publicidad
.

Si tu hijo sufre de estrés, te decimos la mejor forma de ayudarlo a que...

Si tu hijo sufre de estrés, te decimos la mejor forma de ayudarlo a que lo elimine.

Si tu hijo sufre de estrés, te decimos la mejor forma de ayudarlo a que lo elimine.

¿Tu hijo tiene mal humor, cansancio o es violento? Cuidado: puede estar estresado. Te decimos cómo ayudarlo.

"Mamá, me duele el estómago", "mamá, me duele la cabeza", "mi hijo está siempre enojado", "mi nena está siempre cansada", "mis hijos se ponen violentos por nada". Estos y otros casos similares pueden ser indicios de que tu pequeño sufre de estrés y ansiedad. Descubre la mejor forma de ayudarlo.

El estrés en los niños se puede presentar con dolores no identificables, mal humor, cansancio, desinterés y violencia, por ello debes poner atención a los síntomas que presenta y pensar el motivo que lleva a niños y adolescentes a estar ansiosos, cansados e irritables.

publicidad

Quizá los adultos les pedimos demasiado, pues en ocasiones muchos padres y docentes exigen mucho a los niños y no todos pueden dar este rendimiento, es aquí cuando surge la duda en los pequeños de que si deben hacerlo o tienen derecho a ser niños y tener  tiempo para no hacer nada o jugar y estar con sus amigos.

Desde la década de los 80's la edad de un infante con estrés ha bajado notablemente, en tanto sube la exigencia de herramientas que se debe tener para ser exitoso.. Actualmente los chicos deben estudiar idiomas, computación, pintura, música, hacer deportes,  lucir bien, obtener buenas notas y no fracasar en ninguna de esas actividades, estas situaciones traen como resultados chicos de 8 ó 9 años estresados y angustiados porque "no pueden con todo".

En general más que el placer de los niños o jóvenes es la expectativa de los padres la que hay que cumplir. Esta situación se da en todos los estratos sociales y es un problema que no existía  antes.

Hay varias causas del estrés infantil y la angustia que provoca:

La sociedad cada día más competitiva.Padres y docentes que sienten que tiene que exigirle para que esté preparado para competir.La dificultad para poder expresar lo que sienten.¿Qué hacer?

Liberarlos de cargas.Preguntar cómo se sienten y escucharlos.Estar atentos, observarlos, tanto padres como docentes.Detectar los cambios y averiguar qué pasa en la casa o en el colegio.Aunar criterios de  la familia con la escuela para ayudarlo.Dejarle algo de tiempo libre para que haga lo que quiera aunque no haga NADA.Jugar con ellos unos momentos al día. Compartir en familia.Darles sólo la información acorde a su edad y no cargarlos con problemas familiares que no pueden resolver.Intentar alejarlos de la idea de que en  todo debe ser exitoso.Dejarlo pintar o escuchar música, jugar con amigos.Poner límites al uso de la T.V. y la computadora. El estrés es una respuesta frente a situaciones que  provocan miedo o agotamiento, estas respuestas a veces no pueden ponerse en palabras y las da el cuerpo con síntomas como los que mencionamos.

publicidad

Por eso es importante evaluar a la familia, la escuela, todo lo que rodea al niño para ver qué provoca esta situación y cómo se lo puede ayudar.  Ver si hay padres muy exigentes, o docentes que trabajan muy rápido y no dan tiempo a los más lentos, si hay competencia entre hermanos y entonces trabajar con esa realidad orientando a los padres y docentes a aceptar que los adultos también necesitan cambiar algunas veces de actitud.

Estas exigencias son culturales de la época y hay que pensar que un hijo exitoso es grato pero lo mejor  ha sido siempre  tener un hijo feliz.

publicidad
publicidad
Inculcarles a nuestros hijos el amor por la lectura desde que son pequeños hará que no sólo sean más inteligentes, sino que también les brindará herramientas para afrontar su brillante futuro.
Hoy conocimos a Daliyah, quien se acaba de hacer famosa por haber leído más de 1000 libros a su corta edad de 4 años. Su papá Miguel nos contó cómo comenzó el amor de su hija por la lectura.
Una desesperada madre de familia nos envió una carta pidiendo ayuda, ya que su hija adolescente tiene un novio que podría estar maltratándola y abusando de ella.
Llega un momento en la vida en el que los papeles se cambian: los hijos cuidan de los padres cuando envejecen. Pero, ¿qué tanto debemos cambiarles la rutina de vida?
publicidad