publicidad
.

Félix, del fut a las muñecas logo-noticias.6bcb5218ff723b30f6c272bb9bfc7...

Félix, del fut a las muñecas

Félix, del fut a las muñecas

Sin titubear, Félix Fernández dice que sus hijas son su adoración, pero también espera la llegada del varoncito, ¿vendrá en camino?

Félix, del fut a las muñecas e28e577261d945bd8e819479d17c83a9.jpg

Las vueltas que da la vida. Félix Fernández se pone de ejemplo de los cambios radicales. Hace diez años, como portero de Los Potros de Hierro del Atlante, Félix Fernández nunca hubiera imaginado que su vida cambiaría de los rudos golpes y atajadas de uno de sus partidos a que su mundo se convirtiera en florecitas, muñecas, todo de color de rosa. El cambio lo produjeron la llegada de sus "dos bellezas", Belén y María, sus hijas, que son su adoración, luego claro, de su esposa Pili, con quien está celebrando ya una década de matrimonio.

Como experto de la República Deportiva, y papá trabajador de fin de semana, Félix Fernández tiene claras sus prioridades paternales. Como deportista, comparte la mayoría de su tiempo libre al lado de sus princesas haciendo deporte y jugando, aunque éstos juegos sean un poco más rudos...

publicidad

"Los juegos conmigo son un poco más rudos, de contacto físico, les gusta que las persiga, me gusta jugar en el piso, se me trepan encima, son juegos un poquito más rudos.

"Nos gusta jugar guerritas de agua, jugar en las bicicletas, cosas activas , con mi esposa juegan mas cosas de manualidades y conmigo mas cosas al aire libre".

Como papá deportista, Félix no piensa influir para que entre la familia haya otra futbolista, pero echando a volar la imaginación, confiesa que sí le gustaría tener una tenista.

"Belén y María son muy acuáticas, aprendieron a nadar desde pequeñas y son muy activas. La idea es fomentarles el deporte. María va a clases de gimnasia olímpica y les gusta la danza. Belén todavía no se define, pero es súper activa, tiene mucha facilidad para el deporte y la idea es fomentárselos, pero el que a ellas les guste", agregó.

Egresado de la carrera de Pedagogía de la Universidad Autónoma de México (UNAM), Félix Fernández sabe por experiencia que siempre se puede combinar una carrera universitaria con un deporte de alto rendimiento, aunque cuando le dan a elegir, se inclina a responder que lo mejor que quiere inculcar a sus hijas es el estudio.

-¿Te imaginaste hace 10 años que tu vida sería de florecitas y rosa con tus hijas?

"Sigo pensando que me encantaría un niño. Estamos dispuestos y si el destino nos manda un niño, un tercer hijo, adelante. En lo personal tengo debilidad fuerte por los niños. Disfrutamos a las niñas pues son muy cariñosas, pero no se ha cerrado la fábrica".

publicidad

-¿Cuántos hijos te gustaría tener?

"Tres, me gustaría tener máximo tres".

-¿Has pensado en los años, cuando lleguen a la puerta los primeros 2 novios?

"uno como padre ve lejos ese momento en que lleguen los novios, pero bueno pues en eso también tendremos que ser flexibles siempre y cuando no llegue a la puerta uno como yo a los 15 años... (risas)".

"Yo comencé a pretender a Pili a los 15 años. En esa época uno no sabe lo que quiere en la vida ni el look que quería. Era inestable, me gustaba la musica rock, estaba en cierta rebeldía. También era tranquilo, no drogas, no alcohol, las bases de la educación estaban ahí, pero entiendo que al verme de 15, sí da pie a un rechazo. Si llega un greñudo de arete de entrada, sí me iría con cuidado... (risas).

"Para mi lo mas importantes es que tengan los mismos valores. La raza, el look la religión, es lo de menos, pero sí es importante tener los mismos valores familiares".

Antes de que llegue el "martirio futurista" en el que piensa cualquier padre, Félix se dispone a disfrutar a sus hijas y dejarse consentir por ellas en el Día del Padre, aunque ese domingo, tenga que trabajar.

"Sí, me toca trabajar. Pero eso no importa, si no lo hacemos un día antes o un día después. No creo en la certeza de las fechas como tal, yo creo firmemente que todos los días tiene que haber un día del padre o de la madre", dice ya para despedirse de la entrevista, pero no se ausenta de la pantalla sin un beso, con su conllevado abrazo, que recibe como regalo de sus queridísimas Belén y María.

publicidad


publicidad
publicidad
Como padres debemos entender que los hijos crecen, y que irremediablemente en algún momento se volverán adolescentes. ¿Pero cuándo tenemos que dejarlos de ver como niños?
La persona debe pensar en sí misma y determinar qué quiere, para así poder encontrar un equilibrio entre el amor a la pareja y el amor a los hijos. Hay que ser muy honesto con los hijos y explicarles la situación, que entiendan que su papá o mamá no tendrá un reemplazo. Mantener siempre una comunicación efectiva y con confianza es fundamental.
¿Realmente es necesario tener una ley que prohíba golpear a los hijos para educarlos? ¿El gobierno debe decirnos cómo disciplinarlos? Se armó el debate con esta y otra preguntas.
El derrame cerebral que sufrió el primer actor lo dejó imposibilitado para caminar y hablar, es por eso que su hijo Aldo encontró esta especial manera de comunicarse con su querido padre.
publicidad