publicidad

Edwing D’Angelo se abrió su propio espacio en Nueva York

Edwing D’Angelo se abrió su propio espacio en Nueva York

Este diseñador colombiano empezó desde abajo y ahora la capital de la moda es suya.

Los diseños de Edwing D'Angelo

Por Honorina Cartagena

El mejor modelo, maniquí o vitrina que puede tener el diseñador colombiano Edwing D’Angelo es él mismo. Con frecuencia, cuando va por la calle o está en una reunión o fiesta, alguien le pregunta dónde compró la camisa, el pantalón o el saco que lleva puesto.

Así le pasó, por ejemplo, con Brandon Thurman. “Conocí a Edwing hace unos años en un bar y me llamó la atención la ropa que tenía: unos pantalones deportivos y una camisa estilo tuxedo, una combinación genial. Me gustó por diferente. Luego fui a un show suyo en la Semana de la Moda de Nueva York y le ordené algo. Ya tengo varias piezas de él porque me quedan perfectas, son originales y te hacen sentir seguro”, comenta este moreno alto, uno de los fieles clientes de D’Angelo.

Confeccionarse a sí mismo

Hacerse su propia ropa o ‘recrear’ la que compra fue, en parte, lo que "salvó" a este colombiano de 37 años de ser hoy un abogado aplicado. Estaba listo para entrar a la Brooklyn Law School, cuando su hermana menor le pidió que le diseñara el vestido para su Prom Dance. “ Busqué la tela, la corté al ojo y quedó divino, todas las amigas se lo admiraron. En ese momento decidí que no quería ser abogado sino diseñador”.

Pero como de algo tenía que vivir, siguió trabajando en oficinas de abogados, aunque coqueteaba con el mundo de la moda. “Un día acompañé a un amigo a una sesión de fotos de moda y llegué con unas camisas mías que había recogido de la lavandería. Al fotógrafo le gustaron y se las puso a los modelos para el editorial de moda que estaba haciendo”, explica.

Con esto se llenó aún más de motivos para retomar en serio ese camino que intuyó de niño, cuando en su Buenaventura natal, un puerto en la costa Pacífica colombiana, jugaba a vestir sus soldaditos de plástico con pétalos rojos de las cayenas y los papeles plateados de las cajetillas de cigarrillos de su abuela, María Antonia Carolis Ortiz. Ella fue la que se encargó de él mientras sus padres buscaban una mejor fortuna en Estados Unidos junto a sus hermanos mayores. Por eso su mamá Sara soñaba con que él se convirtiera en un profesional con un título "serio" y no lo apoyó inicialmente en su idea de ser diseñador de modas. 

Con sus ahorros compró un par de máquinas de coser y por la noche, luego del trabajo, diseñaba prendas que las costureras hacían al día siguiente mientras él ejercía de aprendiz de abogado. Así logró suficientes prendas y dinero para montar su primera tienda, pero la tragedia del 11 de septiembre de 2001 provocó que postergara un año su lanzamiento como diseñador.

Primero para mujeres, después para todos

Comenzó diseñando para mujeres, pero ante el éxito de sus atuendos, sus colecciones incluyen prendas para los dos. Le encanta diseñar vestidos de coctel para ellas y camisas para ellos. “Su estilo es exuberante, distinto, único. Hace las prendas para la forma de tu cuerpo y puedes estar segura de que nadie más lo va a tener”, comenta Eunice Townsend, otra fiel clienta. 


publicidad


Ese estilo es el que ha llamado la atención de celebridades como Tyra Banks, Vivica A. Fox, Lil’ Kim, Nelly, Sean Paul, Mo’Nique, Wendy Williams, Sessile López, entre otros, que han llevado sus diseños.

Con su originalidad y talento se ha hecho un campo en el mundo de la moda desde las tiendas que ha tenido en Harlem, barrio en el que vive desde hace 17 años, y con las colecciones que presenta cada temporada en el marco de la Semana de la Moda de Nueva York.

“Harlem es un sitio de mucho color y calor humano, estás en New York pero no te sientes en la selva de cemento. Eres neoyorquino, pero es más tranquilo; no hay que producirse para ir a comprar el pan”.

Gran parte de su clientela está aquí. “Hay afros y celebridades afro a quienes les hago ropa a la medida, porque al moreno de dinero no le gusta que nadie tenga lo que ellos llevan puesto”, asegura.


Los diseños de Edwing D'Angelo


La labor con el gobierno

Su éxito y empuje fue lo que motivó a la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y su programa de integración social, económica y política para afrodescendientes e indígenas, que lo invitó a protagonizar la pasarela Somos color, que presentó en Bogotá en septiembre con su colección titulada "Liberté, Égalité, Modernité". Luego viajó a Cartagena para reunirse con más de 150 jóvenes afrodescendientes de barrios vulnerables en el Centro de Formación para el Trabajo (Acceso) para contar su experiencia.  

“Ahora entiendo este compromiso que tengo con los afros colombianos. Mi historia fue como la de mucho de ellos, de carencias, y Dios me dio la oportunidad de crecer en una industria que supuestamente no era para mí. El mensaje que le puedo dar a estos jóvenes es que si crees en ti mismo puedes crecer, y a la sociedad, que podemos ser inclusivos".

Esta colección la presentó también en Nueva York y es la que ahora mismo tiene en su tienda en internet y en su atelier, en el que recibe a los clientes exclusivos y celebridades para hacerles prendas a la medida. 

La colección la diseñó pensando en la mujer latina, en sus curvas y en su piel morena. Por eso usó colores básicos —hueso, verde y café—, que van muy bien con esos tonos de piel. Los cortes y siluetas recuerdan prendas del mundo ecuestre: pantalones para montar a caballo y camisas a juego. 


publicidad


publicidad
publicidad
Muchos latinos ven al exalcalde como la cara del racismo. En estos momentos se debate su futuro, ya que una corte federal lo encontró culpable de ordenar la detención de latinos solo por la forma en la que lucen o hablan. Pero el presidente Trump dijo esta semana que ha considerado "seriamente" perdonarlo.
Los manifestantes se reunieron en cercanías del Boulevard Jefferson para protestar por la falta de acción del Departamento de Planeación de la ciudad de Los Ángeles sobre los riesgos a la salud a los que están expuestos los miembros de la comunidad.
Se espera que la temperatura máxima para los próximos días sea de 78 grados.
La Oficina de Asuntos Migratorios de Los Ángeles ofreció una charla en la que se habló sobre derechos de los inquilinos, inmigración y ciudadanía. Los oficiales de policía aseguraron que no trabajan con las autoridades de inmigración y que la ciudadanía puede acudir a ellos ante cualquier emergencia.
publicidad