publicidad

La religión es lo principal para la Navidad en Honduras

La religión es lo principal para la Navidad en Honduras

Los hondureños aún celebran la Navidad de una manera muy religiosa y en familia. Además el Niño Dios es parte fundamental de éste festejo.

Para la cena de Navidad los hondureños siguen aún conservando la tradición de siempre, una fiesta muy religiosa y de convivencia familiar.

Los principales platillos son pavo o pollo relleno al horno, pierna de cerdo al horno o los tradicionales, nacatamales, elaborados a base de maíz y rellenos de carne de cerdo o de pollo y otros ingredientes que le dan un sabor especial.

Y como postre, las torrejas, hechas con pan de yema de huevo, fritas en aceite y luego se echan en un almíbar de azúcar afinada. Además nunca falta el tradicional rompopo, hecho a base de aguardiente, leche y huevos. También se sirve el ponche.

Posterior a la cena, todos se acercan al árbol para destapar los regalos.

En la madrugada del 25 de diciembre alguien toma al niño Dios del pesebre y después se difunde en las comunidades el rumor de que el Niño Jesús ha desaparecido del nacimiento de la casa de algún vecino. Y entonces, durante las noches que siguen, del 26 al 30 de diciembre, se procede a la búsqueda del Niño Jesús en todo el vecindario, hasta que es encontrado, y en esa casa donde se encontró se realiza una reunión similar a la de las posadas.

publicidad
publicidad
Aureliano Salgado sorprendió a la presentadora en el último minuto del noticiero, pero quedó pendiente la mordida de la torta.
La compañía de vestidos de novia Alfred Angelo cerró sus puertas repentinamente, dejando a cientos de mujeres en la incertidumbre. Sin embargo, utilizando las redes sociales muchas mujeres se han solidarizado, para que brindar una solución a las que pronto van al altar.
Tras el cierre repentino de las tiendas, la compañía se disculpó con sus clientes e indicó que pueden ponerse en contacto para conocer el estado de sus órdenes. Muchas novias podrían recibir sus vestidos.
Sarah Cummins aprovechó el alquiler del salón y la comida, de unos 30,000 dólares, e invitó a 170 personas sin hogar.
publicidad