publicidad
Sandía con sal

Por qué comer fruta con sal no es un disparate

Por qué comer fruta con sal no es un disparate

Espolvorear con sal a los mangos, las manzanas y las rebanadas de sandía es más común de lo que te imaginas. Te apostamos que, al menos una vez, has probado esta combinación.

Sandía con sal
Sandía con sal

Ponerle una pizca de sal a la fruta es una práctica de cocina mucho más arraigada de lo que parece, aunque las redes sociales no lo acepten por completo.

Una de las razones principales por las que esta combinación no es descabellada es que la sal es un potencionador de sabor. Eso quiere decir que hace más intenso el sabor de la fruta y prácticamente cualquier cosa que la acompañe.

publicidad

Hay frutas como la manzana (sobre todo variedades como McIntosh y Granny Smith) que se llevan bien con la sal porque son ácidas. La sal hace que esta acidez sea mucho menos punzante en la lengua y, en consecuencia, más agradable.

Ahora, comer frutas con sal no es necesariamente una novedad. Hay ejemplos clásicos: el melón con prosciutto, quesos salados con higos, ensaladas de sandía con queso feta y el tomate del gazpacho —porque sí, el tomate es una fruta— son algunos ejemplos que llevan varios años en nuestras mesas.

Jamón con melón
Jamón con melón

En cocinas como la mexicana esta combinación también es cotidiana. Es común que en las esquinas de algunas calles, a fuera de las escuelas, o en las casas, frutas como el mango, la piña y la sandía se acompañen con sal e incluso con limón y chile en polvo.

Ve también:

Relacionado
Las gomitas y las frutas cubiertas de chile son parte de la tradición du...
Por qué los mexicanos comen dulces picantes
El chile es un elemento característico de la cocina mexicana, presente hasta en los dulces que consumen de niños.
publicidad
publicidad
No solo disfrutan con torneos de baloncesto, concierto de bandas o lo mejor de la comida de esa zona de México, sino que también es un espacio para reunir a familias que no se ven hace muchos años.
El Ejército de Salvación, en colaboración el boxeador Abner Mares, entregó pavo y comida para que estas familias celebren las festividades de una manera agradable.
Los residentes no podían creer que los oficiales en vez de imponer sanciones por infracciones en las vías, les regalaran comida para disfrutar de la cena del próximo jueves festivo.
Durante la jornada se hizo una oración para que se detengan las redadas de Inmigración y que el congreso apruebe una reforma migratoria justa.
publicidad