publicidad

Las 7 reglas de etiqueta en la cama

Las 7 reglas de etiqueta en la cama

De la última calamidad de Charlie Sheen, lo importante es la reflexión: DEBEMOS seguir algunas etiquetas en la cama por el bien (y la salud) de todos.

No seas como Charlie Sheen y sigue estas reglas de etiqueta en la cama

Por Laura Martínez Belli



Charlie Sheen, el niño malo de Hollywood, es portador VIH Positivo. Lo hizo público él mismo en el programa Today, cansado de los rumores y chantajes que ha sufrido durante años. "¿Cuánto dinero pagó a quienes lo extorsionaron?", le preguntó Matt Lauer. "Lo suficiente para decir que han sido millones", respondió Charlie Sheen.


A muchos no sorprenderá la noticia. El actor hace tiempo pasó a ser más conocido por sus escándalos amorosos y por sus continuas entradas y salidas en centros de desintoxicación, en lugar de por su trabajo como actor. En los últimos años, la televisión lo colocó de nuevo en el foco de la popularidad, pero su carrera —prometedora entonces— nació cuando se volvió el favorito de Oliver Stone (como vimos en películas como  Platoon y Wall Street), hasta que fue adelantado por la izquierda por un joven Tom Cruise que le quitó el papel para Nacido el 4 de julio y la magia se acabó.


Responsabilidad y demandas

Sheen ha tenido que salir a decir que siempre usó preservativos y que fue honesto acerca de su estado con sus parejas. Según él, nunca puso en riesgo a nadie ya que es un hombre ‘responsable’. Sin embargo, Natalie Kenly, actriz porno y expareja del actor, dio a entender a la revista People que ella no estaba al corriente de su enfermedad. También dijo que "no cree que él fuera imprudentemente promiscuo". "No es un monstruo", sentenció Kenly, de 29 años. Y añadió: "Es un hombre que se preocupa por la gente. No creo que ponga en riesgo a las mujeres”.  


publicidad


Me viene a la cabeza la película que le valió a Matthew McConaughey y a Jared Leto sus respectivos premios Óscar: Dallas Buyers Club. En donde se narra la historia basada en la vida del vaquero Ron Woodroof, a quien en la ciudad de Dallas en 1985 se le diagnostiva VIH y se le anuncia que le quedan treinta días de vida. Inicialmente se niega a aceptar el diagnóstico  (en una época en la que se creía que el SIDA era una enfermedad exclusiva de los homosexuales), pero después recuerda que tuvo sexo sin protección con una prostituta que se drogaba por vía intravenosa. Lo curioso del asunto, más allá de cómo se desenlaza la historia, es que Woodroof (Mathew McConaughey) no vuelve a tener sexo con ninguna mujer sin protección (y mira que era de los que comía tres veces al día) a no ser que fuera con alguien ya infectado. ¿Por qué? Porque a pesar de todo, este hombre sabía muy bien cuáles eran las reglas de etiqueta. 


¿Hay reglas de etiqueta en la cama? ¡Pues claro! Aquí una muestra de las principales normas a cumplir, de acuerdo a varias de las pesquisas que hemos llevado a cabo. Desde los blogs de la revista GQ y de El Espectador, hasta libros con mayores vericuetos (como este y este), hay ya algo de literatura para entender de etiquetas y protocolos alrededor de nuestras relaciones sexuales, aunque ciertamente nos hace falta, al parecer, mucha más información. Podríamos definir los siete básicos de la etiqueta en la cama así:

1. Protección 

Esta es la primera regla básica antes de mantener una relación sexual ya sea esporádica o estable. Hay que saber de qué nos vamos a cuidar y por qué nos vamos a proteger. Desde hace décadas se nos dice que el preservativo ayuda a prevenir contagios de enfermedades y embarazos no deseados. Cuántos de nosotros no hemos crecido con la frase de “olvídate del embarazo… lo grave es que te contagien algo”. Porque hay métodos para evitar embarazos: la píldora, la pastilla del día después… Pero para evitar contagios de cualquier ETS (enfermedad de transmisión sexual), lo único efectivo es el condón.  

publicidad
Y hay que saber que cuando hablamos de ETS no nos referimos solamente a las más conocidas como al SIDA o a la gonorrea, pues existen alrededor de 70 ETS. Setenta enfermedades para las cuales el preservativo es la única barrera. Además, en contra de lo que se dice por ahí, tener sexo sin protección hace que el placer sea mucho menor: porque algo en la cabeza está siempre pensando en todo lo malo que puede pasar y no permite disfrutar al 100% de esa relación. 
Aún así, a veces se prescinde de él. Qué inconveniente estar en segunda base y tener que irte a casa con la hormona alborotada porque no hay condones. Total, piensa uno, “hay otras cosas que podemos hacer” ó “ya veremos cómo nos las arreglaremos”. Y si el hombre en cuestión es un actor de Hollywood, puede que te líes la manta a la cabeza y te digas “qué demonios”. Y luego, bueno, pues sale en la televisión nacional destapando la terrible noticia.  


2. Avisar 

Si padeces alguna ETS, el código de etiqueta OBLIGA a avisar. Aquí no hay vuelta de hoja. Al parecer, hasta Charlie Sheen —según sus recientes declaraciones— estaba consciente de eso.  



3. Acuerdo

Las personas implicadas en una relación sexual deben estar de acuerdo. Incluso en cuanto a fantasías y deseos. Nadie debe hacer algo que no desee, mucho menos si es bajo presión o amenaza o por temor a perder al otro. Si no te laten los tríos, los disfraces, o los azotes, no lo hagas. Por más que haya libros en donde se diga que el amor es sumisión, eso es una mentira del tamaño de una catedral. El amor se demuestra fuera de la cama. Nunca hagas nada que no te nazca o te apetezca hacer.

publicidad


4. Honestidad 

No prometas amor eterno o una relación a largo plazo si lo único que se busca es algo esporádico. Cuanto más claras estén las reglas del juego, mejor lo jugarán. Perder la virginidad no te compromete a nada. No permitas que el sexo se convierta en un instrumento de manipulación.


5. Higiene

El aseo corporal es imprescindible. El mal olor corporal puede ser un importante apagón sexual.  El lugar en cuestión también debe ser limpio, nada de sábanas acartonadas ni nada por el estilo. No es que tenga que ser un hotel de cinco estrellas pero que al menos el lugar esté ordenado y no se convierta en una escena sórdida tipo Las edades de Lulú


6. Discreción

La intimidad debe permanecer en el terreno de lo privado. Nada de ir contando al otro día con quién te acostaste y cómo estuvo. Los caballeros no tienen memoria —decían por ahí—, y las damas tampoco. Guárdate la experiencia para ti. Los selfies junto a la pareja de turno durmiendo a tu lado quedan estrictamente prohibidos.



7. Nada de terminar y marcharse

Hay que dedicar un poco de tiempo al “post-coito”. Una charla, caricias, arrumacos, algo que ponga el punto y final a lo ocurrido minutos antes. Hasta James Bond, conocido por ser del tipo "aquí te pillo, aquí te mato", espera en la cama a que le llamen para su próxima misión (en donde con certeza le espera la muerte) antes de abandonar a la chica. Se toma su tiempo, aunque tenga licencia para matar.


En cualquier caso, diríamos que por más candente que esté la cosa, la regla de oro es jamás tener sexo sin protección. Llevar condones al salir de casa debería ser tan obligado como cargar con el celular. Sobre todo porque nunca se sabe cuándo se van a necesitar. Que alguien te empuje a mantener una relación sexual sin preservativo debería levantarte las antenas para saber, en ese mismo instante y lugar, lo poco que le importas a esa persona. Mucho ojo. Y a cuidarse.


publicidad
publicidad
Expertos recomiendan buscar un seguro que cubra enfermedades y accidentes. Eugenia Calcaño, representante de Trupanion, explica sobre la cantidad de dinero que la empresa de seguros de mascotas para la que trabaja paga a los dueños de animales domésticos cuando reportan un accidente o enfermedad.
Ser un alumno brillante no parece ser suficiente en estos tiempos, a los estudiantes se les pide, además, hacer horas voluntarias en la actividad que más les guste. Madison Chamizo es una joven quien no solamente es una brillante estudiante, su amor hacia los animales y su pasión por ayudar a niñas impartiéndoles clases de bailes la hacen sobresalir entre los demás.
Una convicta de 66 años de Texas es conocida como 'la enfermera de la muerte'. Genene Jones fue sentenciada a 99 años de prisión por el asesinato de una bebé hace décadas. Sin embargo, por la rebaja de penas, podría salir en libertad tan pronto como el año 2018. Pero nueva evidencia que la vincula a mas asesinatos podría hacer que pase el resto de sus días tras las rejas.
Durante esta semana mucho se ha hablado sobre los atuendos utilizados por la hija y esposa del presidente Donald Trump durante su visita a varios países de Europa y Medio Oriente. Algunos las elogian y otras las critican. Además, también se comenta sobre el vestuario de las artistas latinas en el Festival de Cine de Cannes.
publicidad