publicidad

Los Reyes Magos, una tradición hispana

Los Reyes Magos, una tradición hispana

Una tradición hispana: llegaron Los Tres Reyes Magos para regalar un puño de ilusiones a la inocencia.

Para los hispanos, el cierre de las fiestas decembrinas bien podría concluir con el regalo de un puño de ilusiones a la inocencia. Al final, eso es lo que cada 6 de enero hacen tres reyes de oriente, que premian con un juguete a los niños que se portan bien.

Y según la religión católica, tres reyes de Oriente siguieron la estrella de Belén para llegar hacia el portal donde nació el niño Jesús, para llevarle tres regalos: oro, incienso y mirra.

En la memoria de cualquier hispano que viva en Estados Unidos siempre está el recuerdo de ese juguete de la infancia que los reyes concedieron o, incluso, de la ausencia de ellos, pero que siempre formó parte de la ilusión de quedarse despierto hasta ver amanecer, para tratar de ver llegar a esos Tres Reyes Magos, y ser los primeros del barrio en jugar con los regalos.

Ahora los tiempos han cambiado. En México por ejemplo, un Santa Claus regordete parece estar ganando terreno a Los Reyes, pero en el centro de la ciudad, siempre se reúnen Melchor, Gaspar y Baltasar para recibir las peticiones y tomarse una foto con los pequeñitos que los van a visitar en la víspera de su llegada.

Para ello, Los Tres Reyes Magos han tenido que echar mano de otros personajes invitados para conseguir "audiencia". Si no es Bart Simpson o Pokemon, recurren a los personajes como Barney, los de la película Ice Age o Mickey Mouse.

Ahora los niños no piden un carrito de bomberos, ni la bicicleta, ni la muñeca que come y llora. Los niños de hoy piden un teléfono celular, el RockBand o una computadora.

publicidad

Y dando importancia al fondo de la tradición, la llegada de esos Tres Reyes Magos, siempre culmina con la reunión familiar, para aquellos que puedan conseguir o hacer una Rosca de Reyes, por una noche el 6 de enero, se convierte en la cena perfecta de amigos y parientes, de una tradición que no se ha perdido entre los hispanos y que nos une a los recuerdos de la tierra que nos vio nacer.

Al final, en el rostro de cualquier adulto siempre dibujará una sonrisa saber que los encargados del correo descubren cartas con destino a las estrellas o cuando en el cielo veamos globos perdidos, porque seguramente entre sus hilos, llevan una carta escrita por un niño.

OPINA: ¿Cuál fue el mejor regalo que te trajeron Los Reyes?

publicidad
publicidad
Ya que su esposa y sus hijos no pudieron estar con él, Alan Tacher organizó en México su propia fiesta de cumpleaños con su madre y hermanos. Revive el festejo completo por sus 46 años.
Nuestro querido Alan está de cumpleaños, y qué mejor manera de celebrarlo que en compañía de su madre. Mira todas las fotos que Doña Mireya nos mostró del baúl de los recuerdos.
Con el cariño y honestidad que la caracteriza, Karla le envió estas bellas palabras a su gran amigo Alan, hasta su celebración de cumpleaños en la Ciudad de México.
Mark y Erik, hermanos de nuestro Alan, aprovecharon que nuestras cámaras captaban el festejo del cumpleañero para revelar algunos secretitos de cuando los tres eran niños.
publicidad