publicidad
Sofia Vergara Kmart

Sofía Vergara, ¡desnuda su alma para InStyle!

Sofía Vergara, ¡desnuda su alma para InStyle!

La protagonista de Modern Family habló de su relación amorosa, cómo alcanzó el éxito y qué hace para ser una de las más sexis de Hollywood.

Sofia Vergara Kmart
Sofia Vergara Kmart

Un bombón latino

Sofía Vergara tiene un no-tan-oscuro secreto. “Soy rubia natural”, dice la coqueta estrella. Se tiñó el pelo para un casting hace casi una década. Con su acento y actitud, ser morena la hacía parecer más latina para los agentes poco imaginativos que conoció. “Tuve que fingir para sobresalir en Hollywood”, asegura dejando escapar una larga y ruidosa carcajada.

¿Qué opinas de la carrera de Sofía Vergara? Comenta en nuestros foros.

En una tarde tan alegre como su carácter, vestida en una larga camiseta Vince negra y leggings del mismo color de su  colección Sofía by Sofía Vergara, la actriz se quita sus  zapatos en animal print de  Christian Louboutin y se acurruca en un sofá de lino blanco de su elegante departamento en Los Ángeles. Mientras le quita la etiqueta del precio a la suela de uno de éstos (con las uñas pintadas de fucsia para su programa de televisión), la comediante aparenta ser una década más joven. “Voy a cumplir 40 en julio”, dice con una cómica mueca. “Realmente no me importa pero suena horrible. Recuerdo que cuando mi mamá cumplió 40 yo pensaba que estaba acabada”.

publicidad

A pesar de que Sofía ha trabajado desde los 17 años, cuando fue descubierta en una playa de su natal Colombia, hasta ahora se consolida como una estrella. “Parte de mi carrera se debe a mi físico”, afirma. “No me avergüenza. Me ha abierto puertas, pero también sé que si no tuviera algo más, esto habría terminado hace mucho tiempo”. Citando a Sophia Loren, como su ejemplo a seguir: ‘‘Sexy pero siempre vestida de acuerdo a su edad’’, la voluptuosa Sofía Vergara ha optado por mostrar su escote o sus piernas pero no ambos a la vez. “Créeme”, dice ella, “puedo verme vulgar con mucha facilidad”. Le halaga y le divierte ser considerada un símbolo sexual. 

Como si lo hubiesen llamado a escena, Manolo, su guapo hijo de 20 años, quien viste con gran estilo y que está de vacaciones de la escuela de cine de Boston en la que estudia, entra por la puerta principal y se presenta. “Manolo”, le grita Sofía mientras él se dirige a su habitación. Cuando reaparece ella le pregunta: “¿Qué hiciste de cenar anoche?”. Él la mira y pone los ojos en blanco, “carne a la bourguignon”, responde y agrega: “¿Para eso me llamaste?”. Ambos comparten una cercana y moderna relación.

Por ejemplo, cuando tenía 16 años le dijo a ella y a su novio que no tenían que dormir en habitaciones separadas cuando viajaban juntos. “Soy muy protectora y aprensiva por naturaleza”, dice mirando a su hijo con una radiante sonrisa. “No sé cómo me habría ido con una hija. Me daría un infarto todo el tiempo”. Y aparte de eso habría otro gran problema: el clóset. Creo que no tengo todo el espacio que merezco”, asegura la actriz, quién compró este departamento justamente porque tiene dos. En el baño nos abre la puerta de un armario lleno de productos de belleza: cremas humectantes de La Mer y de Lubriderm, tratamiento para el pelo Ojon Damage Reverse, shampoo Pureology, shimmer para el cuerpo, autobronceadores y cosméticos de Cover Girl (firmó un contrato como portavoz de la firma el año pasado).

publicidad

La terrible muerte de su hermano

Al fondo del pasillo tiene otro vestidor donde hay una silla especial para que la peinen y maquillen, además de un rack con ropa de su nueva colección de primavera para Kmart. Siendo una mujer que normalmente manda al sastre los vestidos talla 4 para que los ajusten a su cintura talla 2, y que rara vez encuentra un sostén que le quede bien, ha intentado crear una línea que favorezca a todos los tipos de cuerpo. “No todo el mundo es  Miss Universo”, afirma, “pero todo mundo tiene algo, o un pelo espectacular, unas piernas bonitas o unos senos increíbles que presumir”.

Sofía Vergara sabe cómo acentuar las partes más atractivas de su cuerpo. En su deslumbrante cocina (la cual admite utilizar poco, excepto por las mañanas cuando se prepara su exprés doble) hay un estante repleto de galletas, almendras garapiñadas y pastelillos.

En el centro de la cocina hay una máquina de algodón de azúcar que siempre está disponible. “Nunca sabes cuándo puede llegar una visita”, explica mientras mordisquea una galleta.

Podría parecer que lo tiene todo, pero ella ha enfrentado muchos desafíos para poder gozar de ciertos lujos: un divorcio, ser madre soltera, el asesinato de su hermano mayor, Rafael; y en el 2000 padeció cáncer de tiroides. 

“Nadie tiene una vida perfecta”, afirma la actriz, quien inmortalizó a su hermano con una “R” tatuada en su muñeca izquierda. Tras haber comprobado que “la vida puede cambiar en segundos”, prefiere vivir al máximo cada momento.

publicidad

“En las fiestas se aloca gritando, bailando y tomando shots de tequila. Ese amor a la vida, esa disposición a soltar las cosas se refleja también en su actuación”, asegura Steve Levitan, uno de los creadores de  Modern Family. “Con frecuencia, la comedia surge a partir de ciertas carencias, y Sofía no parece haber estado privada de nada un solo día de su vida. Pero surge esta vulnerabilidad en ella, quizá de criar a un hijo sola o de las tragedias familiares o de tener que hablar en otro idioma todo el tiempo. Así, ¿quién no la ama?”.

Hollywood se ha enamorado de la sirena sudamericana. Tras aparecer el año pasado en Los Pitufos y en Año Nuevo, ahora interpretará a una calculadora  femme fatale en Los Tres Chiflados, una adaptación del famoso trío de bufones. “Muy al principio, alguien le preguntó cuál sería su papel”, dice Sean Hayes (Jack, de Will & Grace), quien interpreta a Larry en la cinta. “Ella tomó sus senos y dijo: ‘A una ingeniera espacial, pues ¡¿a quién crees que voy a interpretar?!’

Es muy autocrítica y consciente de quién es. Lo que más la hace reír es cuando te burlas de ella. Le encanta”. Aunque es simpática por naturaleza, también tuvo el dramatismo necesario para impresionar al director de  Precious, Lee Daniels, quien la eligió para interpretar a una mujer que intercambia correspondencia con presos condenados a muerte en su próxima película  The Paperboy. Sin embargo, no pudo aceptar el proyecto porque ya tenía otro compromiso. “Así que le dio el papel a Nicole Kidman; quien se quedó con mis sobras”, agrega Sofía en tono juguetón. “Poder decir eso es incluso mejor que estar en la película”.

publicidad

En la pantalla chica Sofía Vergara no sólo aparece en  Modern Family sino en  comerciales de Diet Pepsi, con David Beckham, de Cover Girl y de su línea de ropa de Kmart. “Claro que estoy aprovechando mis 15 minutos de fama, y soy un poco envidiosa”, dice con un refrescante candor en la mirada.

“Sofía puede hacer que un hombre compre un lipstick”, dice Ed O’Neill, quien interpreta a su esposo en la serie  Modern Family. “Es como Jessica Rabbit, como la Marilyn Monroe colombiana”. A pesar de que sale con Nick Loeb, un empresario a quien conoció hace dos años (se dice que también salió hace mucho tiempo con Tom Cruise y con Enrique Iglesias), es una mujer de negocios experimentada e independiente. “Nunca he necesitado a un hombre que me mantenga”, afirma categóricamente.

El éxito está en sus manos

Sofía nació en julio de 1972, en Barranquilla, Colombia, y es la segunda de cuatro hermanos. Su padre era lo suficientemente solvente para tener una casa en la playa, llevar a la familia de compras a Miami y enviar a su hija a una escuela católica. “Me encantaba la ciencia, era muy nerd, pero también era el payaso de la clase”, recuerda la actriz. Era un palillo que en serio floreció en la adolescencia. “Fue una etapa rara”, confiesa. “Era súper delgada y con senos enormes a los 13 años, justo cuando menos quieres llamar la atención; eran un estorbo”.

publicidad

En preparatoria, Sofía coqueteó con el mundo de la moda diseñando trajes de baño. A los 17 años fue seleccionada para un comercial de Pepsi donde salía como una conejita en bikini; eso la volvió popular en toda Latinoamérica. Dos años después se casó con su novio de preparatoria y dio a luz a Manolo. “Hace 20 años, en Colombia, era bastante normal casarse joven”, señala la actriz. “Si no estabas casada y con hijos a tus veinte la gente sentía lástima por ti”. Después de casi dos años su matrimonio terminó, pero ella y su exmarido siguen siendo buenos amigos.

Entonces se mudó a Bogotá para estudiar odontología, pero le llovía tanto trabajo como modelo y presentadora de televisión que decidió irse a vivir a Miami. Ahí apareció en numerosos programas de viajes y concursos de la cadena Univisión. Así, en 1998 ocurrió una tragedia: su hermano Rafael fue secuestrado y asesinado. Devastada, la actriz trajo a varios miembros de su familia a Miami.

“No puedes quedarte sentada en tu casa pensando en las tragedias”, dice respondiendo a la pregunta de cómo manejó este periodo de su vida. “Es así como la gente se deprime y sus vidas se detienen”. Sofía obtuvo fuerza y consuelo de su familia y su pequeño hijo, y eso le ayudó a seguir trabajando. Tras obtener un pequeño papel en la comedia de 2002 de Tim Allen, Big Trouble, hizo un piloto para una comedia con Damon Wayans. El programa fracasó, pero obtuvo un contrato con la cadena ABC y apareció en Dirty Sexy Money, y en la versión latina de Esposas Desesperadas.

publicidad

En 2009, obtuvo su atractivo papel en Modern Family, el cual la ha hecho merecedora a dos nominaciones al Emmy y al Globo de Oro. La colombiana admite con una sonrisa que aunque es el papel de su vida, quizá su valor no radica en su desempeño artístico. “No tengo que memorizar términos médicos o legales, y puedo hablar con mi acento, que por cierto ha empeorado. Antes era cuidadosa y trabajaba en él. Ahora la gente se ríe, así que, ¿para qué cambiarlo?”.

Ella ha hecho algunas concesiones ante el éxito: días de trabajo que comienzan a las 5 am y sesiones de una hora de cardio, pesas y abdominales tres veces a la semana, con el entrenador GunnarPeterson.

“Para mí es una tortura”, asegura enfática. “Estoy de malas cuando lo hago pero me siento bien después. Lo hago porque me encanta comer. Los colombianos celebran comiendo, señala, y hay ciertas cosas que no está dispuesta a dejar: “Intento comer sano de lunes a jueves, pero el jueves por la noche renuncio. Como pollo o camarones, pasta, ensalada y quizá una copa de sauvignon blanc de Kim Crawford, pero tengo que ordenar postre. Sé que no es bueno para mí pero no me importa”.

Conoció a su actual galán en el 2010, en una cena después de los SAG Awards. “Lo que me atrajo fue que era muy guapo”, dice riendo, y levantándose de un salto para presumir una foto. “Pero también era muy gracioso, una persona normal”. Antes de que su hijo se fuera de casa para estudiar en la universidad, nunca había vivido con alguien. “No quería que mi hijo se encariñara”, explica.

publicidad

“Ahora puedo hacer lo que quiera”. Aunque ha hecho espacio en el clóset para cuando Loeb la visita, dice que no tiene prisa por comprar un vestido de novia. Y a pesar de que él quiere tener hijos para ella es un gran salto pensar en la maternidad. “Supongo que consideraré congelar mis óvulos”, dice sin importarle que parezca que está dando demasiada información.

Así vive su vida, abierta y honestamente, y con mucha gratitud. Nunca he tenido que luchar ni rogar, pero siempre he estado abierta a las oportunidades. No le temo al fracaso, afirma mientras echa su pelo hacia atrás y ríe. “O sea, ¡no soy una neurocirujana!”.

publicidad
publicidad
Pronuncie las vocales y manténgalas por tres segundos forzando al máximo las expresiones, haciendo por lo menos cuatro repeticiones. También puede probar inflando los cachetes o poniendo lo que llaman “boca de pez”.
Después de entregar por muchos años los premios, esta noche le toca a Lili Estefan subir al escenario a recibir uno.
Después de una terrible experiencia, los integrantes de Banda MS están en Premio Lo Nuestro. También Sebastián Yatra se presenta por primera vez.
El cantante está de estreno con nuevo disco y uno de sus sencillos es con Shakira, por lo que Prince Royce está de fiesta.
publicidad