publicidad
.

Cómo explicar la muerte a los niños. El amor debe estar sobre todo logo-...

Cómo explicar la muerte a los niños. El amor debe estar sobre todo

Cómo explicar la muerte a los niños. El amor debe estar sobre todo

Explicar qué es la muerte a los niños puede ser un tema difícil de tratar, ¿Cómo se lo digo? ¿Hasta donde digo la verdad?

Explicar qué es la muerte a los niños, ¿Cómo se lo digo? ¿Hasta dónde digo la verdad? ¿Cómo le explico para que no se asuste?

Estas y muchas preguntas más se hacen los adultos cuando tienen que explicar qué es la muerte a un niño.

En general, y como en todas las situaciones, lo mejor es la verdad adecuada a la edad del niño y a su interés por el tema, así como tener en cuenta cuánto saben del asunto a tratar.

Los niños ven la muerte en la televisión, en los cuentos, saben algo sobre ella, pero cuando sucede o la piensan en alguien que conocen o aman es importante sostenerlos con mucho afecto, consuelo y responder a sus preguntas.

De los 5 a 9 años los niños comienzan a darse cuenta de que todas las cosas vivientes mueren, a 9 o 10 años hasta la adolescencia, los chicos empiezan a entender que la muerte es irreversible y que ellos también morirán algún día.

Proteger al niño del dolor con una mentira es no permitir que crezcan o que lo hagan sin aprender a sufrir. Sentir la tristeza y poder hablar de lo que se siente es muy positivo para todos y al niño le brinda la posibilidad de recibir y demandar consuelo y comprensión.

Otro aspecto importante, además de la verdad y el apoyo ante el dolor, es ser simples en la explicación, sencillos, hablamos de sentimientos y es fundamental ser claros pero entrar en detalles. Con frecuencia la dificultad es que los adultos no tienen claro el tema o les asusta y entonces generan lo mismo en los niños, hay que pensar y reflexionar un tiempo antes de encarar la situación para poder vencer los propios miedos que el tema de la muerte, al ser inexplicable, trae para todos.

publicidad

También hay que tener en cuenta que si hay un duelo es mejor no hacer cambios y seguir la rutina para que el niño se sienta más seguro.

Sinteticemos entonces:

1. Pensar en los miedos propios.

2. Dar explicaciones simples y honestas.

3. Responder sus preguntas. Siempre respuestas breves y concretas.

4. Respetar si no quieren escuchar más o se distraen.

Cada niño responde de manera diferente ante la muerte, algunos lloran otros callan, son individuos diferentes y no hay una receta. Es mejor respetarlos a menos que se observe algo que sea extraño y se deba consultar a un experto, en general los niños reaccionan bien y no preguntan por un tiempo hasta que necesitan una explicación más profunda.

publicidad
publicidad
Inculcarles a nuestros hijos el amor por la lectura desde que son pequeños hará que no sólo sean más inteligentes, sino que también les brindará herramientas para afrontar su brillante futuro.
Hoy conocimos a Daliyah, quien se acaba de hacer famosa por haber leído más de 1000 libros a su corta edad de 4 años. Su papá Miguel nos contó cómo comenzó el amor de su hija por la lectura.
Una desesperada madre de familia nos envió una carta pidiendo ayuda, ya que su hija adolescente tiene un novio que podría estar maltratándola y abusando de ella.
Llega un momento en la vida en el que los papeles se cambian: los hijos cuidan de los padres cuando envejecen. Pero, ¿qué tanto debemos cambiarles la rutina de vida?
publicidad