publicidad
Persona escribiendo en cuadernillo

Escribir para sanar

Escribir para sanar

Llevar un diario puede ser la forma más económica y efectiva de autoterapia

Persona escribiendo en cuadernillo
Persona escribiendo en cuadernillo

Por Julia Santibáñez @danioska


Oscar Wilde, el dramaturgo inglés, dijo alguna vez: “No viajo sin mi diario. Uno siempre debe tener algo genial para leer en el tren”.


Aunque un talento descomunal como el de Wilde sólo lo tuvo él, llevar registro de lo que bulle por dentro es una tradición antigua. Se tienen registros de que al menos desde el siglo X, en Japón la gente escribía sus emociones. Ahora, en las librerías se venden los diarios de gente famosa: escritores como Anaïs Nin, Virginia Woolf y Jack Kerouac, presidentes como Harry Truman, artistas como Andy Warhol, actrices como Catherine Deneuve, criminales como Josef Goebbels. Todos ellos se enfrentaron a la hoja en blanco y la llenaron de lo que pensaban, sentían, amaban y temían.

Según el sitio PsychCentral.com, llevar un diario puede ser la forma más económica y efectiva de autoterapia. ¿Por qué? Porque ese cuaderno, sea físico o virtual, es un espacio donde sin juicios una persona puede conocerse mejor, entender qué le pasa y aprender a manejar de mejor manera sus emociones.

Persona escribiendo en su diario
Este es el diario que escribo...


Beneficios directos sobre la salud

Eso lo corroboran los estudios del psicólogo James Pennebaker, de la Universidad de Texas, quien lleva 20 años dando a sus pacientes una misma tarea: escribir a diario, durante cuatro días, sus emociones y pensamientos más profundos sobre el evento que más hondamente haya marcado su vida. Los incita a que vayan realmente al fondo, exploren el asunto y analicen cómo los ha afectado. Puede ser un tema relativo a la infancia, a la relación con los padres, a una historia de pareja o hasta un evento profesional. Luego del ejercicio de escritura, Pennebaker ha medido el funcionamiento del sistema inmune de los pacientes y en la mayoría de los casos ha encontrado que éste mejora. Autor de varios libros, entre ellos Writing To Heal (de donde tomé el título de este texto), Pennebaker es un convencido de que escribir sobre las experiencias emocionales tiene beneficios directos sobre la salud, porque permite enfocar los sentimientos y organizar las experiencias de vida. Lo ha comprobado en personas que sufren depresión y ansiedad e incluso ha trabajado con enfermos en estado terminal. En todos los casos, el sólo hecho de lidiar con las emociones sobre el papel ha resultado benéfico, tanto a nivel físico como emocional.

publicidad


Según Pennebaker, para que llevar un diario brinde beneficios es necesario que signifique un espacio y un tiempo íntimos, donde uno registre emociones, no tanto las cosas que hizo. Se trata de bajar la velocidad de la mente, quitarle distracciones y tener un momento a solas para establecer un autodiálogo. Así, es probable que lo más valioso de toda la experiencia ni siquiera sea el diario en sí mismo, sino el proceso de escribirlo.

Aquí, algunos de los beneficios que aporta:


1. Clarifica los sentimientos. La escritora española Rosa Montero dice: “No puedes entender lo que no tienes palabras para nombrar”. Al poner por escrito experiencias, preocupaciones, emociones, dudas, alegrías y miedos es necesario elegir las palabras para hablar de ellos, lo que implica mirarlos de frente. Y también brinda perspectiva, permite ver las cosas con un poco de distancia, para comprenderlas mejor. Estamos inmersos en un mundo de tanto ruido y exceso de información, que tomar unos minutos cada día para voltear los ojos hacia dentro cae como agua fresca al alma.

2. Es una ventana al crecimiento personal. Revisar el diario de hace un par de años (o décadas) permite notar si hemos avanzado en tal o cual tema emocional, por ejemplo, enojo con la madre o frustración profesional. Al dar perspectiva a las cosas podemos también saber qué puntos aún están pendientes de resolver. Además, volver a visitar momentos del pasado es enriquecedor. Con el tiempo uno suele olvidar instantes llenos de significado, una palabra de alguien cercano, algo que en su momento nos hizo reír. Esas pequeñas cosas se borran de la memoria, pero a través de un diario quedan fijas y podemos volver a ellas, para disfrutarlas de nuevo.

publicidad


3. Abre las puertas a la creatividad. El diario puede convertirse en lo que tú quieras, desde una especie de novela donde tú seas protagonista hasta un collage de imágenes sueltas, minificciones o una lista de texturas que cada día disfrutas. Los límites los pones tú mismo y dado que los diarios son totalmente privados, quizá no haya mejor foro para explorar, divertirse y crear que ese.

4. Ayuda a resolver problemas. Escribir sobre un enojo o una tristeza muy profunda suele ser útil para disminuir la intensidad de la emoción y poder manejarla de manera más adecuada. Incluso puede ofrecer una oportunidad de autovaloración: si constantemente escribo que estoy enojada o triste, entonces puedo tomar cartas en el asunto y quizá pedir ayuda profesional, todo con tal de resolver esa reacción y lograr mayor bienestar en mi vida.

5. Puede ser el primer paso para ir más allá. Tratar de cotidiano con palabras, sentir su peso en la boca, ver cómo se comportan unas al lado de otras y cómo cambian si las apartas, elegir el adjetivo más exacto: eso es lo que los escritores hacen como forma de vida. Quizá, llevar un diario despierte en ti la inquietud de explorar otras formas de expresión, como entrar a un taller de novela o escribir un cuento.

Un tip: la app gratuita Penzu te puede servir para arrancar. Ofrece espacio ilimitado de almacenamiento, permite añadir fotos, imprimir y exportar las entradas, ordenarlas por fecha o nombre y establecer alarmas que te recuerden escribir. También hay una versión Pro (19 dólares al año), con beneficios adicionales. Sin embargo, sea en una app, en un cuaderno rayado o en tu computadora, lo importante es que habites tus palabras, que empieces a reconocerte en ellas.

Relacionado
Oreja femenina con arete pequeño
Cómo cuidar las zonas olvidadas de tu cuerpo
Tu cuello, mandíbula, codos, rodillas y orejas también necesitan sus “apapachos”.
publicidad
publicidad
La psicóloga Paola Rodríguez explicó que no siempre una tercera persona es que la pone fin a la relación y que a veces se termina porque se busca ser aún más feliz con otra pareja.
Según información de la policía una mujer que trabajaba en un motel recibió la visita de su novio, al tiempo apareció su ex pareja llegó al lugar, ambos se enfrentaron con sus armas y uno resultó muerto.
En Despierta América hablamos sobre la fanática que le robó un beso a Carlos Vives y cómo se debe reaccionar ante una situación así. La psicóloga Amor Antúnez recomendó hablar con la pareja sobre los ‘No negociables’.
La doctora Myriam Balbela explica que los niños sí deben ser informados de la situación, pero no ponerlos en el centro del conflicto ni contarles detalles que puedan ponerlos en contra de uno de los pares. Vea los consejos para manejar el tema del divorcio con los hijos.
publicidad