio sobre una agarradera o toalla secas.

• No colocar la fuente directamente sobre la llama o debajo de la parrilla.

• Antes de colocar la fuente, permitir que el horno se caliente.

• Cubrir la base de la fuente con líquido antes de cocinar carne o verduras.

• No agregar líquido en la fuente caliente.

• Si se utiliza la fuente en el microondas, no usar elementos para rostizar y evitar recalentar aceites o manteca.

• No llevar la fuente directamente del freezer al horno o viceversa.

• No colocar la fuente caliente sobre la cocina, sobre un posafuentes metálico, sobre un paño húmedo, en el fregadero, sobre una superficie fría o mojada o directamente sobre la encimera.

• Fijarse si las fuentes tienen muescas, rajaduras o rayones. y descartar las que los presentan.

• Para evitar riesgos relacionados con las fuentes de vidrio, conviene utilizar fuentes de metal para horno y hornos de convección.

publicidad
publicidad
La Chef Minerva Vásquez mostró innovadoras formas de usar tus herramientas de cocina, como wafflera, el cortador de huevo o el pelador de papas.
publicidad