publicidad
Karla Martinez y su familia

Familias con orgullo hispano

Familias con orgullo hispano

Nosotros podemos lograr que nuestros hijos se sientan orgullosos de quienes son de sus raíces y tradiciones.

Karla Martinez y su familia
Karla Martinez y su familia

Hola amigas, esta por terminar el mes de la hispanidad. Y me parece que deberíamos cerrarlo con broche de oro, hablando de esas maravillosas tradiciones que cargamos a donde quiera que vamos. Nosotras las mujeres somos las encargadas de mantener pero sobre todo trasmitir esas tradiciones de generación a generación.

Bajo dos culturas

Lograr que nuestros hijos asimilen y se adapten a una cultura nueva sin perder su origen es un reto enorme. ¡Pero se puede lograr! Y si lo logramos estaremos por encima de los demás, imagínense: dos idiomas, dos culturas, dos formas distintas de pensar. ¡Qué maravilla!   

       

Nosotros podemos lograr que nuestros hijos tengan mejores oportunidades de trabajo y de crecimiento personal. En nosotros esta hacer que se sientan orgullosos de quienes son y de lo que sus padres han tenido que pasar para darles un futuro mejor.

publicidad

Por ejemplo en mi casa solo se habla español, de esta manera mis hijas han aprendido a diferenciar que en la escuela es inglés y en casa español.  Por supuesto hay momentos en que me tiran palabras en inglés, eso es normal.

Los expertos y los maestros dicen que te mantengas firme en lo estipulado, no le respondas en inglés, contéstale en español y dile que no le entiendes. De esta manera estas forzando al niño a hablarte en tu idioma.

Créeme que en un futuro te lo van a agradecer. Cuando estén llenando una solicitud de trabajo y puedan dares el lujo de escribir que son bilingües.

Otra herramienta es la lectura, puedes sentarte a leerle cuentos y contarle esas historias que tu mami o tu abuela te decían. Descríbeles como era tu ciudad, tu país, la gente, etc. Ellos se van a fascinar.

Algo que a mi me ha ayudado mucho a fomentarles el amor por su cultura es la música, me encanta catar junto con ellas, canciones como “cielito lindo” “la cucaracha”, “el chorrito”  y por supuesto canciones con mariachi, esto me ha funcionado tanto al grado de que cada vez que escuchan o ven un mariachi, gritan “Ajua!”. Es divertidísimo.

Y no nos podemos olvidar de la comida. Esa es una de las herencias mas maravillosas que nos han heredado nuestras madres y abuelas. No hay nada como un buen mole de Mexico, un mofongo de Puerto Rico, un arroz moro de Cuba, un sancocho de Colombia, una arepita de Venezuela, una baleada de Honduras, un ceviche de Perú,  y puedo seguir.

publicidad

Nuestras culturas son hermosas y llenas de tradiciones que debemos fomentar. Las invito a que esta semana  compartamos en familia  y con una amiga un receta  acompañada de una historia de nuestros países. ¡Me encantaría escuchar la tuya!

Besitos,

Karla

publicidad
publicidad
Graco Ramírez se defiende de las acusaciones de decenas de jóvenes de Zacatepec, zona afectada por el sismo, y del obispo de Cuernavaca, Ramón Castro, sobre los presuntos malos manejos de los suministros para la población perjudicada por el movimiento del pasado 19 de septiembre.
A la estructura de la institución educativa en la que fallecieron 19 niños y 7 adultos a causa de su colapso durante el terremoto de México se le hicieron modificaciones para construir un apartamento en el que, según vecinos, vivía la directora. Univision Investiga conoció que la escuela fue investigada por la Delegación Tlalpan y hubo dos suspensiones de obra, en 2010 y 2014.
El menor estuvo 12 horas atrapado en el Colegio Rébsamen junto a sus dos hermanos hasta que equipos de rescate lograron sacarlo con vida. Los pesados escombros que permanecieron sobre sus piernas le causaron un fuerte daño. A pesar de su estado, parte de su sueño se cumplió: su ídolo Lionel Messi le envió un mensaje, al igual que Luis Suárez y Christian Stuani.
Los menores, la niña de 6 y el niño de 11 años, le pidieron ese día a su mamá que no los enviara a la escuela para dormir otro rato en el apartamento ubicado al sur de Ciudad de México. La construcción donde residían colapsó, mientras que la institución educativa a la que asistían quedó intacta.
publicidad