publicidad

Cuando las sábanas provocan peleas...

Cuando las sábanas provocan peleas...

La historia es típica: él no la deja dormir a ella porque se mueve toda la noche y le quita las sábanas y las cobijas. Todo tiene solución.

Compartir una cama no significa que tengan que usar las mismas sábanas, cobertores o comforters.

De hecho la solución más simple es comprar una base king size, y dos colchones single, y de esta manera se pueden usar juegos de sábanas y cobertores single, del mismo diseño, y así cada quien tiene lo suyo y puede dormir en paz.

Sin embargo, para los que piensan que esta forma de tender la cama luce mal en la recámara y que incluso podría parecer ante los hijos o a la ayuda doméstica -aunque el comforter king size lo disimule-, como un signo de distanciamiento entre la pareja, hay otras opciones.

Por ejemplo, recientemente una compañía creó un juego de cama que sólo está dividido a la mitad, pero que está unido hacia el final, de tal forma que cuando se tiende, pasa desapercibido ante la mirada.

Y además de contar con sábanas separadas, facilita el que cada persona tiene su propio comforter, por lo que no hay necesidad de usar cobertores aparte.

"Desde pelearse por la sábana, las diferencias de temperaturas, hasta los problemas de camas ajustables o incluso de dormir con mascotas, estos juegos de cama son una sencilla solución", dice Kevin Robke, fundador de DoubleUps for Beds, la compañía detrás de estos juegos de cama.

De acuerdo a la fundación The Sleep, 73 por ciento de todas las parejas tienen 'competencias' que interrumpen su ciclo de sueño.

publicidad

"Hay parejas compatibles en todos los aspectos, menos a la hora de dormir, y esto puede conducir a problemas mayores. Afortunadamente, estas diferencias se pueden solucionar con un simple cambio en los juegos de sábanas y comforters para cama".

Claro que si el problema, además del arrebato de cobertores, es que uno de los dos ronca... esa es otra historia.

publicidad
publicidad
Detectives de la policía de Miami-Dade informaron que una mujer, de 29 años de edad, se habría quitado la vida después de balear a sus hijos, una infanta de 8 y un bebé de 1. El padre de los menores llegó a la residencia en Homestead hacia el mediodía de este viernes y al parecer encontró los cuerpos.
Informes preliminares de las autoridades indican que la madre, de 29 años de edad, al parecer acabó con las vidas de su hija y de su bebé en una residencia de Homestead, ciudad en el Condado de Miami-Dade. El padre de los menores, quien estaría divorciado de la supuesta responsable, descubrió la escena. Una maestra llegó a la residencia de la familia después de que de la infanta no asistió a la escuela.
María Antonieta Collins recorrió la institución educativa donde murieron al menos 21 niños y 4 adultos a causa del colapso estructural causado por el sismo. En el lugar también hay presencia de miembros del Ejército y la Marina.
Este martes fue el primer día de trabajo de la perrita, que ayudará a llevarles cariño y motivación a los niños que se recuperan de distintas enfermedades en el Methodist Hospital. Así desempeña su labor.
publicidad