publicidad
.

Padres raparon con números a sus cuatrillizos logo-noticias.6bcb5218ff72...

Padres raparon con números a sus cuatrillizos para que los maestros y amigos los diferenciaran en la escuela.

Padres raparon con números a sus cuatrillizos

Padres raparon con números a sus cuatrillizos

Estos cuatrillizos fueron rapados con números en sus cabezas para que a su regreso a clases fuera más fácil que los profesores los diferenciaran.

Padres raparon con números a sus cuatrillizos para que los maestros y am...
Padres raparon con números a sus cuatrillizos para que los maestros y amigos los diferenciaran en la escuela.

Los padres de estos cuatrillizos de seis años de edad decidieron marcar a sus hijos con números en la cabeza para que a su regreso a clases fuera más fácil que los profesores los diferenciaran.

Los pequeños, originarios de Shenzhen, Guangdong, sur de la provincia china, irán por primera vez a la escuela y para facilitar a los profesores y compañeros saber quién es quien, ahora lucen cabezas afeitadas con números del uno al cuatro.

Y es que los pequeños habían enfrentado problemas por su parecido, así que para evitar una situación de  confusión los padres decidieron actuar.

"Mis hijos son idénticos, incluso para mí", dijo Tan a los reporteros locales. "Sólo podía diferenciarlos por tener diferentes etiquetas en sus tobillos antes de que cumplieran los 18 meses de edad", añadió.

publicidad

Incluso los padres no podían decir cuál era cuál. A veces, castigan al segundo en vez de castigar el tercero, por algo que no había hecho.

Los pequeños se llaman: Jiang Yunglong, Jiang Yun-Shao, Yunhan Jiang y Jiang Yunlin y posiblemente un corte de cabello no baste para diferenciarlos unos de otros y tengan que tomar medidas más extremas.

publicidad
publicidad
Como padres debemos entender que los hijos crecen, y que irremediablemente en algún momento se volverán adolescentes. ¿Pero cuándo tenemos que dejarlos de ver como niños?
La persona debe pensar en sí misma y determinar qué quiere, para así poder encontrar un equilibrio entre el amor a la pareja y el amor a los hijos. Hay que ser muy honesto con los hijos y explicarles la situación, que entiendan que su papá o mamá no tendrá un reemplazo. Mantener siempre una comunicación efectiva y con confianza es fundamental.
¿Realmente es necesario tener una ley que prohíba golpear a los hijos para educarlos? ¿El gobierno debe decirnos cómo disciplinarlos? Se armó el debate con esta y otra preguntas.
El derrame cerebral que sufrió el primer actor lo dejó imposibilitado para caminar y hablar, es por eso que su hijo Aldo encontró esta especial manera de comunicarse con su querido padre.
publicidad