publicidad

El hotel embrujado en Jerome

El hotel embrujado en Jerome

Jerome, Arizona, es un pueblo abandonado y olvidado por la civilización.

Jerome
Jerome

Jerome, Arizona, es un pueblo abandonado y olvidado por la civilización.

Era un lugar donde miles de personas llegaban a buscar fortuna en las minas de cobre, plata y oro.

Sin embargo, muchos en lugar de encontrar riquezas, encontraban la desgracia.

Antes de ser el Grand Hotel, este edificio era un hospital que servía todos aquellos que salían lesionados en las minas.

Sin embargo, después de unos años, cuando las minas cerraron y las personas emigraron, el hospital se fue vaciando poco a poco.

Luego, se convirtió en el Grand Hotel de Jerome.

Es aquí cuando comenzaron las espelusnantes historias.

Huespedes del lugar aseguran que han visto apariciones de personas caminando por los pasillos.

Otros aseguran que cosas como vasos y platos se mueven por si solos.

publicidad

También cuentan que se puede escuchar cómo puertas y ventanas son azotadas.

En esta foto se puede ver la presencia de un ser no identificado.

Las personas que toman el tour del hotel, aseguran que se pueden sentir los pasos de personas que no se pueden ver.

Este es el Grand Hotel de Jerome... Y tu, ¿te atreverías a pasar una noche aquí?

publicidad
publicidad
La temperatura máxima será de 57 grados, aunque la sensación térmica sería más baja. En algunas zonas se podrán ver copos de nieve, pero sin probabilidades de lluvia durante el día.
El asalto se registró dentro de un negocio, donde uno de los sospechosos amenazó a un joven con un cuchillo mientras el otro sacaba dinero de la caja registradora. Huyeron con 300 dólares.
El sujeto habría robado una fuerte cantidad de dinero en medicinas. Al parecer, dos agentes fuera de servicio fueron alertados y comenzaron a perseguir al hombre. Varias cuadras después chocó contra un edificio y murió.
El cuerpo del hombre de 77 años fue hallado con una maca en la parte posterior del cuello. Forenses analizan el cadáver para determinar las causas de la muerte.
publicidad