publicidad
Activistas gays de Nueva York protestaron contra los casos de 'bullying' contra jóvenes homosexuales.

Madre preocupada por 'bullying'

Madre preocupada por 'bullying'

La madre latina de un niño que se suicidó por supuesto acoso escolar pidió ayuda a Barack Obama.

Activistas gays de Nueva York protestaron contra los casos de 'bullying'...
Activistas gays de Nueva York protestaron contra los casos de 'bullying' contra jóvenes homosexuales.

WASHINGTON - La madre latina de un niño de 11 años que se suicidó por supuesto acoso escolar envió hoy una carta al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, pidiéndole ayuda y justicia para acabar con este tipo de violencia.

El niño, Jaheem Herrera, se ahorcó en abril de 2009 en el armario de su habitación una tarde después de llegar del colegio y tras varios meses de quejarse a su madre de que sus compañeros de escuela le insultaban y le llamaban homosexual.

Su madre, Masika Bermudez, se quejó entre siete y ocho veces al colegio sobre este supuesto caso de abuso escolar.

Tras la muerte de su hijo, las autoridades escolares del distrito escolar del condado de DeKalb (Georgia) abrieron una investigación interna que se cerró con la desestimación de los abusos denunciados por falta de pruebas.

publicidad

Hoy Bermudez ha vuelto a salir a la luz pública en la cadena CNN, donde contó su historia y dijo entre lágrimas que también su hija también es víctima de acoso escolar, en este caso insultada porque su hermano se haya suicidado.

En la carta a la que ha tenido acceso Efe, la madre dijo que "el acoso escolar es todavía un problema aquí en Georgia y en todo Estados Unidos".

"Nuestros hijos mueren porque creen que es la única manera de escapar. Creo que los padres y los dirigentes administrativos deben ser responsables por los problemas de seguridad que hay en las aulas de este país", escribió la madre.

Después de la muerte de su hijo, se lanzó la campaña "Justicia para Jaheem" que pretende concienciar al público estadounidense de la gravedad del problema.

Los promotores de esta causa piden que las familias de víctimas de acoso escolar puedan demandar ante la justicia federal a los padres de los hijos que acosan a sus niños y a los dirigentes locales responsables de las escuelas.

Según Bermudez, el impacto mediático y público de su caso ha conseguido que el parlamento estatal de Georgia apruebe una ley contra el acoso escolar que entrará en vigor en 2011.

La legislación exige a las escuelas a investigar con intensidad este tipo de incidentes y a asesorar y dar apoyo a las víctimas de estos abusos, pero para Bermudez esa legislación no es suficiente.

publicidad

"Ningún otro padre debe sentir el dolor que yo he sentido. Señor Presidente, necesito su ayuda. Tengo esperanza de que escuches mi ruego y te unas a la campaña de 'Justicia por Jaheem'", suplicó la madre en la carta.

Recientemente Barack Obama lanzó un mensaje de consternación por los casos de bullying en las escuelas de Estados Unidos.

Políticos, autoridades escolares y medios de comunicación de EU debaten estos días varios casos de jóvenes por supuesto acoso escolar.

El más sonado fue el suicidio de Tyler Clementi, un joven de la Universidad de Rutgers (Nueva Jersey), que murió tras saltar de un puente.

Según investigaciones posteriores, dos estudiantes grabaron con una cámara oculta un encuentro sexual de Clementi con otro chico en su habitación.

publicidad
publicidad
Después de enterarnos del caso de una madre que disciplinó en extremo a su hijo, quisimos saber hasta dónde se considera regaño y cuando comienza a ser abuso físico.
Atendimos la angustia de una televidente cuyo hijo se avergüenza cada vez que su madre presume sus logros en público. ¿Hacerlo afecta la autoestima del niño? ¿O tenemos el derecho de decir lo que queramos de nuestros hijos?
¿Qué tan necesario es que nuestros hijos pequeños – antes de entrar en la adolescencia – sean dueños de su propio teléfono celular? Los padres de familia de nuestro panel dan sus opiniones a favor y en contra esta medida.
Este tip de Lore te ayudara a afilar las tijeras que tienes.
publicidad