publicidad

¡Los niños no quieren ir a la escuela!

¡Los niños no quieren ir a la escuela!

Karla Martínez le preguntó a los expertos qué hacer cuando los hijos ponen pretextos para no asistir a la escuela.

Primero es importante que aprendamos a reconocer cuándo estas excusas son verdaderas. Por ejemplo si el niño dice que se siente mal exactamente a la misma hora todas las mañanas y nunca lo hace durante las vacaciones o fines de semana, lo más probable es que esté inventando algo para que quedarse en casa. Lo mejor en estos casos es revisar que no tenga temperatura o algún tipo de malestar para asegurarnos que todo esta bien.Ahora bien, es importante mantener una comunicación abierta con tus hijos, los niños pueden tener muchas y verdaderas razones para no querer ir a la escuela, por ejemplo una enfermedad, una discapacidad, depresión, miedo a algún compañero, o miedo a sus mismos maestros. Por eso es conveniente que les preguntes la razones que tienen para no ir a la escuela, escúchalo sin ignorar sus sentimientos , pero sobre todo sin juzgarlos. Tu hijo podría estar siendo víctima de violencia en su escuela. Los consejeros escolares recomiendan que hables con los directivos de la escuela para exponerles tu caso. Juntos pueden decidir que es lo mejor para el niño. Recuerda que la escuela debe ser una experiencia placentera y de aprendizaje para los niños. Y nosotros como padres jugamos un papel importantísimo. Involúcrate en sus actividades, en sus proyectos y sobre todo felicítalo por sus logros. No hay mejor estímulo para un niño que el reconocimiento de sus padres. ¡Acuérdate que lo único que buscan es agradarte! Besitos y feliz año escolar para sus hijosKarla

publicidad


publicidad
publicidad
Una iniciativa educativa en Chicago podría tener la ayuda que usted necesita. Sofía Méndez del grupo Latinos Progresando, y Nury Ortega, una madre de familia hispana que ya se ha beneficiado con este programa nos cuentan más sobre el tema.
De acuerdo con la campaña 'We Belong Together', en los Estados Unidos, residen más de 20 millones de mujeres y niñas inmigrantes de las cuales aproximadamente 5 millones son indocumentadas. Expertos explican por qué este grupo es el más impactado.
Un exitoso programa de la Universidad de Illinois en Chicago está ayudando a cambiar la vida de muchos niños. Existen promotoras que funcionan como trabajadoras de salud comunitaria cuyos servicios pueden ayudar a educar a padres.
Secuestro
Beatriz Huerta, cuyo hijo podría encontrarse en México, aseguró que nada justifica que el menor haya sido alejado de sus brazos. Ella pide que se castigue a su expareja, quien ha sido acusado de este rapto.
publicidad