publicidad

Cuidado temporal. Padres dispuestos a amar

Cuidado temporal. Padres dispuestos a amar

Los padres de crianza temporal revelan una gran capacidad de dar amor, tener familias numerosas y mucho valor.

Cuidado temporal. Padres dispuestos a amar 00598cb370714b33bebfa529f3a60...

Revelan una gran capacidad de dar amor, de tener familias numerosas, de estimular el espíritu de equipo. También el valor para recibir en sus hogares a niños y jóvenes en crisis. Son las mamás y los papás temporales, una tarea sobre la que se busca crear conciencia durante mayo, en el Mes Nacional de la Crianza Temporal.

Los hogares de crianza temporal albergan a niños y jóvenes que por distintas razones (negligencia o maltrato por parte de los padres) no pueden vivir en el seno de sus propias familias. Cuando el sistema decide que un niño no está seguro en su hogar, se los pone en custodia en casas que conforman una red nacional de 153 mil hogares temporales.

En este mes se pone sobre la mesa la necesidad de aumentar la cifra anterior, ya que el número de hogares no resulta suficiente para albergar a los 700 mil niños que cada año pasan por los hogares temporales. En la actualidad, 513 mil niños están en cuidado temporal, de los cuales 94 mil son de origen latino, según datos de Casey Family Services.

publicidad

"Mis padres son personas muy especiales, que siempre han tenido mucho amor para dar. De ellos aprendí todo, pero muy especialmente a valorar el trabajo en equipo como una unidad familiar", define Stephanie Lopez Cox. La joven de 22 años, estrella de la selección nacional de fútbol, tiene argumentos sólidos para esa afirmación. Sus padres, Cindy y Rob Lopez, han recibido en su hogar a cerca de 100 niños en cuidado temporal, a lo largo de 16 años.

Por eso, Lopez Cox es vocera durante este mes para trasmitir un mensaje de necesidad. "Quiero animar a las personas para que consideren ayudar a niños que necesitan cuidado temporal. No importa cuánto tiempo se pueda ofrecer, minutos, horas, las personas deben saber que tienen el poder de cambiar el destino de un niño o un joven que necesita este tipo especial de cuidado", enfatiza.

Algo tímida, Cindy Lopez, la madre de Stephanie, explica que se convirtió en mamá temporal simplemente por amor. "Nuestra convicción religiosa y nuestro amor por los niños nos llevó a Rob y a mí a abrir las puertas de nuestra casa como un hogar temporal", cuenta. Como algo natural, cuando sus hijos Stephanie y Jeremiah estaban en junior high school, adoptaron a dos de sus hijos temporales: Justin y Daniel.

Sin embargo, lo que es tan natural para los Lopez no es habitual en la mayoría de las personas. Ray Torres, vicepresidente de Annie E. Casey Foundation, remarca la importancia de sumar más hogares temporales con diversidad cultural. "La necesidad de hogares de crianza temporal de familias hispanas y afroamericanas es crítica. El 18 por ciento de los niños en cuidado temporal son hispanos y el 32 por ciento, afroamericanos", explica.

publicidad

Y destaca que no es bueno para un niño en crisis sumar una posible "alienación cultural", al llegar a un hogar con costumbres distintas a las de él y en donde se hable un idioma que tal vez no le es familiar.

Aunque no hay un registro de los hogares por etnicidad, se calcula que unos 5 mil voluntarios de la red de hogares temporales son hispanos. Tal es el caso de Isabel Kaldenach-Montemayor, mexicoamericana que reside en Arlington, Virginia, y que decidió convertirse en mamá temporal a los 40 años para superar la soledad, luego de un doloroso divorcio. "Nunca pensé que esa acción fuera a cambiar tan maravillosamente mi vida", recuerda.

Kaldenach-Montemayor recibió a sus primeras hijas temporales en 2002: dos hermanitas hispanas de 7 y 12 años. Las niñas habían estado antes en dos hogares y "sabíamos que yo las cuidaría hasta que sus padres solucionaran los problemas que impedían el regreso de ellas a su casa", recuerda.

Sin embargo, al año y medio de convivencia la corte le quitó los derechos a los padres biológicos. Sabiendo que el destino era otro hogar temporal, Kaldenach-Montemayor no lo dudó y decidió adoptarlas. Hoy, Jennifer, de 12 años y Karen, de 17, la llaman "Isabel" o "mamá", y ambas aseguran que quieren trabajar en la asistencia social para reproducir en otros el milagro de felicidad que ocurrió en sus vidas.

publicidad

Isabel es mamá de Jennifer y Karen y ya no se siente sola. Pero no ha dejado de ser "mamá temporal" porque, asegura, siempre habrá un niño que necesite "seguridad y amor".

publicidad
publicidad
Se llegan los dias festivos y seguro necesitaras baterias. Aqui Lore nos dice como alargar la vida de las baterias en #EdicionDigitalDFW.
Después de enterarnos del caso de una madre que disciplinó en extremo a su hijo, quisimos saber hasta dónde se considera regaño y cuando comienza a ser abuso físico.
Atendimos la angustia de una televidente cuyo hijo se avergüenza cada vez que su madre presume sus logros en público. ¿Hacerlo afecta la autoestima del niño? ¿O tenemos el derecho de decir lo que queramos de nuestros hijos?
¿Qué tan necesario es que nuestros hijos pequeños – antes de entrar en la adolescencia – sean dueños de su propio teléfono celular? Los padres de familia de nuestro panel dan sus opiniones a favor y en contra esta medida.
publicidad