publicidad

Si lloras no hay sexo

Si lloras no hay sexo

Las lágrimas de las mujeres reducen el deseo sexual del hombre.

Las lágrimas de las mujeres podrían enviar señales químicas a los hombres reduciendo su excitación sexual, afirma un estudio realizado por investigadores israelíes.

Según este documento publicado el por el diario estadounidense en internet Science Express, científicos del Instituto Weizmann demostraron que hay componentes químicos presentes en las lágrimas femeninas que reducen la excitación sexual de los hombres cuando olfatean estas lágrimas.

Para realizar el estudio -hecho por Shani Gelstein y Yaara Yeshurun en el laboratorio de neurobiología del profesor Noam Sobel del instituto Weizmann en Rehovot Israel- se mostraron películas tristes a mujeres para que lloraran. Luego se les pidió a 24 hombres de 23 a 32 años divididos en dos grupos, olfatear a ciegas ya sea lágrimas o una solución salina, al tiempo que evaluaban los rostros de distintas mujeres a través de un ordenador.

Enseguida se invirtieron los grupos. Y se concluyó que cuando un hombre sentía las lágrimas femeninas, éste no sentía particular empatía frente a los rostros de las mujeres que se le mostraban. Les veían menos sex-appeal.

También se le mostraron películas emotivas a los hombres, quienes debían calificar su estado de ánimo, al tiempo que sus reacciones fisiológicas (temperatura, latidos del corazón) eran registradas.

publicidad

Una vez más, la reacción de los hombres que habían sentido las lágrimas de las mujeres no era más emotiva frente a los filmes que la reacción de los hombres que habían olfateado una solución salina. Pero los signos de excitación sexual eran mínimos. Las pruebas mostraron "una seria disminución en el nivel de la testosterona", una hormona relacionada con el deseo sexual, concluye el estudio.

publicidad
publicidad
Aureliano Salgado sorprendió a la presentadora en el último minuto del noticiero, pero quedó pendiente la mordida de la torta.
La compañía de vestidos de novia Alfred Angelo cerró sus puertas repentinamente, dejando a cientos de mujeres en la incertidumbre. Sin embargo, utilizando las redes sociales muchas mujeres se han solidarizado, para que brindar una solución a las que pronto van al altar.
Tras el cierre repentino de las tiendas, la compañía se disculpó con sus clientes e indicó que pueden ponerse en contacto para conocer el estado de sus órdenes. Muchas novias podrían recibir sus vestidos.
Sarah Cummins aprovechó el alquiler del salón y la comida, de unos 30,000 dólares, e invitó a 170 personas sin hogar.
publicidad