publicidad
Practica yoga con tu bebé

Practica yoga con tu bebé

Practica yoga con tu bebé

Usa yoga para conectar con el niño con caricias, movimientos cuidadosos, sonrisas suaves, contacto visual, voz reconfortante y risas espontáneas.

Practica yoga con tu bebé
Practica yoga con tu bebé

Respira Profundo y que Fluya la Energía!!

Hace apenas un par de semanas que tu largo viaje de nueve meses concluyó. Como resultado, ahora tienes en  frente a ese precioso tesoro que cargaste como equipaje, durante tu recorrido por las aguas del embarazo. Embarcada en una nueva cruzada te lanzas a la tarea de ser mamá y comienzas a revisar con curiosidad esta “otra vida”, totalmente distinta, maravillosa, pero llena de interrogantes.

Nada más viene a tu mente que el irresistible deseo de establecer un nexo fuerte con tu recién nacido, un vínculo estrecho en el que cada uno goce del otro y tu bebé finalmente, te reconozca como su mamá, su principal fuente de cariño y cuidados.

Nadando entre dos corrientes, recuerdas aquella figura que lucías nueve meses atrás. Entonces, te preguntas si ya será tiempo de retornar al gimnasio o iniciar alguna rutina en la que pudieras combinar un rato de ejercicio para ti y sano entretenimiento para tu bebé.

publicidad

Claro que sí. Cada día, más y más, se ofrecen clases especializadas en incorporar a las madres y a sus bebés a actividades creativas, artísticas y deportivas, inclusive a escasas semanas después del embarazo.

El movimiento “mi mamá y yo” está de moda y anda suelto por todo el planeta. Desde aeróbicos con el bebé a cuestas hasta lecciones de natación, música o actuación son impartidos en salones de clase, donde cambiar un pañal o amamantar a un niño, es algo totalmente normal.

Ohm!!!... Ohmm!!!

Entre esa abundancia de posibilidades, dirigimos nuestra atención hacia aquella actividad en la que la nueva mamá y su bebé disfruten de momentos de relajación combinados con el estímulo motor, a la vez que intercambian energía y comparten vibraciones positivas que fortalecen el vínculo madre e hijo.

Pareciera que estuviéramos hablando de una panacea, pero no es así. Para nadie es un secreto el efecto armonizador del yoga en el cuerpo y la mente de quien lo practica. Lejos de aquella idea de que el yoga es sólo para quienes quieren meditar y verse por dentro, una clase de yoga con tu bebé, puede ser muy divertida y enriquecedora.

Listos para conectar

Conversamos con Jennifer Derryberry Mann, mamá, instructora de yoga y creadora del blog Mamahhh.com. Como líder de su comunidad, Jennifer conoce cuán difícil para la nueva mamá es pensar más allá de satisfacer el ciclo de las necesidades básicas. “Si a eso le agregamos descubrir cómo jugar con su bebé, el resultado puede ser muy agotador.”

publicidad

Es por eso, explica Jennifer Derryberry, que la clase de yoga con tu bebé se convierte en un gran alivio, “ es una guía para conectar con el niño a través de buenas caricias, movimientos cuidadosos, sonrisas suaves, contacto visual, voz reconfortante y risas espontáneas.”

Cuándo es mi turno para hacer ejercicio?

Aunado a esa agenda de cosas maravillosas, yoga con tu bebé está estructurado para que esos sesenta minutos a la semana alcancen para todo. Un período de meditación y respiración profunda con luces tenues al inicio de la clase, le da paso al verdadero ejercicio que incluye poses de yoga para la mamá y masajes con besos y abrazos para el bebé, una receta perfecta para que ambos adquieran un buena dosis de energizantes endorfinas.

A continuación, le corresponde a las mamás trabajar en serio. Sentadillas y ejercicio abdominal las ayudan a reconectar con su propio centro y los músculos estabilizadores de los órganos internos. Aún en esos momentos de ejercicio intenso, agrega Jennifer Darryberry, “la energía en el salón de clase es muy ligera o “light”. Tiene que ser así!! Hay bebés riendo, llorando, comiendo, ensuciando pañales. Esta no es una clase típica de yoga. Es una clase de yoga con tu bebé”.

Valor agregado

Jennifer Darryberry nos cuenta que en ese ambiente de madres primerizas y pequeñitos de apenas semanas de nacidos, lo mejor es romper el hielo y motivar a que sus mamás se conozcan. Ellas comienzan diciendo sus nombres y el de sus niños al inicio de la clase, pero en muy poco tiempo se familiarizan con el grupo y terminan intercambiando números de teléfono o haciendo citas para almorzar y llevar a sus niños a jugar.

publicidad

Ahh!! El inicio de las primeras amistades de tu bebé, definitivamente un considerable valor agregado para ti y tu niño… Disfrútalos!!

publicidad
publicidad
Se llegan los dias festivos y seguro necesitaras baterias. Aqui Lore nos dice como alargar la vida de las baterias en #EdicionDigitalDFW.
Después de enterarnos del caso de una madre que disciplinó en extremo a su hijo, quisimos saber hasta dónde se considera regaño y cuando comienza a ser abuso físico.
Atendimos la angustia de una televidente cuyo hijo se avergüenza cada vez que su madre presume sus logros en público. ¿Hacerlo afecta la autoestima del niño? ¿O tenemos el derecho de decir lo que queramos de nuestros hijos?
¿Qué tan necesario es que nuestros hijos pequeños – antes de entrar en la adolescencia – sean dueños de su propio teléfono celular? Los padres de familia de nuestro panel dan sus opiniones a favor y en contra esta medida.
publicidad