publicidad
David Bowie

David Bowie, el hombre que cambió la moda desde las estrellas

David Bowie, el hombre que cambió la moda desde las estrellas

David Bowie fue y será un ícono de la moda, no porque fuera un devoto, sino porque tuvo que buscar la manera de crearle un vestido único a su música.

David Bowie
David Bowie

Por: Angélica Gallón S.

No era la tierra y su mundanidad su inspiración. Más bien era el espacio y la magnificencia de las estrellas la que dirigían su forma de ver el mundo.

Desde su primer sencillo Space Oddity (1969) -en el que narra cómo un hombre que es mandado al espacio no puede regresar a la tierra-, hasta su reciente álbum Blackstar, lanzado solo tres días antes de su adiós en el que profesa “ Mira hacia arriba, estoy en el cielo/Tengo cicatrices, que no pueden ser vistas", David Bowie se comportó, cantó, escribió, bailó -y se vistió- como si de verdad no perteneciera a este planeta y eso lo hizo reinar entre los mortales.

Solo alguien que de verdad levanta la cabeza del suelo y sueña con la vida y las arañas en Marte puede sustraerse sin ninguna vergüenza de los rígidos códigos sociales y crear un personaje como Ziggy Stardust que se movía como un lagarto, se vestía como una mujer glamurosa aunque sedujera como hombre y hacía de la falta de simetría su patrón de armonía al cambiar su vestido para que si este cubría una pierna o un brazo destapara la otra y la dejara desnuda.

David Bowie se convirtió a lo largo de toda su carrera en un ícono de la moda no porque fuera propiamente un devoto de ella, sino porque estaba en la búsqueda incansable de que su música se tradujera en un universo visual único, -que se viera como sonaba- y ese propósito solo era posible conseguirlo creándole un traje extraño y nunca antes soñado por nadie.

publicidad

Ante la convicción de que hay un hombre de las estrellas esperando en el cielo, al que le gustaría venir, pero que piensa que nuestras mentes no lo soportarían, como lo canta en su canción (“ There's a starman waiting in the sky He'd like to come and meet us But he thinks he'd blow our minds”), David Bowie tuvo que echar mano de cuanto genio se atravesó en su vida para darle un verdadero vestido a su fantasía sonora.

Se convirtió así, de la mano de muchos creadores, en el diseñador de su propio clóset, de su propia existencia.

Diseño y Bowie

The 'Tokyo-Pop' bodysuit worn by musician and actor David Bowie on the '...
The 'Tokyo-Pop' bodysuit worn by musician and actor David Bowie on the 'Aladdin Sane' tour


Eso lo llevó a toparse con Kansai Yamamoto, el primer diseñador en conquistar las pasarelas en Londres, y quien después de descubrir en Nueva York que David usaba algunas de las piezas de su colección para mujeres en su show, decidió conocerlo y crearle una serie de enterizos y kimonos que cambiaron el destino de la moda para siempre.

Ese kimono negro de rayas plateadas, emblemático, de piernas enormes y redondeadas que creó para su tour Aladdin Sane, en 1973 cambió la moda porque con él una necesidad expresiva más profunda y diferente a la de exaltar la belleza de la mujer irrumpió en la escena.

La moda a partir de las exploraciones de Bowie iba también a servir para vestir no solo a los bellos sino a todos aquellos que se sintieran como de otro planeta.

Ziggy Stardust costume inspired by Stanley Kubrick's movie 'Clockwork Or...
Ziggy Stardust costume inspired by Stanley Kubrick's movie 'Clockwork Orange' and used on stage by David Bowie


Es tal la trascendencia en la historia del vestido que tuvo esta época de trabajo en conjunto entre Yamamoto y Bowie que en 2013 el M useo Victoria&Albert creó una exposición bautizada ‘David Bowie is´, en la que más allá de exponer toda su vanguardia musical se mostró toda su revolución estilística.

Después de Ziggy
Cuando el mundo pensaba que la capacidad camaleónica de Bowie se agotaba en Ziggy, él, sin miedo alguno, mató a su héroe andrógino y viajó en el tiempo y en la historia de los humanos para encontrar en los viejos sombreros fedora de los años 50, los tirantes y los trajes perfectos, una nueva manera de habitar en esta tierra.

Entre los años 1973 y 1974 Bowie adoptó un estilo 'normal', minimalista que sin querer terminaría también por afectar la estética de quienes eran sus testigos. Uno de ellos iba a ser el gran diseñador Hedi Slimani, hoy la cabeza genial detrás de la marca Saint Laurent y que en su momento dirigió los destinos de la colección masculina de Dior.

publicidad

Cuando el diseñador se pasó a habitar el estudio que Dior le había designado en París, una sola fotografía blanca rompía el mutismo de la pared: David Bowie vestido con un emblemático smoking negro de solapa ancha, corbata y sombrero con el que, en 1975, le entregó un Grammy a la gran Aretha Franklin.

Había algo en eso mínimo y sencillo, en esa elegancia casi obvia que terminaría por darle dirección a la moda fácil de usar de nuestros días.

British singer David Bowie performs on stage
British singer David Bowie performs on stage


Y así, mientras caminó en la tierra durante la década de los 80 y 90 con álbumes como ‘Down to the hearth’ siguió siendo una estrella cuya luz no se extinguía, una especie de Lázaro, que revive una y otra vez como lo cantaría luego en su último álbum.

Androginia y genderless
En sus últimos años, su vida seguía afectando los destinos del gusto mundial, no solo porque diseñadores como Frida Giannini confesaran que la androginia no culposa de Bowie ayudara a las mujeres a expresar su fuerza masculina sin perder su feminidad y su sensualidad o porque la diseñadora Phoebe Philo citara su ropa como una fuerte inspiración para la colección femenina de Celine en 2011, sino porque en la misma obra del cantante seguía habiendo una persistente búsqueda por vestir eso particular que era su música.

publicidad

No es un asunto menor que en su reciente video de la canción The Stars (Are Out Tonight) con su amiga y musa Tilda Swinton, Bowie haya echado mano de la modelo Saskia de Brauw y de Adreja Pejic, dos de los emblemas de la androginia y el genderless en la moda hoy, para que lo protagonizaran y crear así el primer fashion film hecho desde la música.


Ahora que su destino es el cielo, es menester de los mortales que lo van a recordar -y a cantar hasta que su música le llegué a las estrellas-, vestirse también con un poco de la osadía y la insolencia con la que vistió el Delgado Duque Blanco, esa será una manera bella de celebrarlo.

publicidad
publicidad
La sexóloga Myriam Balbela dijo en la sección Tabú que esto se debe a que conocen mejor el cuerpo femenino. También dio algunos consejos para los hombres.
Donna Nazir, cofundadora de la entidad ubicada en Rancho Cucamonga, manifestó que planean prestar el servicio social a estudiantes de 25 instituciones. Lily Guzmán, voluntaria, dijo que este programa se dirige a niñas de bajos recursos o que han sufrido pérdidas.
El pianista virtuoso Louis Schwizgebel practicó el preludio de Johann Bach mientras ejercitaba sus piernas. Eso sí, sin ver el teclado y en ropa de deporte.
Aparentemente, el terrible hecho ocurrió porque el conductor manejaba sin cuidado por una calle de East Elmhurst. Le presentaron cargos por fallo en ceder el paso a peatones y no tener las precauciones debidas al transitar por la ciudad.
publicidad