publicidad
Stefanía Fernández se prepara para entregar la corona.

Entrevista con Stefanía Fernández

Entrevista con Stefanía Fernández

Tener como jefe a Donald Trump, viajar de un país a otro y lidiar con una apretada agenda la hacen reír en su despedida.


Stefanía Fernández se prepara para entregar la corona.
Stefanía Fernández se prepara para entregar la corona.

Para este venezolana de 19 años -quien ya comenzó a despedirse de sus compañeros- la vida que llevaba en su natal Mérida ya no regresa. No porque no quiera, sino porque esa noche de coronación en Bahamas, el verano pasado, le dio un vuelco total a sus planes y pasó de ser una mujer bella, en la incógnita, a portar un título mundial. Ha conocido cómo es el mundo, cuántas necesidades existen y que los desfavorecidos son los que más abundan en esta modernidad de disparidades sociales.¿Cuál ha sido el día más difícil en este año como Miss Universo?Cuando me mudé para Nueva York, pensé que podía regresar a mi país, recoger todas mis cosas y no fue así, me dijeron: 'mañana mismo te vas para Nueva York' y literalmente ese mismo día llegamos a las 11 de la noche y a las 4 de la madrugada me estaba levantando para las entrevistas. Tenía que adaptarme a toda la organización, mudarme a otro país y eso me pegó un poquito.¿Ha sido estresante?De estrés para nada. Con solo 19 años he visto muchas cosas que después se las enseñaré a mis hijos, compartiré con mi familia y lo único que puedo hacer es dar gracias por todo lo vivido. Me han dado la oportunidad de madurar bastante. Antes me quejaba de mis problemas y ahora no lo hago, he visto el mundo desde otra perspectiva y lo que realmente son problemas.¿Consciente que ya no volverás a la vida que llevabas?Ya no voy a poder hacer una vida normal como tomarme un café e irme al cine con mis amigas, al menos en mi país, pero ya estoy acostumbrada y esa fue la decisión que tomé y estoy muy feliz.¿Cómo ha sido tu día a día?Todos los días son diferentes. Nunca hay nada planificado ni de rutina. Cuando estoy en Nueva York voy a mis clases de inglés, a mi gimnasio o cualquier evento que tenga en Nueva York. Cuando viajo pues un día estoy en India, otro en Rusia, otro en México, República Dominicana, en Africa trabajando con los niños y mujeres que tienen SIDA. A veces me da hasta miedo cuando me dan un itinerario a las 12 de la noche y me pregunto qué me van a poner a hacer mañana. Un día en Nueva York tuve clases de trapecio, así que siempre hay un reto.¿Alguna crítica o algo que cambiarías de tu reinado?No tengo crítica, ni cambiaría nada. De lo malo y lo bueno he aprendido.Ni por ejemplo, la posibilidad de que tu familia se hubiera mudado a Nueva York...Ni eso. Tener a mi familia solita en Nueva York y no poder compartir con ella no me gustaría.¿Has regresado a tu casa en este año?He tenido la oportunidad de regresar tres veces a Venezuela por cuestiones de trabajo, pero a mi casa en Mérida no he podido desde hace año y medio, tal vez un poquito más. Fui a La Divina Pastora a pagar una promesa y que es mi virgencita en la que creo mucho. Estuve en Caracas para el recibimiento, pero en mi casa no.¿Qué viaje como Miss Universo ha sido el más memorable?Cada viaje me ha cambiado la vida. El día que fui a India y trabajé con personas que tienen Sida y con otra organización que se llama 'Salva una Niña', que está en contra de matar o abortar a bebés del sexo femenino. En Africa trabajé con mujeres víctimas de la guerrra. Son experiencias que me han cambiado la vida.Enfrentaste una controversia con tu novio, involucrado en un supuesto asesinato. ¿Sigues con él?Sí, todavía estamos juntos.¿Te apoyó la organización en este escándalo?El apoyo fue incondicional. Además, él había estado conmmigo ese fin de semana, había conocido a la gente de la organización, así que todo el mundo estuvo muy tranquilo. Había que esperar a que su abogada diera las declaraciones. Yo confiaba en Dios, en La Divina Pastora que todo se iba a solucionar.¿Cómo han mantenido la relación en medio de tanto trabajo?Hablamos muchos, nos comunicamos por Internet, blackberry, me ha ido a visitar varias veces en Nueva York, las tres veces que fui a Venezuela lo logré ver.Donald Trump tiene fama de ser un hombre muy exigente. ¿Cómo te fue con él?Me fue excelente. Lo he visto como cuatro o cinco veces. Es un hombre excelente, uno de los mejores jefes que he tenido. El primer día que me conoció, durante la coronación, me dijo que le prometiera que iba a estudiar inglés y eso fue lo que hice. No lo hablo perfecto, pero me hago entender. Hemos coincidido en varios eventos y se siente orgulloso de mí.

¿Cómo enfrentaste los comentarios de que la corona la merecía más Miss República Dominicana que tú?

publicidad

Yo siempre estuve muy tranquila. En el primer día de entrevistas era lo

que me preguntaban todos y yo les respondía que mi jefe, Donald Trump,

estaba contento y toda la organización. Entonces eso era lo que yo

escuchaba. Siempre he sido así, me interesa lo que opinan quienes están

cerca de mí. Yo me propuse el triunfo, el día que me fui a Bahamas le

dije a mi familia que le iba a dar esa felicidad a Venezuela y así fue.

A mi mamá se lo dije, trabajé duro.

¿Qué miedo o debilidad superaste con tu reinado?

Antes era tímida con las cámaras y entrevistas. Cuando gané Miss

Venezuela trabajamos mucho la oratoria. Yo era una niña que había

salido del colegio, de mi ciudad, que no hablaba idiomas, que no había

tenido experiencia de modelaje, y de momento voy a Miss Universo con 85

candidatas, que muchas hablan cinco idiomas, son abogadas, médicos y

ese era mi miedo, pero siempre me dije que tengo la mostrar la persona

que soy. Entendí que si cometemos un error es para superarlo.

publicidad

Quieres obtener un título universitario, ¿lo quieres hacer por ti o por tus padres, a quienes se lo prometiste?

Por mí y por mis padres. Creo que es importante. Cuando entré a los 16

años a un concurso de belleza mi papá me dijo que le prometiera que no

abandonaría los estudios, yo le dije que también me dejara cumplir mis

sueños porque yo era muy decidida. Estoy decidiendo si será

Comunicación Social o Administración de Empresas. Después de mis

vacaciones, con la cabeza más relajada, ya veré.

Ahora que sabes lo que es ser Miss Universo, ¿qué hace falta para ganar?

Hace falta confíar en ti y ser tú misma. Cuando no eres tú misma, la

gente se da cuenta, se percata que estás posando. La organización Miss

Universo busca a una muchacha que sea capaz de representar a a la

compañía, dispuesta a no dormir, a levantarse temprano, a maquillarse,

a hacerse las cosas sin ayuda, dominar los temas que estás trabajando.

Creo que para ganar un Miss Universo tienes que estar preparada en

todos los sentidos y sobre todo, disfrutar.

publicidad

¿Crees que será más difícil para la candidata venezolana de este año?

Siempre es difícil. Para mí fue difícil, pero no imposible. Pero

Marelisa, la actual Miss Venezuela, es una muchacha muy preparada,

asesorada por el mismo equipo que trabajó conmigo y con Dayana Mendoza,

así que por qué no podría ganar.

¿Proyecto futuro del que puedes hablar?

Cuando ganas Miss Venezuela tienes un contrato con el canal Venevision

y cuando ganas el Miss Universo tienes que cumplir dos años de contrato

con ellos.

¿Qué programa tienes contemplado?

Necesitamos sentarnos a hablar la organización Cisneros y yo porque a

mí me interesa el periodismo de información y la animación. Necesito

cuadrar mis clases con la universidad y después ver los detalles del

contrato.

¿En qué te pareces a Alicia Machado y Dayana Mendoza?

publicidad

Cada una tiene su personalidad. No me comparo con ninguna de ellas, cada una tiene su rama.

¿Eres una mujer que se aleja de las controversias?

Las controversias se crean por chismes y no por la realidad.

¿Ante los escándalos eres reactiva o pasiva?

Me mantengo en una posición pasiva porque soy una persona que confío

mucho en lo que hago y en lo que digo. Yo soy una persona que durante

este año he avisado de cada cosa que voy hacer cuando tengo una tarde o

un día libre. Me siento muy tranquila.

¿Cómo crees que te vas a sentir cuando entregues la corona?

Sentimientos encontrados. He llorado mucho en la organización. Sentiré

mucha nostalgia. Esa noche serán diferentes escenarios, yo entregaré la

corona, tal vez llore, tal vez esté muy contenta. No sé.

¿Has llorado mucho?

He llorado por tristeza, es díficil mudarte, sacar todas tus cosas de

la oficina, despedirte, ojalá que algun día vuelva a vivir en Nueva

publicidad

York. El año pasa muy rápido cuando lo disfrutas. Me he despedido como

tres veces. Soy muy sentimental.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad