publicidad

Mi suegra, mi enemiga

Mi suegra, mi enemiga

Nueras y suegras muchas veces se critican mutuamente creando relaciones conflictivas. ¿Cómo buscar el equilibrio?

Por María Rosa Rivero

¿Celos, competencia, feroces rivales o amigas por siempre? Siempre hubo polémica y muchos mitos sobre este tema. Como todo  mito tiene algo de verdad. Lo cierto es que ambas aman al mismo hombre aunque de manera diferente. A veces tienden a sumar y otras la lucha es feroz.

¿Cómo evitar esta situación? La idea es que la madre debe entender desde que el hijo es pequeño que otra mujer será su compañera y él elegirá la quien quiera y no la que prefiera su mamá.

En cuanto a la nuera también deberá aceptar que este hombre vino con una historia, una familia y es parte de él.

¿Dónde poner el límite?

Las nueras se quejan porque la suegra se entromete en todo y las suegras critican a las nueras porque no hacen nada bien.

Si bien las  malas relaciones no se dan siempre, son muy frecuentes y tanto una como otra se celan y en alguna forma compiten. Lo ideal es aprender  que cada una tiene un lugar en la vida de ese varón y que se deben como mínimo respeto. Pero esto no es siempre fácil de lograr.

¿Qué hacer?

Para las madres es importante tener en cuenta: Que los hijos son adultos y  tiene vida y familia propia. Que debe esperar a que ellos le pidan ayuda u opinión sobre algo. Si ellos pelean, no  tomar partido, alejarse. No intentar imponer una manera de cocinar, de criar niños, ni de nada. No estar todo el tiempo con ellos. No dar consejos ni ofenderse por situaciones que pueden  solucionarse sin enojo.

publicidad

Hasta acá se ve  el tema como siempre se ha visto y se piensa en la suegra mala y entrometida pero ¿que tal las nueras? ¿Siempre son ángeles? ¿Nunca estimulan esta competencia? ¿Jamás intentan alejar al hijo y a los nietos de la “otra mujer “amada por ellos?

A reflexionar cuántos casos se conocen de nueras  que compiten ferozmente y a veces “ganan” impidiendo el vínculo entre su  pareja y su madre y entre sus hijos y su abuela.

Para esas nueras se sugiere:

Mantener los problemas con la suegra lejos de los niños: es la abuela. Hablar con el esposo sobre lo que molesta pero ser cuidadosa: es su madre. Es mejor que él no intervenga  y las cosas se hablen entre mujeres. Es positivo intentar pedirle un consejo o salir con ella cada tanto. Convivir no es lo indicado. Así como no se admite que la suegra intervenga, tampoco es aconsejable entrometerse en su vida ni en  el manejo de su casa, ni criticarla ante su marido y los chicos. Hay que intentar un cambio en esta lucha de mujeres contra mujeres y en tanto el hijo-esposo por un lado es el  mimado  y por otro el trofeo que sufre la competencia entre ambas.

 

publicidad
publicidad
En lugar de llamar una ambulancia cuando iba a dar a luz, la mujer pidió un servicio de Uber. El parto no dio espera, y tuvo al bebé dentro del vehículo. El recorrido costó 17 dólares, y la mujer recibió un crédito de 220 dólares más una camiseta para el niño. La historia recorre las redes sociales.
En San Antonio cada día 100 perros son levantados de las calles y llevados a una perrera municipal, por lo que organizaciones promueven los hogares temporales para aquellos animales a punto de ser sacrificados por sobrecupo en los albergues.
La abogada Vanessa Vásquez y la psicoterapeuta Julieta Araujo platicaron en Despierta América de cómo las leyes manejan este tipo de situaciones y del daño que pueden sufrir los niños al escuchar comentarios negativos de sus padres.
El hombre fue asesinado junto a otro compañero cuando solo llevaba tres meses de casado, pero la mujer pudo tener a su hija dos años después utilizando esperma congelada.
publicidad