publicidad
Diversos sitios web pone en contacto a personas que buscan alojamiento con otras que están dispuestas a ofrecerlo, ya sea alquilando una habitación de su propia casa, un apartamento completo o incluso una casa en un árbol.

Hospedaje en todo el mundo al alcance de un click

Hospedaje en todo el mundo al alcance de un click

Visitar una ciudad y alojarse en casa de un desconocido era una locura hace sólo unos años, pero hoy es una realidad que te ahorra tiempo y esfuerzo.

Diversos sitios web pone en contacto a personas que buscan alojamiento c...
Diversos sitios web pone en contacto a personas que buscan alojamiento con otras que están dispuestas a ofrecerlo, ya sea alquilando una habitación de su propia casa, un apartamento completo o incluso una casa en un árbol.

Visitar una ciudad y alojarse en casa de un desconocido podría parecer una locura hace sólo unos años, pero hoy es una práctica cada vez más extendida. A través de sitios web como Airnbn, viajeros de todo el mundo entran en contacto con particulares dispuestos a alquilar un pedazo de su hogar por unos días.

“Me encanta hacer que mis huéspedes tengan una estancia inolvidable. Proveerles de obsequios típicos de la zona les proporciona una experiencia única en la ciudad”, señala Clement, un usuario parisino de Airbnb. Por su parte, Tracy, de Nueva York, afirma haber sentido “que tenía un hogar y una nueva vida cuando estaba en Berlín. Llegué a conocer a los dueños de las tiendas y a los vecinos. Me sentí realmente como un berlinés más”, destaca a través de un comentario en Airbnb.

publicidad

Este sitio web pone en contacto a personas que buscan alojamiento con otras que están dispuestas a ofrecerlo, ya sea alquilando una habitación de su propia casa, un apartamento completo o incluso una casa en un árbol. Las opciones son de lo más variadas y buceando en la web puede hallarse alojamiento en un castillo, en un barco o incluso en un avión.

“Cualquiera con espacio de sobra puede ser anfitrión. Tanto si dispones de un dormitorio extra, una segunda residencia, una casa en un árbol o si sólo quieres alquilar tu espacio y que eso pague tus viajes, puedes anunciarte en Airbnb”, apunta la compañía.

Los huéspedes abonan el coste de las estancias que han alquilado a través de Airbnb. 24 horas después de su llegada al alojamiento, el anfitrión recibe el pago. La compañía cobra un 3 por ciento sobre el total de la tarifa a los anfitriones y entre un 6 y un 12 por ciento a los inquilinos.

De San Francisco a Singapour

La aventura de Airbnb comenzó en 2007 en el cuarto de estar del ‘loft’ que Joe Gebbia y Brian Chesky compartían en San Francisco. Ambos eran antiguos alumnos de la Escuela de Diseño de Rhode Island y sabían que iba a celebrarse una conferencia de diseño en la ciudad. Como todas las habitaciones de los hoteles cercanos ya habían sido reservadas, decidieron ofrecer su casa a algunas de las personas que asistieron al evento.

publicidad

Así surgió la idea y en agosto de 2008 fundaron, junto a Nathan Blecharczyk, Airbnb. Hoy la compañía ofrece alojamientos en 33mil ciudades de 192 países. Tiene su sede central en San Francisco, pero ya cuenta con oficinas en Londres, París, Barcelona, Sao Paulo, Copenhague, Moscú, Hamburgo, Berlín, Milán y Singapur.

Los números hablan por sí solos: más de diez millones de noches reservadas, más de 300 mil propiedades registradas en la web y más de 600 millones de conexiones sociales.

Precisamente, una de las ventajas de este sitio web es que permite que un usuario conecte su cuenta en Airbnb con su perfil en Facebook. “Es probable que alguien que conoces ya haya utilizado Airbnb. Las conexiones sociales te ayudan a encontrar alojamientos con amigos en común, personas de tu alma mater o anfitriones recomendados por tus amigos”, apunta este sitio web.

Los creadores de Airbnb están convencidos de que esta iniciativa supone una ayuda a las economías domésticas a la vez que favorece a los negocios locales. “Airbnb es pionera en la idea de que compartiendo, las personas pueden tener experiencias de viaje increíbles y, al mismo tiempo, dar empuje a las economías locales”, señala Brian Chesky, director ejecutivo y fundador de la empresa.

Por su parte, Joe Gebbia, cofundador de la compañía, manifestó en una entrevista a la agencia Efe que esta modalidad de alojamiento “reporta riqueza al país porque facilita recursos extra a los ciudadanos que alquilan sus habitaciones, pisos o casas y atrae más turismo”.

publicidad

“Los turistas acaban moviéndose también por el barrio donde está ubicado su alojamiento particular, hacen las compras en el barrio y benefician así a toda la comunidad, al tiempo que tenemos muchos propietarios que con el alquiler puntual de una habitación o del piso pueden pagar la hipoteca, por ejemplo”, subrayó.

Anfitrión responsable

En cuanto a las obligaciones de quienes alquilan un espacio, Airbnb ofrece algunas recomendaciones relativas a impuestos, normativas o seguridad en un apartado de la web, titulado “ser un anfitrión responsable”.

En este sentido, Airbnb aconseja a los internautas que antes de convertirse en anfitriones se informen sobre la legislación aplicable en su ciudad con respecto de los impuestos, permisos y obligaciones que la ciudad exige para alojar a alguien por cortas temporadas.

Precisamente este ha sido el principal escollo en la meteórica carrera de la compañía. Según publica el diario “El País”, el dueño de un apartamento de Nueva York ha recibido una multa de $2,400. De hecho, un juez ha fallado que los alquileres de menos de 29 días están prohibidos en el Estado de Nueva York.

Este mismo diario recoge que en Quebec (Canadá) se ha tramitado una ley para poner coto al alquiler de corta estancia y que el gremio hotelero de ciudades como Ámsterdam está preocupado por el auge de Airbnb entre particulares.

En declaraciones a Efe, Ramón Estalella, secretario general de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos, indica que esta entidad no está en contra de que los particulares alquilen, pero pide que haya un control sobre dichos alquileres.

publicidad

Estalella aboga por el control para evitar la economía sumergida, para proteger a los consumidores y para garantizar que las viviendas en alquiler cumplan ciertos requisitos como, por ejemplo, que cuenten con un permiso de la comunidad de propietarios.

“Cuando la oferta está regulada, la administración turística nos obliga a que lo que ofertemos al mercado sea verdad. Pero esto no ocurre con los particulares, de forma que se está incrementando exponencialmente el número de personas con insatisfacción y que, además, no tienen ningún lugar para denunciar excepto los tribunales”, explica.

Por estos motivos, Estalella pide que las viviendas particulares entren en un registro donde conste cómo son exactamente. De esta manera, afirma, si la persona que llega encuentra que lo que ofertaba esa vivienda no existe realmente, podrá reclamar ante la administración turística y se producirá una inspección ante la queja del consumidor.

publicidad
publicidad
El doctor Wilfredo Rojas explica que la neumonía es una infección en los pulmones, y en los niños se manifiesta con fiebre, tos constante y dificultad para respirar. Recomienda llevarlo al médico para que sea examinado y tratado oportunamente. Esta enfermedad puede requerir hospitalización.
La llegada del verano marca además de las vacaciones, la temporada de incendios forestales. Un claro ejemplo de esto se vivió este domingo con un voraz fuego que consumió 750 acres en Santa Clarita y dejó a un bombero herido. Por esta razón, los bomberos aseguran que tomando ciertas medias se puede evitar que los incendios lleguen hacia las viviendas.
Así como los humanos, los animales también pueden padecer de esta temible enfermedad. Infórmese sobre qué hacer en caso de que su mascota llegue a padecer de cáncer. Entre las recomendaciones está ahorrar para cualquier imprevisto y adquirir un seguro médico que respalde o que pague por este tipo de condición.
Ronald Salazar nació y creció en El Salvador con sus abuelos maternos, apenas sin haber visto a sus padres, quienes emigraron a EEUU cuando él era un bebé. El odio a su familia lo hizo cometer un crimen atroz.
publicidad