publicidad

Seis metas para ser unos mejores padres

Seis metas para ser unos mejores padres

Procura cumplir estas seis metas y dile adiós a las lucha de poder, reconoce tus límites y platea algunas reglas básicas.

Diles adiós a la rebeldía y a las luchas por poder. Procura cumplir estas seis metas para lograrlo.Es una de las lecciones más básicas de ser padres: los niños pequeños se portan mejor cuando tienen límites. De hecho, quieren tenerlos. “Las normas les proporcionan la predecibilidad y estabilidad que necesitan a esta edad”, dice James Windell, terapeuta de familias en Bloomfield Hills,Michigan. “Aprenden que siempre pueden contar contigo, lo cual les da seguridad”.

Desafortunadamente, ésta es también la etapa en la que los chicos están explorando su independencia" y lo hacen poniendo a prueba las reglas que los padres han establecido". Es natural que te frustres, y como resultado, desarrolles hábitos de disciplina muy poco ejemplares. Pero si logras aunque sea un par de las metas que aquí te presentamos, pronto notarás una mejora en su conducta.

publicidad

Meta #1

No diré simplemente: “¡Pórtate bien!” cuando mi hijo trate de pegarle o morder a otro niño en el patio de recreo.Por qué Darles avisos generales cuando se portan mal pocas veces produce buenos resultados. Todavía están aprendiendo a diferenciar entre lo que es portarse bien y mal.

Cómo hacerlo Sé específica y explícale a tu hijo por qué son importantes las reglas. Pero asegúrate de que la explicación sea breve y sencilla, como: “No les pegamos a los demás porque los hace sentir tristes”. Cuando los niños entienden por qué es importante comportarse de cierta manera, suelen hacerlo.

En algunos casos, puedes tratar de preguntarle a tu hijo por qué piensa que las reglas son necesarias (“¿Qué crees que pasaría si dejaras tus juguetes en la escalera?”) antes de darle la respuesta. Seguramente, esto lo animará a pensar en las consecuencias de su comportamiento, algo que los niños pequeños no pueden hacer por sí solos.

Meta #2

Le diré a mi hija que se quede a mi lado en el mercado antes de que corra hacia el pasillo de las golosinas.Por qué Los niños de esta edad no son aún capaces de controlarse, en cuanto a su desarrollo, eso es normal.

Cómo hacerlo Prepara bien a tu hija. Si sabes que va a retar tus límites en una situación dada, explícale claramente y con antelación cómo debería portarse. Por ejemplo, antes de poner un pie en el supermercado, bájate al nivel de tu hija y dile: “Tienes que quedarte a mi lado mientras estemos aquí. Así terminaremos de hacer las compras más rápido y tendrás más tiempo para jugar después”.

publicidad

Vuelve a darle otro aviso un par de veces mientras hagas las compras, y asegúrate de agradecerle que se portó bien y no se escapó.

Meta #3

No perderé tiempo ni energía tratando de imponer reglas banales como: “De ninguna manera podrás usar tu capa de Batman cuando vayamos a visitar a la abuela”.

Por qué Además de posiblemente perjudicar tu cordura, crear demasiadas reglas estrictas hace que

sea más difícil que los chicos recuerden y sigan las que son realmente importantes, dice Windell.

Cómo hacerlo Escoge tus batallas. “Hacer que tu chico se ponga cierta ropa obviamente no es tan importante como hacer que siempre use el cinturón de seguridad, así que no debes hacerle creer que son reglas igualmente estrictas”, dice Darwin Dorr, Ph.D., profesor de sicología en la Wichita State University. Enséñale unas pocas reglas importantes de seguridad y conducta, e intenta ser más flexible cuando se trate de normas superficiales.

Meta #4

No me daré por vencida cuando mi hija me pida quedarse despierta hasta tarde en la noche, aunque sería más fácil para mí dejarle ganar.

Por qué No tiene sentido establecer un límite para luego no hacerlo cumplir. Si tu hija se da cuenta de que puede quedarse despierta hasta tarde con sólo gritar lo suficiente, pensará que tiene carta blanca para romper todas las reglas.

Cómo hacerlo Sé consecuente. Una vez que hayas establecido una regla, tienes que hacerla cumplir todo el tiempo "a menudo no sirve cuando estás lidiando con niños pequeños". Esta postura firme es especialmente importante a la hora de dormir. “Los niños que se adhieren a un horario regular de dormir son menos propensos a comenzar una lucha por el control durante la noche y perder valiosas horas de sueño”, explica Steven Kurtz, Ph.D., director clínico de TDAH y trastornos de conducta en el NYU Child Study Center. Aunque resulte difícil convencer a tu hija de que se acueste y se quede en su cuarto toda la noche, no le estás haciendo ningún favor a ella (ni a ti) al darte por vencida. El día siguiente estará cansada y de mal humor, y lo más probable es que tú también lo estés.

publicidad

Meta #5

Encontraré la forma de evitar comenzar toda oración con la palabra “no” cuando esté hablándole a mi hijo.

Por qué Si dices “no” y “deja” más que un policía, tu hijo va a creer que nunca le permites hacer

nada. Seguirá retando tus reglas por pura frustración.

Cómo hacerlo Dile lo que sí puede hacer. Trata de buscar la oportunidad de enseñarle a tu niño lo que es la buena conducta, en vez de corregirlo inmediatamente, dice el doctor Kurtz. Si ves que tu hijo está tirando de la cola del perro, por ejemplo, dile: “Está bien acariciar al perro, pero tienes que hacerlo suavemente. Vamos a hacerlo juntos y verás cuánto le gusta”, y felicítalo cuando lo haga bien.

Meta #6

Haré todo lo posible para no perder la calma cuando mi hijo rompa una regla.Por qué Sí, descargar la ira puede aliviar tu frustración, pero no le causará un impacto tan grande a tu niño como para que te obedezca. De hecho, puede tener el efecto contrario. “Los chicos no siempre saben diferenciar entre lo que es en serio y lo que es un juego”, dice Windell. “Le puede parecer gracioso verte enojada, por lo que podría repetir la conducta”.

Cómo hacerlo Corrígelo con instrucciones simples (sí, aun cuando estás a punto de gritar o de tener un estallido emocional). Si tu niño tira los cubiertos o toda su comida al piso de la cocina durante la cena, respira profundo y usa tu voz más tranquila y firme para recordarle las reglas (“Cuando comes, la comida debe quedarse en el plato porque en el suelo se ensucia y ya no se puede comer”). Luego dirige su atención a otra cosa, o mejor aún, felicítalo por hacer algo bien (“¡Qué bien sabes usar la cuchara!”). A fin de cuentas, a los chicos les encantan los halagos tanto como parecen odiar las normas.

publicidad

Revista siempre mujer

publicidad
publicidad
Atendimos la angustia de una televidente cuyo hijo se avergüenza cada vez que su madre presume sus logros en público. ¿Hacerlo afecta la autoestima del niño? ¿O tenemos el derecho de decir lo que queramos de nuestros hijos?
¿Qué tan necesario es que nuestros hijos pequeños – antes de entrar en la adolescencia – sean dueños de su propio teléfono celular? Los padres de familia de nuestro panel dan sus opiniones a favor y en contra esta medida.
Este tip de Lore te ayudara a afilar las tijeras que tienes.
El empresario Alex Cejas sabe que desafortunadamente los tiroteos aumentan cada día en los Estados Unidos, y las escuelas no han estado exentas de ser blanco fácil. Por eso creó este maravilloso artículo que podrá salvar muchas vidas de manera fácil y ligera.
publicidad