publicidad
Karla Martinez

La constancia vence lo que la dicha no alcanza

La constancia vence lo que la dicha no alcanza

La constancia es una virtud que nos permite luchar y saber que tenemos un futuro lleno de oportunidades.

Karla Martinez
Karla Martinez

¡Hola amigas!

¿Te has preguntado alguna vez qué tan constante eres en tu vida? Constante con tus decisiones, con lo que piensas, con lo que haces, con la forma que eres contigo misma y con los demás.

Un revolucionario italiano llamado Giusseppe Mazzini dijo hace como 200 años que “La constancia es el complemento indispensable de todas las demás virtudes humanas”. Esta maravillosa frase quiere decirnos sobre lo importante que es tener constancia al realizar todas nuestras actividades.

Gracias a la constancia es que muchas de nosotras tenemos hermosas familias, un matrimonio estable, un trabajo, una vida organizada. La constancia es la misma que nos permite llevar a cabo nuestas metas y realizarlas de la mejor forma posible.

Lo importante de tener constancia en nuestras vidas es que nos permite ver los resultados, crecer como seres humanos y madurar.

publicidad

Por la constancia, personas como Steve Jobs, el co fundador de Apple logró hacer la diferencia y dejar una huella muy importante en este mundo. El recientemente fallecido empresario, inventor, creador y visionario no solamente consolidó un emporio tecnológico, sino que demostró que para hacer realidad los sueños hace falta más que talento. Uno de sus secretos para conseguir el éxito fue precisamente, la constancia.

Luego de haber fundado su propia compañía, junto a su amigo de secundaria Steve Wozniak, Jobs renunció en 1985 por la luchas de poder que tuvo que librar dentro de su propia compañía.

En aquel momento Jobs sintió que había perdido el control de su empresa y prefirió renunciar antes que seguir. ¿Se imaginan que no hubiera regresado a su puesto poco tiempo después? Probablemente tuvieron que convencerlo algunos de los ejecutivos a su alrededor para que regresara.

Sin embargo, quien tenía que convecerse era él mismo de que la mejor decisión en aquel momento era continuar dirigiendo Apple, en lugar de irse.

La constancia de Jobs fue, sin duda, la que le permitió crecer a su empresa y convertirse en lo que es hoy.

La madre Teresa de Calcuta, por su parte, deseaba fervientemente dejar el convento y salir a las calles de la India a ayudar a la gente, especialmente, luego de ver tantas muertes y enfermos necesitados.

Ella pidió permiso a las autoridades eclesiásticas pero se lo negaron. Les asustaba la idea de que una monja europea anduviera por las calles en una época de disturbios sociales, politícos y religiosos. Para evitarlo, la enviaron a Asansol.

publicidad

Ella siguió insistiendo y le volvieron a negar el permiso y ante su obstinación, el arzobispo de Calcuta le pidió como condición para salir a las calles que dejara de ser monja y se convirtiera en laica.

Ante las circunstancias, la madre decidió elevar su pedido al Vaticano quien le dio el permiso de recorrer las calles de Calcuta sin perder su condición de monja. Casi sin dinero empezó a ayudar a la gente en las calles y así empezó a recibir donaciones para construir una escuela, poco a poco los voluntarios que acudieron a ayudarle fueron creciendo hasta conseguir el dinero para edificar varios centros de ayuda a los más necesitados, entre ellos, personas con SIDA. En 1979 fue galardonada con el premio Nobel de la paz.

Tanto Jobs como la Madre Teresa han sido criticados y juzgados por lo que hicieron. Pero independientemente de ello, ambos han dejado grandes enseñanzas y nos demostraron que para lograr grandes cosas definitivamente necesitamos ser constantes en nuestras vidas.

¿Has pensado si la constancia es una de tus virtudes?

Un abrazo,

Karla

 

publicidad
publicidad
Interés Humano
En Stockton existe una comunidad afromexicana que mantiene vivas sus raíces a través de la Danza de los Diablos, una tradición que conservan desde la época de la conquista española.
Uno de los postres de cocina dominicana se ha hecho popular en nuestra área, y aunque allá solo se ve en la temporada de cuaresma, en Washington Heights se vende durante todo el año. Esta es la cocina de la mujer que hizo una institución de las habichuelas con dulce.
Niños que han sido sometidos a cirugías del corazón y cateterismos en el Hospital Infantil Nicklaus se reunieron para celebrar los casos de éxito junto con sus familiares, y los médicos y enfermeras que los atendieron y les salvaron la vida en ese hospital.
Platicamos con el cantante sobre su nuevo disco, su colaboración con Shakira y los detalles de la cultura latina que definen su identidad.
publicidad