publicidad

¡Basta de comida basura!

¡Basta de comida basura!

Diez consejos infalibles para que tu hijo incorpore nuevos y saludables hábitos a la hora de la comida

Preparar  la comida para nuestros hijos requiere de tiempo y dedicación. Todos los días, la pirámide alimenticia hace eco en nuestras mentes de madres responsables y siguiendo sus directivas intentamos organizar desayunos, loncheras, cenas y hasta snacks.  Conscientes de la importancia de una buena dieta para la salud de nuestros niños, muchas veces concedemos más minutos de los que disponemos para batir huevos, hervir guisantes o pelar vegetales. Aunque, desafortunadamente, a cambio del nutritivo plato solemos recibir un desesperante “esto no me gusta”.

Ante este panorama, lo importante es no bajar los brazos. Debemos tener en claro que la buena alimentación de nuestros hijos no puede ser una batalla perdida. Menos aún si consideramos que, según el Centers for Disease Control and Prevention,  en las últimas tres décadas se ha triplicado el número de niños con problemas de sobrepeso u obesidad; que el 40 % de los menores hispanos y afroamericanos tiene problemas de peso y que si no hacemos algo al respecto, un tercio de todos los niños nacidos después del año 2000 sufrirá enfermedades crónicas relacionadas con la mala alimentación, como problemas cardíacos, cáncer o asma.

publicidad

Pero cómo hacer para incorporar nuevos y saludables hábitos alimenticios. Cómo ganar la competencia a esas tentadoras publicidades televisivas con sus interminables ofertas de productos repletos de azúcares, preservativos y colorantes artificiales.  Al respecto, los expertos dan 10 consejos infalibles para lograr el éxito:

1. Comienza por "NO" comprar comida “basura”.  Evita comprar comida “basura”, de esta manera tu pequeño no caerá en la tentación. Cuando tenga edad para entender, sé clara con él y explícale que el contenido de esos paquetes no es bueno para su cerebro ni para su cuerpo. En su lugar ofrécele alternativas saludables, como por ejemplo, reemplaza los cereales con azúcar por cereales endulzados con miel o con jugos de frutas.

2. No utilices la comida “basura” como recompensa. Cuando estés incorporando comida sana en la dieta de tu hijo, no recurras a los sobornos: “Si te comes todo el pescado, podrás comer unos caramelos” o tu niño se acostumbrará a este tipo de recompensas. Por otra parte, no es bueno que tu niño asocie la comida “basura” con un premio.

3. Involucra a tu niño en la preparación de los alimentos. Haz que el niño participe en las cuestiones culinarias como lavar frutas, mezclar ingredientes o poner la mesa. “Llévalo contigo al supermercado, muéstrale los bonitos colores y los olores de las frutas naturales. Inclusive, no necesitas un espacio muy grande para sembrar unas semillas en tu propio jardín. Deja que tu niño viva el milagro de los alimentos vivos participando en su crecimiento”, recomienda Sally Kravich, especialista en nutrición holística.

publicidad

4. Fija un horario y procura cumplirlo. Organiza un horario para las comidas y utiliza ese tiempo para  servir comida sana y nutritiva para tu hijo. “No le des comida para entretenerlo, como las galleticas con forma de pescado o los cereales de colores, estos alimentos son pobres en nutrientes, llenan su estómago con carbohidratos y azúcares y lo acostumbran a estar siempre masticando”, agrega Kravich.

 5. Sirve los alimentos en orden de prioridades. Es más fácil que coman un plato de verduras si están con hambre, que si tienen el estómago lleno. Siempre comienza con las frutas y los vegetales "vitaminas y minerales-. Una vez que hayan comido los alimentos “vivos”, puedes seguir con las carnes, los pescados  y los huevos - proteínas -, por último con los panes, las pastas, el arroz y las papas -carbohidratos -.

6. Haz que tu niño se siente frente a una mesa para comer. El momento de la comida debe tener su espacio frente a una mesa bien servida. Esta es una buena manera de controlar los tamaños de las porciones y de tomar conciencia real de la saciedad.

7. Frutas y vegetales, sólo una cuestión de imagen. Presenta los alimentos sanos en forma atractiva o diferente y harás que tus hijos coman bien. “Prepara batidos, corta los vegetales en formas divertidas, agrega dips de yogurt o de mantequilla de maní,  congela uvas y frambuesas para usar como caramelos o haz caritas con frutas en los panqueques”, sugiere Mark Spielmann, pediatra dietista, director de nutrición de La Rabida Children’s Hospital en Chicago.

publicidad

8. Toma los “NO” como temporarios. “Puede llevarte hasta 15 intentos frustrados antes de que tu hijo se familiarice con un nuevo sabor y lo acepte”, explica Spielmann. Por otra parte, cuando se trata de alimentar a los más pequeñitos, el decir “NO” a la comida es la manera que ellos tienen de declarar su independencia y de expresar sus incipientes deseos de elegir lo que quieren hacer, lo que no siempre significa que el menú no les guste.

9. Dale opciones a tu hijo, déjalo sentirse en control. Déjalo optar entre un par de alternativas saludables a la hora de la comida, que se sienta en control aunque el control lo tengas tú. Por ejemplo: “¿quieres las zanahorias crudas o cocidas?”, “¿prefieres la ensalada verde con o sin tomate?”.

10. Sé un modelo ha seguir. Como padres no sólo enseñamos con las palabras, sino también con las acciones. Haz lo que quieras que tus hijos hagan, recuerda que ellos te están observando.

Por último, si tu niño está teniendo problemas con su peso, haz planes junto a él para procurar una dieta más saludable para toda la familia, que no sienta que la dieta es sólo para él. “Intenta hacer de las comidas un momento agradable y evita hacer comentarios acerca de lo que come o deja de comer. Pero por sobre todo, déjale a tu hijo muy en claro que tú lo aceptas como es y que lo amas sin importar el tamaño de su cuerpo”, recomienda Stephanie Walsh, directora médica del Departamento de Bienestar Infantil del Children’s Healthcare of Atlanta.

publicidad

Siguiendo estos consejos podrás mejorar la alimentación de tu niño. Lo recomendable es que los implementes de a poco y que no te embarques en cambios radicales, difíciles de sostener para ti y para el niño y que conducirían a un fracaso. Habla con él del tema, explícale cuáles son los alimentos sanos y cuáles no e involúcralo en su dieta para que vaya aprendiendo a cuidarse por él mismo.

publicidad
publicidad
Las tres fueron halladas en un estacionamiento a la altura de la San Pedro Street. La menor de uno o dos meses de nacida murió, mientras que la madre y la hermana de 8 años estaban inconscientes. Estaban sin ropa y con una sustancia extraña en el cuerpo. La policía investiga.
Cada vez se ven más casos de niños que no pueden llevar una vida normal y tranquila por el miedo que les provoca que sus padres y familiares sean deportados. Por eso una especialista nos explica cómo debemos tratar este tema con ellos.
Psicóloga lanza un libro en el que enseña cómo podemos guiar a las niñas y adolescentes a ser líderes a través del sentido del humor. Argelia pide a las mamás alentar las iniciativas de las menores y no limitarlas.
Si quieres saber como quitar las manchas amarillas por el sudor en las camisas o blusas, aqui Lore nos cuenta en #EdicionDigitalDFW
publicidad