publicidad

Vestido que desaparece cuando tuiteas

Vestido que desaparece cuando tuiteas

Está confeccionada con una impresión 3D y páneles electrónicos que van conectados al bluetooth, y cada vez que se tuitea algo, las celdas desaparecen.

La moda y las redes sociales una vez más se unen y en esta ocasión, con una innovedosa prenda, la cual o cumple la fantasía de muchos o los hace conscientes de darle un buen uso a la información que postean en la red.

Se trata de un vestido inteligente que lleva por nombre x.pose y fue creado por una estudiante de la Universidad de Nueva York llamada Xuedi Chen y Pedro Oliveira.

¿En qué consiste esta prenda? Según publicó el sitio de internet de Terra, está confeccionada con una impresión 3D, además de algunos páneles electrónicos que van conectados al dispositivo móvil a través del bluetooth, cada vez que se tuitea algo, la información se registra y las celdas van desapareciendo.

La intención de los creadores es hacerle ver a la gente, la importancia de tener control en toda la información que se comparte en la internet, ya que en ocasiones la gente no mide las consencuencias de compartir cosas como con quién está o dónde se encuentra. Es decir, dejar al desnudo todo de ti.

La verdad, es que la idea no es tan descabellada, y tal vez podría ser  una buena forma de concientizar a la sociedad, ¿ustedes qué opinan?

publicidad
publicidad
En Despierta América hablamos sobre los diferentes looks de Melania Trump durante la gira internacional de Donald Trump donde visitó al papa Francisco. También recordamos como vistieron Hillary Clinton y Michelle Obama en su momento.
En ‘Los detectives de la moda’ hablamos sobre el look que vistió la esposa y la hija de Donald Trump y la actriz estadounidense esta semana, trajes que lograron su cometido y las destacaron como las mejores vestidas.
Famosas como Salma Hayek y Kylie Jenner han optado por cambiar su look por solo una noche sin necesidad de teñir ni maltratar su cabello. ¡Y lo hacen con pelucas! Escucha cómo usarlas correctamente.
Regresamos el tiempo a la década de 1870, cuando bandidos y forajidos robaban caballos y enamoraban a hermosas bailarinas de can-can. ¡Y el sheriff no apareció por ninguna parte!
publicidad