publicidad

Cómo explicar la muerte a los niños. El amor debe estar sobre todo

Cómo explicar la muerte a los niños. El amor debe estar sobre todo

Explicar qué es la muerte a los niños puede ser un tema difícil de tratar, ¿Cómo se lo digo? ¿Hasta donde digo la verdad?

Explicar qué es la muerte a los niños, ¿Cómo se lo digo? ¿Hasta dónde digo la verdad? ¿Cómo le explico para que no se asuste?

Estas y muchas preguntas más se hacen los adultos cuando tienen que explicar qué es la muerte a un niño.

En general, y como en todas las situaciones, lo mejor es la verdad adecuada a la edad del niño y a su interés por el tema, así como tener en cuenta cuánto saben del asunto a tratar.

Los niños ven la muerte en la televisión, en los cuentos, saben algo sobre ella, pero cuando sucede o la piensan en alguien que conocen o aman es importante sostenerlos con mucho afecto, consuelo y responder a sus preguntas.

De los 5 a 9 años los niños comienzan a darse cuenta de que todas las cosas vivientes mueren, a 9 o 10 años hasta la adolescencia, los chicos empiezan a entender que la muerte es irreversible y que ellos también morirán algún día.

Proteger al niño del dolor con una mentira es no permitir que crezcan o que lo hagan sin aprender a sufrir. Sentir la tristeza y poder hablar de lo que se siente es muy positivo para todos y al niño le brinda la posibilidad de recibir y demandar consuelo y comprensión.

Otro aspecto importante, además de la verdad y el apoyo ante el dolor, es ser simples en la explicación, sencillos, hablamos de sentimientos y es fundamental ser claros pero entrar en detalles. Con frecuencia la dificultad es que los adultos no tienen claro el tema o les asusta y entonces generan lo mismo en los niños, hay que pensar y reflexionar un tiempo antes de encarar la situación para poder vencer los propios miedos que el tema de la muerte, al ser inexplicable, trae para todos.

publicidad

También hay que tener en cuenta que si hay un duelo es mejor no hacer cambios y seguir la rutina para que el niño se sienta más seguro.

Sinteticemos entonces:

1. Pensar en los miedos propios.

2. Dar explicaciones simples y honestas.

3. Responder sus preguntas. Siempre respuestas breves y concretas.

4. Respetar si no quieren escuchar más o se distraen.

Cada niño responde de manera diferente ante la muerte, algunos lloran otros callan, son individuos diferentes y no hay una receta. Es mejor respetarlos a menos que se observe algo que sea extraño y se deba consultar a un experto, en general los niños reaccionan bien y no preguntan por un tiempo hasta que necesitan una explicación más profunda.

publicidad
publicidad
Cuando un adolescente comete un delito, sea el que sea, ¿se debe tratarlo legalmente como adulto? ¿O aún se puede juzgar como si fuera un niño? Escucha nuestro debate.
¡Mira cuánto ha evolucionado y avanzado el cuidado de los bebés! Esto nuevos artículos te ayudarán en el día a día del desarrollo de tu pequeñito.
El miembro de la Universidad Louis manifestó que estas instituciones deben ser el centro comunitario de un barrio y brindar oportunidades académicas, sociales y deportivas.
¿Qué lleva a una víctima de abuso sexual a nunca relatar o esperarse para revelar esta experiencia traumática? La psicoterapeuta Amor Antúnez nos explica qué pasa por la cabeza de estas personas.
publicidad