publicidad
Hombre "hipster"

¿Un nuevo hípster o la vieja vanidad masculina?

¿Un nuevo hípster o la vieja vanidad masculina?

El hípster, como el antiguo dandi, no necesita de la selfie para existir.

Hombre "hipster"
Hombre "hipster"

Por Jeannine Diego


Lo has visto por todas partes: con su chongo a la Shōgun, su barba a la Bin Laden, ropa demasiado ajustada, pantalón en exceso corto, audífonos iDance y gafas Wayfarer. Tal parece que el híspter masculino de nuestros tiempos se multiplica exponencialmente con el paso de los días, generando una suerte de paisaje de variaciones sobre el mismo tema y poniendo de manifiesto lo que puede entenderse como una revolución en la estética masculina.


Los hombres ya no sólo se preocupan por una buena rasurada, y el mercado, tal y como lo impone su naturaleza, no ha desperdiciado su oportunidad. El desarrollo de productos de cuidado personal ha trascendido la esfera femenina, y los límites trazados por Gillette y Old Spice. Produciendo desde cremas faciales hidratantes, tratamientos antiarrugas y cremas de autobronceado, hasta acondicionador y gel para barbas, la industria del acicalamiento masculino experimenta un crecimiento de 3.4 mil millones de dólares por año en Estados Unidos, según datos de Euromonitor, con el hombre latinoamericano a la cabeza del consumo de productos de cuidado personal a nivel mundial.

Asimismo, la industria de la moda para hombres, quienes actualmente gastan más en ropa que en equipos de computación, autopartes o cerveza, según datos de IBISWorld y casi tanto como las mujeres, no muestra señales de encogerse en un futuro cercano. Marcas como Zara, H&M y Abercrombie & Fitch, y aún otras más suntuosas como Hermès, Prada, Lanvin y Gucci, han enfocado sus recursos creativos y económicos en lo que hoy no es posible considerar un mercado secundario. Sólo en Estados Unidos, las ventas de ropa para hombres generan más de 60 mil millones de dólares al año.

publicidad


Spornosexual, el nuevo target narcisista

Todo pareciera indicar que se trata de un fenómeno reciente, que el así llamado spornosexual (término acuñado por el periodista británico Mark Simpson para referirse a una evolución de su antes acuñado metrosexual) es el arquetipo de una nueva masculinidad. Quienes han pensado el tema lo relacionan con factores como las colaboraciones entre las marcas y célebres músicos, actores y atletas, como también con la popularidad de series como Mad Men, con el narcisismo promovido por las redes sociales y con el shopping libre de conflictos que ofrece el comercio en línea. A esta idea también aporta el no tan remoto recuerdo del dandi como un estereotipo que contrastaba de manera categórica con las nociones tradicionales de la masculinidad. Es decir: con el trabajo arduo, el esfuerzo físico, con el patriarca y el proveedor que poco tiempo tiene para colocarse frente al espejo.


Sin embargo, a estas alturas, resulta casi inocente pensar que la necesidad crea al mercado y no al revés; casi tierno suponer que ante la baja abismal en ventas anunciada por la crisis económica de 2008, el mercado no haya decidido buscar carne fresca entre nuevos targets. Dicho eso, una vez que ya existe el huevo, no tiene mucho caso preguntarse por la gallina y más bien la cosa completa se convierte en el caso de la serpiente que se alimenta de su propia cola. Tal parece que el spornosexual llegó para quedarse, si del mercado depende.

publicidad

Aún así, la pregunta se sostiene: ¿Los hombres han sido siempre tan vanidosos? Tal vez la historia, a través de estas imágenes, nos ofrezca algunas pistas.

Emiliano Zapata
EMILIANO ZAPATA: ¿Cuánto tiempo de cada día le exigía aquel bigote al Caudillo del Sur (en plena Revolución Mexicana)?


Pancho Villa
PANCHO VILLA: No el más apuesto de los caudillos, pero Villa conocía los alcances de un buen traje. Y de un buen ángulo.
Gaucho
El GAUCHO: «Lleva un poncho por bandera, un pingo que es un primor, una mirada sincera y una promesa de amor.» Y, sí.
American gangster Al Capone
AL CAPONE: El ocio y el tiempo libre no son motivos para perder el estilo.
Los 'pachucos' fueron discriminados duramente durante la época d...
EL PACHUCO: Un poco de polvo en los zapatos no tiene por qué afectar el estilo—ni la actitud—del pachuco, ese.
El Che
EL CHE: La protobarba hípster. Y un poquitín más de carisma que el hípster promedio.


Dandi como protohípster

Si aceptamos al dandi (término que data del siglo XVIII) como el protohípster, y a su vez a Narciso como el protodandi, entendemos que la vanidad masculina es quizá tan antigua como la femenina.


Louis XIV, King of France (1638-1715)
Louis XIV, King of France (1638-1715)


Y si eso es cierto, entonces ¿la vanidad masculina actual es distinta a la de antaño debido a factores contemporáneos como la industria de la moda, o bien, a la presencia de las redes sociales? ¿Existe, acaso, una nueva vuelta de tuerca?

Parecer es lo mismo que ser, para los Dandis", afirmaba ya desde el siglo XIX el escritor francés Barbey d'Aurevilly. Si sustituimos la palabra dandi con la de hípster, podríamos fácilmente estar ante la primera línea de una disertación sobre el efecto de las nuevas tecnologías en nuestra imagen de nosotros mismos. Es decir: el hípster no necesita de la selfie para existir .

Relacionado
Mick Jagger usando el emblemático sombrero panameño.
¿Qué ha aportado América Latina a la moda mundial?
El sombrero panameño, los ponchos y la tanga brasileña son algunos de los legados que los latinos le han dejado al gusto mundial.
publicidad
publicidad
Durante la temporada de veranos es importante proteger a los niños del calor, procurando además que estén cómodos y a la vez luzcan looks modernos. El asesor de imagen Pedro Abasolo presenta unas opciones de prendas para que niños y niñas usen en esta época.
Nuestra fashionista nos trajo la lista de las famosas que no tomaron una buena decisión a la hora de escoger su ropa y terminaron haciendo tremendo papelón.
Clarissa Molina, Lili Estefan y Daniela di Giacomo sin duda estuvieron bellísimas en las grabaciones de 'Fatwatch'. Mira cómo lucieron sus espectaculares trajes de baño.
Andrea Chediak siempre nos muestra lo último en tecnología y productos innovadores de moda y belleza, por eso esta vez trajo algunos artículos que dejaron a Karla con el ojo cuadrado.
publicidad