publicidad
Giselle Blondet, presentadora de Nuestra Belleza Latina.

Giselle te ayuda a controlar tus gastos

Giselle te ayuda a controlar tus gastos

La presentadora de Nuestra Belleza Latina aconseja a los hispanos cómo controlar su gasto estas Navidades.

Giselle Blondet, presentadora de Nuestra Belleza Latina.
Giselle Blondet, presentadora de Nuestra Belleza Latina.

"Esta época navideña es la más estresante para los hispanos porque compramos y no tenemos en consideración nuestro dinero", dijo Blondet.La presentadora de Nuestra Belleza Latina es la portavoz de una campaña en español de Bank of America que trata de dar consejos a los hispanos para que tomen conciencia de la importancia de controlar su situación financiera.Según una encuesta reciente de esta entidad bancaria, los hispanos gastan por persona una media de $1,256 en sus compras navideñas frente a los $806 del resto de la población de EU.Después, meses de deudasAl comenzar el año nuevo, más de la mitad de los latinos (54 por ciento) han contraído deudas que superan los $500 y un 36 por ciento tardan un año en un año y un mes en pagarlas."Muchos guardan su dinero en efectivo, pero por seguridad es mejor tener una cuenta de cheques, con efectivo hay más riesgo a perder, a robos o a gastarlo más rápido", afirmó Blondet.La puertorriqueña también aconsejó a los hispanos hacer un presupuesto antes de salir de compras para tener claro el dinero del que disponen y lo que pueden gastar.

publicidad
publicidad
Aureliano Salgado sorprendió a la presentadora en el último minuto del noticiero, pero quedó pendiente la mordida de la torta.
La compañía de vestidos de novia Alfred Angelo cerró sus puertas repentinamente, dejando a cientos de mujeres en la incertidumbre. Sin embargo, utilizando las redes sociales muchas mujeres se han solidarizado, para que brindar una solución a las que pronto van al altar.
Tras el cierre repentino de las tiendas, la compañía se disculpó con sus clientes e indicó que pueden ponerse en contacto para conocer el estado de sus órdenes. Muchas novias podrían recibir sus vestidos.
Sarah Cummins aprovechó el alquiler del salón y la comida, de unos 30,000 dólares, e invitó a 170 personas sin hogar.
publicidad