publicidad
En Filipinas, millones de niños quedan solos cuando sus madres deben emigrar.

La generación de madres a distancia

La generación de madres a distancia

La realidad de millones de niños en Filipinas que deben vivir lejos de sus madres acarrea problemas sociales graves.

En Filipinas, millones de niños quedan solos cuando sus madres deben emi...
En Filipinas, millones de niños quedan solos cuando sus madres deben emigrar.

Miñoza tiene 14 años, va impecablemente vestido con la ropa que le llega desde Oriente Medio y es un estudiante ejemplar. Pero una timidez enfermiza y el hecho de que se eche a llorar en cuanto se nombra a su madre le distinguen de los alegres niños que pueblan las calles del extrarradio de la capital.Su madre, sin embargo, se consuela de su soledad de emigrante al pensar que ha logrado ofrecerle una vida mejor: "Me marché para dar una educación a mi hijo y ayudar a mis padres", explica esta mujer que no puede permitirse más que una llamada a casa al mes.Ana Riza Miñoza envía a su madre aproximadamente 202 dólares de los 414 que cobra como empleada del hogar.Ella y sus dos hermanos, que también emigraron a Arabia Saudí, forman parte de los ocho millones de filipinos que trabajan fuera de su país con el beneplácito y la promoción del Gobierno, que se sabe incapaz de emplear a toda su población y que recibe como agua de mayo los 16 billones de dólares de remesas que éstos envían cada año (el diez por ciento del PIB nacional).Pero este fenómeno ha acarreado un coste social, en el que destaca la situación de estos niños, más vulnerables que sus compañeros de generación a abusos, fracaso escolar, embarazos prematuros, soledad, falta de autoestima o problemas con las drogas, según denuncian organizaciones como Unicef."Los filipinos comenzaron a emigrar en los años 60, durante la revolución agraria, pero entonces se hacía en familia. El problema es que el patrón de la emigración ha cambiado. En los 90, asistimos a una feminización del proceso", explica Grace Agcaoili, experta de Unicef.Sólo en 2007, 146 mil 337 féminas dejaron atrás sus hogares (y sus hijos) para trabajar como enfermeras, empleadas del hogar o cuidadoras en 140 países distintos.Mujeres que abandonaron lugares como el pueblo de Mabini, una localidad donde las típicas casas de bambú conviven con villas de estilo italiano y donde el 70 por ciento de la población se mantiene gracias al dinero enviado por sus familiares desde Milán, Roma o Turín."No se trata de cerrar las puertas a la emigración femenina, sino de centrar el debate en el coste social de este tipo de movimientos migratorios. La emigración debería ser una opción, no la única salida posible", añade Agcaoili.Sin embargo, en una nación con casi tres millones de parados y otros tres millones de hambrientos, según cifras oficiales, hay ocasiones en que una encrucijada es en realidad una calle de dirección única."Mi familia no quería que volviera para que siguiera enviando dinero", cuenta Nimfa Melegrito, madre de tres hijos y abuela de seis nietos, que pasó 10 años en Arabia Saudí y que ahora, ya jubilada, dirige una asociación de ayuda a emigrantes y sus familiares."No sé si mereció la pena. Allí tenía dinero, pero también nostalgia. Pasé varios años sin ver a mis hijos. Además, Arabia Saudí es muy estricta. No podía ni mirar a los ojos a mi jefe, por ser hombre", añade Melegrito, quien asegura que le horroriza la perspectiva de que sus hijos se vean obligados a vivir la misma experiencia algún día.Sin embargo, las estadísticas van en su contra. Éstas aseguran que uno de los patrones de conducta más repetidos entre los vástagos dejados atrás por los inmigrantes filipinos es su deseo de seguir los pasos de sus progenitores.Basta preguntar a Romel Miñoza sus sueños de futuro, cuando mira la televisión en el salón de casa de su abuela, presidido por una enorme virgen de plástico: "Quiero salir de Filipinas en busca de un futuro mejor".

publicidad
publicidad
El doctor Orlando García dice que la vida de los padres se puede dividir en antes y después de la llegada de un hijo. Explica que la relación de los padres se puede afectar, aunque estos no serán los únicos cambios.
Este caso de un grupo de padres intimidando a un niño que padece síndrome de Asperger nos hizo reevaluar la manera en que estamos educando a nuestros hijos.
María de la Fuente protagoniza la mini serie 'La Fuerza de Creer', un proyecto de la campaña de Univision 'Pequeños y Valiosos' que busca resaltar la importancia de cuidar y estar al pendiente del crecimiento y desarrollo de nuestros hijos.
Lisseth Orozco, educadora de padres, hace una guía para que los padres desarrollen un sistema de tareas en la casa. Crear una rutina acorde con las personalidades y poner orden, son algunas de las recomendaciones.
publicidad