publicidad

Mi pareja, mi ex y yo...

Mi pareja, mi ex y yo...

Que un matrimonio termine no asombra, que aún vivan juntos suele ser raro...pero vivir con la actual pareja y con el ex ¡es complicado!

Por María Rosa Rivero

Que un matrimonio termine no asombra, que haya armonía aún cuando no haya amor, tampoco,  que vivan juntos sin seguir siendo pareja  a veces por razones económicas, no es lo ideal pero a veces no hay opción por un tiempo...pero vivir con la actual pareja y con el ex... ¡es complicado!

Hay situaciones como deudas en común o la imposibilidad de encontrar o mantener otra casa que hacen que una pareja conviva un tiempo con su ex y los hijos  hasta encontrar solución a los problemas. Hay casos en los que una nueva pareja aparece y  ya sea por los chicos o por la rutina diaria, el actual con el ex se conocen y hasta establecen un buen diálogo.

Pero hay  quienes forman una nueva pareja y comparten vivienda con el ex.

En ocasiones por ahorrar, en otras porque se supone que los hijos se benefician con un trato armonioso entre todos, pero la pregunta es ¿cuánto hay de realidad y  cuanto de fantasía en esta propuesta? ¿Es bueno para los hijos vivir algo irreal? ¿No hay una idea de seguir de alguna manera con el ex aún teniendo su compañía o su amistad?  ¿Y en ellos no hay cierta comodidad en sostener una situación sin exigir decisiones?

Hay alguien que no decide, alguien que no busca soluciones y alguien que acompaña...

Todo parece un mecanismo destinado a  que ninguno de los tres  tome una decisión. Si la vacilación es por aspectos económicos, parece  una excusa para no definir otros asuntos como separarse del todo o no separarse.

publicidad

Si está el deseo, está la posibilidad, pero ¿cuál es el deseo? No parece ser una nueva vida.

En cuanto a la mujer parece que al estar con ambos ninguno cumple el rol completo, ni de actual pareja ni de expareja.  Si se supone que esto conformar a los tres y sería problema de ellos pero si hay hijos, ¿sería este un modelo adecuado para ellos?

Si la pareja se elige y se elige formar una familia y separarse y formar otra, seguir en una convivencia  parece una forma de no iniciar algo nuevo, sino arrastrar todo lo anterior. Si se decide cortar un proyecto de pareja y separarse por más que sea en buenos términos, es difícil sostener una vida en común con una nueva pareja y sería bueno  intentar todo de nuevo.

Es importante analizar por qué no puede dejarse esa casa y  pensar más en sentimientos que es situaciones, qué necesidades hay que hacen que sea bueno quedarse todos juntos. Si se justifica con los hijos sería apropiado pensar que  hay que enseñarles modelos claros y honesto, con roles definidos y una situación de convivencia de actual pareja y ex pareja no es lo ideal para darles esa formación.

Ellos deben ver padres adultos que resuelven situaciones y pueden terminar un vínculo e iniciar otro, aunque se sostenga una  buena relación con el ex de respeto y de afecto. Eso es crecer, aunque a veces duela.

publicidad
publicidad
Al parecer, murieron sofocados por el intenso calor que sobrepasó los 90 grados. Los niños fueron encontrados al oeste de la ciudad de Weatherford. Uno de 16 meses y otro de 2 años fueron hallados sin vida por su madre. La oficina del alguacil del condado Parker informó que la mujer los encontró inconscientes luego de haber estado expuestos a temperaturas sofocantes.
Las dos menores demostraron su precisión y dominio logrando vencer a decenas de niños. Una de ellas representará al estado en Washington durante la gran final del reconocido concurso.
El Memorial Weekend marca el comienzo extraoficial del verano, pero según la Asociación Americana de Automóviles, el número de accidentes automovilísticos de personas entre 16 y 19 años de edad aumenta un 16% en el periodo que comienza este fin de semana. Las autoridades entregaron estas recomendaciones a seguir para evitar este tipo de catástrofes en los jóvenes.
El juego ha tomado fuerza en varios países, y consiste en que mientras uno de ellos recita el abecedario otro le va haciendo daño en la piel. La práctica deja heridas severas y quemaduras en las zonas del cuerpo afectadas.
publicidad