publicidad
Bar Refaeli sostenes

Lo que tienes que saber del sostén

Lo que tienes que saber del sostén

El sostén ha ido cambiando con los años, a tal grado, que ahora es una tremenda arma de seducción para las mujeres.

Bar Refaeli sostenes
Bar Refaeli sostenes

Nació con vocación de vivir con vista al exterior y sujetar el pecho de la mujer, pero a lo largo de su historia han sido muchas sus idas y venidas, su evolución.  

publicidad

Con virtud para seducir y con gran poder para sujetar, el sostén tiene una larga historia que comienza allá por el año 4.500 antes de Cristo, cuando el pecho de la mujer demanda sujección, un sostén que ha ido evolucionado en función de la cultura y de las modas.

Según la Historia, el primer sostén data del año 4.500 antes de Cristo, en Creta, lugar donde las mujeres lucían un práctico sujetador que le permitía llevar los senos al aire. De ello da fe una figura de loza vidriada que representa a la Diosa de las serpientes de la civilización minoica.

En la Roma y Grecia clásicas, las mujeres volvieron a taparse el pecho con una especie de faja que les sujetaba el pecho, espontáneo vendaje que también utilizaron las vikingas.

Un vendaje que dio paso al corsé en la Edad Media, prenda íntima que redujo la cintura, oprimió el vientre y realzó el pecho de la mujer hasta finales del siglo XIX, cuando Marie Tucek lanzó una prenda que sujetaba cada mama en una bolsa mediante unos tirantes que se ataban a la espalda, cuenta Francesc Puertas en "El sostén. Mitos y Leyendas" (Arco Press).

El Siglo XX, momento del sujetador moderno

Algunos historiadores atribuyen la creación del sostén a Hermine Cadolle, francesa que en 1889 dividió el corsé en dos partes.

Años mas tarde, en 1907, Pierre Poiret presentó en París un modelo confeccionado con una tela sedosa y armado con finos alambres, un gran avance en comodidad y sujección, pero fue Mary Phelps Jacob, tras patentar esta prenda en 1914, quien se convirtió en la inventora del sujetador moderno.

publicidad

Con ese invento, Mary Phelps abrió negocio, pero era una tarea complicada y decidió vender su pantente a Warner Brothers Corset Company de Bridgeport por 1.500 dólares de la época.

Sin embargo, ocho años antes, el afamado diseñador Paul Poiret ya había emprendió una batalla contra el corsé, que llevó a confecciones vestidos de patrones sencillos, que caían desde el pecho hasta los tobillos.

No hay mal que por bien no venga. El desenlace de la Primera Guerra Mundial obligó a Estados Unidos a pedir a todas las mujeres que entregaran sus corsé con el fin de convertir las varillas en material bélico, acción que desterró al corsé.

Durante los felices años veinte, al mismo tiempo que la actriz Mae West popularizaba esta prenda, la modista judía de origen ruso, Ida Rosenthal, ideo diferentes tallas de sujetadores en función de la anatomía de la mujer, una brillante idea que permitió a la mujeres llevar sujetador con mayor confort.

Tras un estudio, Rosenthal, que creo la marca Maidenform, clasificó a las mujeres en función de la edad, el tamaño del busto y la musculatura corporal.

Lencería para subir la temperatura

La evolución del sujetador

La evolución del sujetador dio un vuelco en la década de los 50.  Se pusieron de moda el "buller-bra", un modelo con copas picudas que levantaba mucho el pecho y otorgaba a la mujer un aspecto sensual.

La industria cinematográfica propició grandes cambios en el sujetador. Howard Hughes, el obsesivo director y productor de cine, pidió a un ingeniero aeronáutico que construyera una pieza de sujeción para el pecho de la debutante, Jane Russell, que protagonizaba "The Outlaw" ("El forajido"), filme que él producía.

La actriz Marylin Monroe se declaró fan de este modelo puntiagudo que exhibió en el filme "Con faldas y a lo loco", una pieza de ingeniería, cuya transformación principal vino de la mano del cine.

publicidad

En estos años, aparecieron los primeros sujetadores sin tirantes y la lycra fue el material estrella para confeccionar sostenes. Desde entonces, las idas y venidas han sido constantes. En Mayo del 69, las feministas reivindicaron la liberación de la mujer quemando en público sujetadores.

En los sesetenta el sujetador padeció el desprecio de la mujer y se reinventó con ciertas notas deportivas y ergonómicas. En la década de los ochenta, resurgió lleno de encajes, blondas y puntillas.

Durante los noventa, con el movimiento del culto al cuerpo, la lencería vive su época dorada y se presenta con copas especiales y rellenos para realzar la belleza y la sensualidad de la mujer.

Aunque nació con vocación de vivir con vistas al interior,  el sujetador salió al exterior de la mano de Jean Paul Gaultier, que reinventó para Madona un modelo de los años cincuenta.

Los nuevos materiales junto con el desarrollo de I+D ha llevado al sujetador a ser una pieza imprescindible para la mujer. Hoy, en el mercado se puede encontrar diseños para todo los gusto y actividades.

Últimamente cantantes y actrices como Rihanna, Jennifer López o Gwyneth Paltrow prefieren evitarlo y sumarse a la  tendencia 'bra-less', que invita a dejar el sujetador en casa.

Ellas aman enseñar sus mejores sostenes


publicidad
publicidad
Hay una forma que puedes aclarar la piel. El ingrendiente lo tienes en casa. Aqui Lore nos cuenta en #EdicionDigitalDFW
El actor argentino publicó en su cuenta de Instagram un video donde revela el tratamiento al que se somete para cuidar su piel y lucir como todo un ‘papacito’.
La asesora de imagen Maggie Jiménez llegó a Despierta América con cuatro looks muy de moda para usar en cualquier ocasión y que puedes complementar con los accesorios correctos.
Quieres un remedio casero para el pie de atleta? Aqui Lore nos cuenta en su segmento de #EdicionDigitalDFW
publicidad