publicidad
.

Polémica en la moda de Londres y Roma logo-noticias.6bcb5218ff723b30f6c2...

Polémica en la moda de Londres y Roma

Polémica en la moda de Londres y Roma

Algunos países han optado por cuidar la salud de sus modelos vigilando que no padezcan anorexia, otros como Londres y Roma, lo ignoran.

En un comunicado hecho público por el Consejo Británico de la Moda (BFC, siglas en inglés), la organización de la pasarela londinense "reconoce su responsabilidad" en la lucha contra la anorexia.Por esta razón, pide a los diseñadores y las agencias de modelos que "respeten esta responsabilidad y escojan sólo a modelos con cuerpos saludables para presentar sus colecciones".Aunque la BFC, organismo financiado por los patrocinadores de la industria de la moda del Reino Unido, también recomienda que las modelos tengan más de 16 años, no vetará ni a las modelos más jóvenes ni a las extremadamente delgadas."Creemos que una regulación en este sentido no es ni deseable ni viable", sostiene la BFC, por lo que la Semana de la Moda de Londres no seguirá el ejemplo de la Pasarela Cibeles de Madrid, que en su última edición decidió exigir un índice mínimo de 18 de masa corporal a sus modelos.El organismo británico, que incluye entre sus patrocinadores a los grupos M&S, New Look, Next, Tesco o Miss Selfridge, ha comunicado así su decisión de que no haya ningún tipo de exigencias de peso ni de medidas que las modelos deban cumplir.Todo esto, en torno a poder desfilar en la próxima edición de la "London Fashion Week", en la que quince nuevos valores de la moda británica mostrarán sus creaciones.A las medidas tomadas por la pasarela española se sumó también la Semana de la Moda de Milán, que la semana pasada cerró su primera edición sin modelos demasiado delgadas o menores de 16 años.El pasado diciembre, representantes de la moda italiana y el Ayuntamiento de la capital lombarda firmaron un nuevo código de autorregulación para prevenir el desfile en su pasarela de modelos con aspecto anoréxico, un compromiso por los cuerpos saludables que, por el momento, Londres no firmará.

publicidad

El manifiesto de autorregulación de la moda italiana contra la anorexia ha suscitado una polémica entre los modistas y las agencias de modelos que participarán en la pasarela "Alta moda. Alta Roma" desde el próximo sábado.El documento, suscrito el pasado 16 de diciembre por el ministerio italiano de la Juventud, la cámara nacional de la moda y los organizadores de la pasarela romana, comprometía a sus firmantes a no contratar a modelos menores de 16 años ni con evidentes problemas dietéticos.Mientras hace unos días la ministra de la Juventud, Giovanna Melandri, esperaba de los estilistas "las primeras señales de adhesión" al manifiesto, el diseñador Fausto Sarli ya lo desafía al elegir a una modelo china de 1,8 metros de estatura y talla 38 para abrir su desfile en la primera jornada de la pasarela romana.En declaraciones a los medios locales, Sarli defiende su decisión al declarar que "las maniquíes pertenecen a un circuito internacional que las quiere rectas y delgadas; por tanto, o las reglas se cambian para todos o se quedan sólo sobre el papel".Sarli también respondió a Melandri al mencionar que la de Roma es una pasarela de alta costura y le aconseja dirigirse a la semana de moda pret-á-porter de Milán, ya que "es allí donde desfilan los vestidos destinados al mercado".Otro de los focos de la polémica está en quién es el responsable de vigilar la salud de las modelos contratadas, a las que se según recomienda el manifiesto, tendría que haber pedido un certificado médico.La responsable de la agencia de modelos Zoe, Francesca Ambrosetti afirma en unas declaraciones publicadas por el diario La Repubblica que "ni siquiera" ha pensado en pedir tal certificado a sus modelos.Ambrosetti añade que "no ha cambiado nada", ya que "de las veinte chicas confirmadas hasta ahora, trece ya desfilaron el año pasado. Significa que han sido elegidas con los mismos criterios de siempre".

publicidad


publicidad
publicidad
Inculcarles a nuestros hijos el amor por la lectura desde que son pequeños hará que no sólo sean más inteligentes, sino que también les brindará herramientas para afrontar su brillante futuro.
Hoy conocimos a Daliyah, quien se acaba de hacer famosa por haber leído más de 1000 libros a su corta edad de 4 años. Su papá Miguel nos contó cómo comenzó el amor de su hija por la lectura.
El médico forense determinó que la causa de la muerte, ocurrida la semana pasada, fue un golpe en la cabeza. La niña estuvo varios días en estado crítico, y murió por la gravedad de su condición. El caso sigue en investigación.
El perro, de raza pastor alemán, presuntamente atacó al infante mientras dormía. Los padres del pequeño solo notaron el infortunado hecho a la mañana siguiente.
publicidad