publicidad
Fotografía tomada durante las protestas femeninas en México por los altos índices de violencia.
Catalina Ruiz-Navarro
Opinión

Siempre que se habla de los altísimo índices de acoso en los campus universitario se refiere también que las mujeres no deberían tomar licor o dormir fuera de casa; pero ¿por qué terminamos nosotras siempre siendo las responsables del acoso?

Ellos pueden estudiar en paz. ¿Por qué nosotras no?

Ellos pueden estudiar en paz. ¿Por qué nosotras no?

Siempre que se habla de los altísimo índices de acoso en los campus universitario se refiere también que las mujeres no deberían tomar licor o dormir fuera de casa; pero ¿por qué terminamos nosotras siempre siendo las responsables del acoso?

Fotografía tomada durante las protestas femeninas en México por los alto...
Fotografía tomada durante las protestas femeninas en México por los altos índices de violencia.

Cuando estaba en primer semestre de universidad un profesor me invitó a su casa… no recuerdo ni a qué, ¿a recoger unas fotocopias? ¿a prestarme un libro? Yo sentía que su interés por darme información era una forma de validar mi talento como estudiante. Fui a su casa. Debo admitir que con cierta incomodidad. Pero en realidad no tenía razón para sospechar nada malo.

Cuando fui a su casa me contó que tenía novia, pero “que no había problema”. Sin embargo me pidió guardar silencio cuando ella lo llamó por teléfono. Muy casualmente logró meter en la conversación comentarios sobre lo bonitas que eran mis tetas y me preguntó “si era virgen”.

publicidad

Yo me sentí incómoda. Dije que mi amiga me esperaba para una cena en su casa y me fui, sin entender en realidad por qué había querido irme tan rápido. Yo tenía 16 años. Tuve la suerte de hacerle caso a mis instintos. Seguí viendo mi clase como si nada y decidí nunca volver a ver fuera de aulas a este profesor.

Los altísimos índices de acoso conocidos no son una exclusividad de Latinoamérica, el acceso de las mujeres a la educación superior en Estados Unidos está plagado de casos de acoso sexual, que, entre otras cosas, bajan el rendimiento de las mujeres y hace que desistan de una carrera en la academia, o incluso en su profesión.

Además, está normalizado que los profesores salgan con sus alumnas, con ese viejo cuento de que el poder y la autoridad hacen que un hombre sea “irresistible”. No quiere decir que muchas chicas no se deslumbren y quieran salir con sus profesores (o incluso los busquen activamente) pero no hay manera de que una relación entre una alumna y un profesor que le da clases, que puede influir sobre sus calificaciones, se dé en condiciones de igualdad.

No importa la delicadeza o las buenas intenciones de las partes, no podemos darle libre consentimiento a una persona que tiene poder sobre nosotros.

En mi último semestre de universidad sucedió algo parecido. Elegí a mi director de tesis porque me pareció un tipo amable, hasta “una especie de figura paterna”. En sus clases le ponía atención a mi trabajo, me hacía críticas, alababa “mi talento”, “mi carácter”. Yo sentía que me reafirmaba, en el mar de inseguridades que uno tiene a los 21 años.

publicidad

Un mes antes de la entrega final me dijo que nos fuéramos de fiesta. Yo en ese entonces no salía mucho y tenía un novio aburridísimo que detestaba bailar. Como mi profesor tenía una novia (que antes fue su alumna) yo pensé que la salida era en grupo, pero fui sola porque mi novio no quiso acompañarme.

Cuando llegué a la casa del profesor, el sitio de reunión, solo estaba él, “aún” en bata, escuchando el “CD” del grupo Orishas y tomando shots de ron. Otra vez me sentí mal. Pero, ¿por qué? Llevaba un año trabajando con este profesor, lo conocía bien, le tenía confianza, era normal irse de fiesta con los profesores. ¡Qué exagerada! El tipo se vistió y nos fuimos a un bar de salsa en donde me dijo que “ya conocía a la Catalina del día, la responsable”, y que “quería conocer a la Catalina de la noche”.

Como no había tal dicotomía y yo, era aburrida de día y de noche, le dije que me había doblado un pié y me fui a mi casa donde me esperaba mi novio dormido. El profesor no volvió a contestarme el teléfono ni el correo electrónico hasta el día de la sustentación.

Estos casos que les cuento son casos en los que “no pasó nada”. Nada. Les juro que ninguno de estos profesores me tocó un pelo. Pero quizás, si me hubiese quedado más tiempo, sin me hubiese sentido un poco más presionada, o impresionada por su autoridad, alguno de los dos se habría salido de ese campo gris de ambigüedad en el lenguaje y me habrían arruinado mi experiencia universitaria como le pasó a otras.

publicidad

Como a Martha que no recordaba casi nada al día siguiente, se levantó en la sala del departamento de su compañero de clase y solo se enteró de la violación cuando una amiga le contó que la había visto “teniendo relaciones sexuales”. O Ximena Galicia, estudiante de Ciencias Políticas acosada por su tutor cuando cumplía su servicio como becaria en la Universidad Iberoamericana plantel San Fe, en febrero de 2014.

¿Con qué ganas sigue uno estudiando junto a su violador, y sabiendo que otros compañeros lo encubren? En la audiencia universitaria, a Martha le preguntaron si solía dormir fuera de su casa, si era promiscua, si tomaba alcohol en fiestas. Después de 15 meses de litigios y revictimización por parte de sus compañeros y las mismas instancias universitarias (que le dijeron en un momento que la agresión no era su responsabilidad pues la violación no había ocurrido en el campus) Martha y su abogada lograron que se dictara acto formal de prisión al denunciado.

Hace unas semanas, una estudiante universitaria le preguntó al candidato republicano John Kasich que haría él como presidente para que ella se sintiera segura en el campus, refiriéndose a los altos índices de violación y acoso sexual.

El candidato dijo que que las universidades debían mejoraran sus sistemas de denuncia, y luego, “hablándole desde su corazón”, “cómo un padre” que también tiene hijas (gemelas que pronto entrarán a la universidad) le recomendó que no tomara mucho trago, que no fuera a demasiadas fiestas.

publicidad

Un diario de Ohio, The Columbus Dispatch, comentó en su editorial que, muy mal el acoso sexual, pero que el candidato tenía razón en recomendar no tomar, pues el alcohol “nubla los sentidos, le quita autonomía al juicio, no permite que las víctimas reconozcan alertas de peligro” y “da licencia a la líbido”.

Y no, ingerir alcohol no es una “licencia previa” para nada, y si una mujer está tan borracha que no puede dar consentimiento para tener relaciones sexuales pues eso es una violación.

Cuando se habla de este tipo de violencia en contextos educativos todos corren a decir que es que se necesitan más reglas, más protocolos, pero las mujeres siguen siguiendo vulnerables ante los predadores de su entorno académico (compañeros de clases y profesores) porque se insiste en que es normal que los profesores salgan con sus alumnas “porque todos son adultos”.

Sí, son adultos, y como adultos pueden esperar los casi cinco meses, o menos, que dura un semestre, para tener algo sin que una relación de poder pese sobre sus cabezas. En ese “realmente no te dijo nada” o “era una broma”, o en el “técnicamente no te acosó” se enredan muchísimas formas de violencia hasta hacerse irreconocibles.

Lo peor de todo es que al final las mujeres son las responsables del acoso, por ir a fiestas, por permitirse hablar a solas con un profesor, y estas no son cosas malas, sino que hacen parte de cualquier experiencia universitaria. Los hombres estudiantes pueden ver a sus profesores fuera de clase, ir a fiestas y emborracharse, sin tener que preocuparse por una posible violación y sin tener que mandarle mensajes cada media hora a alguna amiga.

publicidad

Ellos pueden estudiar en paz. ¿Por qué nosotras no?

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.


Lea también:
Cuando la universidad es una caja negra para la violencia de género

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Más Videos Más
El profesor de un colegio en Argentina quiso ayudar a su alumna para que pudiera actuar en el baile junto al resto de sus compañeros.
Un calambre muscular es una de las cosas más dolorosas que el cuerpo humano puede experimentar, pero verlo es peor.
Con el fin del verano y la amenaza de altas temperaturas, el Departamento de Policía de Arlington promueve una 'pool party' para mantenerse fresco.
Se desconoce por qué este roedor tuvo el coraje de enfrentarse al temido reptil.
Decenas de juguetes inflables y sombrillas se elevaron por los aires, provocando momentos de pánico en la playa de Antibes, en Francia.
El presidente ruso posa nuevamente para las cámaras sin camisa, esta vez lo hace durante sus vacaciones al norte de Rusia.
Algunos leen libros, otros escuchan música o ven los paisajes. Pero este pasajero del subterráneo de Nueva York resuelve cubos de Rubik sin mirarlos mientras espera su parada.
Ocurrió en un centro de reproducción de pandas en Chengdu, China. Horas más tarde, el director del centro dijo que “el método de los cuidadores fue inapropiado”.
Suiza abre al público el puente colgante para peatones más largo del mundo. Está situado a más de 4,000 metros de altura.
La joven atleta estadounidense fue al dentista a sacarse las muelas de juicio. La anestesia la llevó a tener una graciosa reacción -con bailecito incluido- que se hizo viral.
Un corte de energía en Tucson, Arizona, obligó a un policía a tener que dirigir el tráfico. Pero el oficial decidió convertir la tarea en un show digno de aplausos.
Una mujer rescató a un gatito recién nacido que fue abandonado en un cesto de basura cerca de su casa en Grecia. Ella y su esposo lo llevaron a una perra en el vecindario que había dado a luz recientemente para ver si ella aceptaba amamantarlo, el momento quedó capturado en video.
En su euforia por ejercitarse, este hámster dejó a su compañero colgando de la rueda. ¿Habrá logrado soltarse después?
Los amantes de la Navidad se reunieron en Copenhague, la capital danesa, en un congreso celebrado en pleno verano. No faltaron las barbas blancas y discusiones sobre temas como qué color deben tener los árboles navideños este año.
Emily Leehan decidió dedicar sus votos nupciales al pequeño hijo de su pareja en pleno altar. Las lágrimas de Gage Newville no tardaron en aparecer.
Medios locales de España confirmaron que se trata de una religiosa de origen polaco que se encuentra haciendo el Camino de Santiago.
“Yo pago muchos impuestos y tú no”: la insólita respuesta de la esposa del secretario del Tesoro a las críticas por su lujoso atuendo
La esposa del secretario del Tesoro de los Estados Unidos publicó una foto de Instagram en donde delató el costoso atuendo con el que había regresado de un viaje de trabajo con su marido a Kentucky, uno de los estados más pobres del país. Su reacción a las críticas fue aún peor.
Trump dio fuerzas al odio en Charlottesville y ahora hace lo mismo en Arizona
“El presidente va Arizona a promover su agenda de división y quizás perdonar a uno de los más notorios símbolos de racismo e intolerancia del país: el exalguacil del Condado Maricopa Joe Arpaio”.
¿Qué queda después de un eclipse de sol? Los memes
Las gafas de sol falsas, los ideas de muchos de declarar día festivo por el eclipse, los que querían ver un poco al sol para conseguir incapacidad médica y los que usaron máscara de soldadura. Así se registró en memes lo que pasó en EEUU durante el fenómeno astronómico.
Mr. Trump: esto es justo lo que no había que hacer durante el eclipse
Donald Trump, desobedeciendo a todos los expertos que durante días rogaron que no se mirara al Sol sin gafas, hizo justo lo que desaconsejaban. Con los ojos más entrecerrados que de costumbre, Trump miró el eclipse. Y los que presenciaron el momento le gritaron, "no mire", estupefactos.
publicidad
¿Enamorada? Francisca Lachapel dedica 'Eclipse total de amor'
Con su particular y divertida forma de ser, Francisca cantó a grito herido la canción 'Eclipse total de amor', como una alusión al eclipse de sol que se presentó este lunes.
#DAEnUnMinuto: Orlando quiere cambiarse el nombre y a las hijas de Karla les dio pánico el eclipse
Además: Marco Antonio Regil casi se nos cae en vivo, Alan demostró que sigue teniendo un gran corazón de niño, y esta es la razón por la que Ana Patricia se perdió del eclipse. Síguenos en #DAEnUnMinuto.
¿Qué tan buenos son Los Recoditos para jugar billar?
Fernanda y Luis se fueron a un bar de Los Ángeles y tienes que ver si de verdad son duchos en la materia, adivina quién ganó esta batalla.
Evelyn Sicairos y Fernanda Kelly más sensual que nunca buscan mantenerse en forma
Muchos pueden pensar que bailar en un tubo no es un buen ejercicio para mantenerse en forma, pero Fer y Evelyn demuestran todo lo contrario.
Este es el diseño del impresionante Al Thumama, el sexto estadio para el Mundial de Catar 2022
El Comité Organizador del Mundial catarí presentó un innovador diseño basado en el gorro kufi que utilizán los hombres en la cultura árabe.
José Manuel Abundis, sobre su hijo Martín: “No se tiene que preocupar por lo que yo hice”
El exjugador mexicano aseguró que su heredero futbolístico, el joven delantero del Toluca, debe hacer su propia historia. Y analizó cuáles son sus fortalezas y debilidades.
Francisco Silva, sobre el invicto de Cruz Azul: “Es una motivación y una responsabilidad”
El defensa chileno reconoció la dualidad que existe en toda racha sin derrotas, y deseó que puedan mantenerla el mayor tiempo posible. Además, el ‘Gato’ habló del duelo ante Necaxa.
Barcelona demanda a Neymar por incumplimiento de contrato
El club español reclama una cantidad cercana a los 8.5 millones de euros por no cumplir con lo acordado con el jugador brasileño.