publicidad

Little Black Dress, mi amor

Little Black Dress, mi amor

Nació para romper reglas: hoy es el mejor y más inseparable amigo de cualquier mujer.

Little Black Dress

Por Amanda Cienfuegos


Coco Chanel sabía que estaba rompiendo reglas cuando hace casi cien años “inventó” un vestido negro y corto (¡se le ve la pantorrilla, por Dios!); lo que no sabía es que estaba haciendo historia...

… Y que hoy millones de mujeres en el mundo le agradecen por haber creado una prenda que  se convirtió en la inseparable y mejor amiga de cualquier mujer. El vestido fiel que estará ahí sin importar si ese muffin de chocolate se nos fue a las caderas, si no llegamos a la repartición de estatura o si por el contrario, padecemos de delgadez extrema.   


La eterna presencia en las pasarelas  

Acaba de pasar el París Fashion Week, así que todas aquellas mujeres que se interesen por saber de qué va el mundo de la moda han apuntado su wish list para ver qué usarán la próxima temporada. Hay muchas buenas noticias: vestidos holgados y plisados (como Stella McCartney), mucho denim (bendito Louis Vuitton), los femeninos holanes (cortesía, entre otros, de Alexander Mcqueen), y las adorables chamarras de cuero (como esa preciosidad de Miu Miu). 

Curiosamente, cada vez que se dictan las tendencias ya nadie habla del clásico vestido negro que fue inventado en su momento para ir rompiendo esquemas, y que con su corte sencillo lograba darle un toque de elegancia a cualquiera que lo portara. Pero eso, lejos de ser malas noticias, habla de que es una prenda tan indispensable que dejó de ser una tendencia para ser un básico. (Ya lo dijo Christian Dior: You can wear black any time. It can be used any age ”).  

Sin necesidad de ser mencionada, esta prenda se coló como siempre en las pasarelas, bajo el estilo de sus creadores. Como la versión holgada y con toques masculinos de Rick Owens, o el retro Nina Ricci, el hiper romántico de Lanvin, todo de encaje, con escote y falda de vuelo, el sexy Elie Saab, o el de alma rockera, cubierto de red, de Valentino. 

Basta con repasar la historia de esta prenda y ver cómo ha pasado prácticamente por todos los roles símbolo de luto y de austeridad, de rebeldía, de sobriedad para darle el valor que tiene y entender por qué ya nadie habla de él por separado.  

Para cualquier ocasión 

El Little Black Dress (LBD) es uno de los pocos atuendos que se puede usar prácticamente en cualquier ocasión y, como los buenos vinos, “marida” con casi todo: un collar de perlas (por si tienes una junta importante en la oficina), unos aretes dorados y grandes con el pelo recogido (para esa comida formal que promete);  unos sneakers para las almas deportistas o que gustan de la comodidad, o con su majestad: un par de stilettos rojos que harán de ti el centro de las miradas esta noche en el bar. 

El clásico modelo ceñido al cuerpo se ha ido transformando a lo largo de la historia y la cantidad de diseños, texturas y modelos que hay es infinita, porque mujeres al fin, sabemos que uno nunca es suficiente… Y sí, todas tenemos ya seleccionado nuestro favorito de las tendencias de temporada porque aunque en el armario tengamos varias versiones, sabemos que nunca son suficientes 

Es curioso que el LBD ya no sea noticia, aunque tal vez sería interesante ver qué hacen los diseñadores y las grandes firmas de ropa si les prohibieran utilizarlo durante una temporada. Sí, sí, seguramente colapsarían y nuestra fiel y consentida prenda volvería a ser noticia.


Little Black Dresses en las más recientes pasarelas
publicidad
publicidad
No solo disfrutan con torneos de baloncesto, concierto de bandas o lo mejor de la comida de esa zona de México, sino que también es un espacio para reunir a familias que no se ven hace muchos años.
El Ejército de Salvación, en colaboración el boxeador Abner Mares, entregó pavo y comida para que estas familias celebren las festividades de una manera agradable.
Los residentes no podían creer que los oficiales en vez de imponer sanciones por infracciones en las vías, les regalaran comida para disfrutar de la cena del próximo jueves festivo.
Durante la jornada se hizo una oración para que se detengan las redadas de Inmigración y que el congreso apruebe una reforma migratoria justa.
publicidad