publicidad

Dormir poco sí engorda

Dormir poco sí engorda

Un estudio revela que dormir poco influye directamente en el aumento de peso y en enfermedades del corazón.

"Hemos demostrado que una reducción del sueño disminuye la segregación de la hormona leptina, -limitadora del apetito-, y aumenta la de la grelina, -inductora de la sensación de hambre-", afirma la doctora en neurociencia del IFN Karine Spiegel en el informe.Así, las personas que no duermen bien sufren un aumento del apetito evaluado en un 24 por ciento, especialmente de alimentos ricos en grasa y azúcares.Spiegel destaca que, debido al estado de cansancio, estos pacientes disminuyen significativamente su nivel de actividad física, con lo que su gasto energético es casi nulo, y desequilibran su balanza energética ya que cuentan con más horas disponibles para comer.Un 45 por ciento de las personas de entre 25 y 45 años asegura no dormir lo suficiente y un 17 acumula sueño crónico, según un estudio publicado el pasado marzo por el Instituto Nacional de Prevención y Educación para la Salud en Francia.Esta carencia de sueño desencadena "verdaderas epidemias de obesidad", e incluso -a falta de estudios que lo verifiquen-, enfermedades metabólicas como la diabetes, según la especialista en neurociencias.Por eso cree "pertinente" añadir en las prescripciones de régimen para los pacientes obesos consejos de comportamiento relativos al sueño.El profesor de psicología del IFN Patrick Lévy asegura que la obesidad está en directa relación con el síndrome de apnea obstructora del sueño, caracterizada por los repetidos paros de respiración en el sueño.Este síndrome está provocado por la acumulación de grasa en la zona del cuello que impide el correcto paso del aire por la faringe hacia los pulmones.En este sentido, Lévy señala que se observa en los obesos una "resistencia a la leptina", todavía más marcada en el caso de los pacientes con apnea, lo que explicaría el riesgo de estas personas a padecer enfermedades cardiovasculares.

publicidad


publicidad
publicidad
Lourdes Jiménez, representante de la organización, explica que el programa va dirigido a niños y jóvenes en riesgo de abandonar la escuela por diferentes causas. Hacen énfasis en los problemas sociales o de salud que puedan estar pasando los estudiantes.
Expertos están descubriendo casos de peligrosa depresión y otros problemas en niños de entre 11 a 16 años por adicción a teléfonos celulares y tabletas. Advierten a padres la importancia de trazar límites en las actividades de los niños para evitar actos graves en sus comportamientos; como ser más antisocial, agresión, vida sedentaria y problemas en sus horas de sueño.
Alberto Carvalho, superintendente de las Escuelas Públicas del Condado de Miami-Dade, presentó a los miembros de la Junta los proyectos en los que se invirtieron 180 millones de dólares de fondos privados. Estos se enfocan en áreas como ciencia, ingeniería y robótica y estarán disponibles para los estudiantes a partir de este lunes 21 de agosto. El funcionario también dio un parte de tranquilidad para las familias inmigrantes que forman parte del Distrito Escolar.
Aunque parecen saludables, los alimentos que ofrecen en algunas escuelas no son las más adecuados, por eso se recomienda a los padres de familia incorporar frutas y verduras en las comidas que regularmente se sirven en casa, ya que esto ayuda a incentivar la concentración de los pequeños.
publicidad