publicidad
.

Berlanga, papá y mamá a la vez logo-noticias.6bcb5218ff723b30f6c272bb9bf...

Berlanga, papá y mamá a la vez

Berlanga, papá y mamá a la vez

Martín Berlanga tiene una nueva visión desde su divorcio. Cambió los momentos difíciles por los maravillosos con sus hijos.

Berlanga, papá y mamá a la vez 71371256360c44069f5b608fce43ef53.jpg

Desde que se divorció Martín Berlanga, el conductor de noticias ha tenido que recomponer su vida al lado de sus hijos Bruno y Martín. La tarea no ha sido fácil. Con ayuda de muchos libros, una amplísima comunicación con sus hijos y, sobre todo, mucha dedicación, el periodista ha logrado convertir lo difícil, en una experiencia maravillosa, que según cuenta, no cambiaría por nada.

La transición de divorcio por la que pasó Martín Berlanga, dice el periodista que fue difícil, pero en él estuvo tornarla en una experiencia maravillosa: "porque aprende uno a valorar lo que las mujeres  hacen también, y en la vida lo importante es convertir las cosas difíciles en cosas maravillosas e interesantes , en retos y a pesar del grado de dificultad por algo me tocaron estas circunstancias y por algo me tocaron estos hijos y por algo a estos hijos les tocó este papá".

publicidad

Las jornadas de compromiso y trabajo, sin duda, son las más pesadas que ha tenido qué sortear. El día de Martín Berlanga comienza a las 6 de la mañana, con todo lo que ésto conlleva: levantar a los niños, bañarlos, vestirlos, darles desayuno, preparar lunch, llevarlos a la escuela, y el montón de etcéteras que sólo una ama de casa puede entender. La labor se torna doblemente difícil si se toma en cuenta que Berlanga termina su jornada de trabajo a la 1:00 am, una vez que termina todo el trabajo en el noticiero Ultima Hora.

"Ahorita (mis hijos) viven conmigo. Etonces me levanto a las 6 de la mañana para mandarlos a la escuela y es un reto pues llego a la 1am del noticiero y pues duermo poco, me toca recogerlos en la escuela . Me gusta involucrarme en todo, leerles al dormir, ayudarlos con las tareas, siempre que puedo hacerlas yo, y si no, busco ayuda con una tutora", relata orgulloso el periodista.

-¿Eres estricto o consentidor?

"Soy un papá que impone una disciplina con amor a pesar de que son dos varones y es difícil y muchas veces haces de referee que de papá. Yo trato de imponer siempre con cariño. Esta generación lo tenemos bien difícil. Ahora nos toca ser flexibles, hay que ser amigos, pero siempre dejando claro quién es el papá y quién pone las reglas".

-¿Qué les vas a decir si uno de ellos llega con el cabello largo, un piercing o un tattoo?

publicidad

"Ellos ya saben que no hay problemas con los tatuajes siempre y cuando sean lavables, hasta el momento. Después que tengan 18 años, pues ellos sabrán lo que hacen, pero ellos saben que en la casa hay reglas que se deben cumplir y entre esas está lo de 'no tatuajes'. También tenemos que respetar la individualidad y si quieren tener el cabello largo, pues ¿cuál es el problema?, siempre y cuando la escuela se lo permita, pero lo de los tatuajes no".

-¿Hay algo que como papá te da temor en el largo camino que vas a recorrer educándolos? 

"Temores no, tengo mucha fe de que hago mi mejor esfuerzo, aunque todos estamos aprendiendo sobre la marcha, es difícil decidir hasta dónde estiras la rienda o hasta dónde la aflojas. Si me equivoco con ellos, pues uno también está criando a sus más acérrimos jueces, y ya después nos dirán, y cuando tengan hijos entenderán el esfuerzo que hay de por medio para poder criar a un hijo". 

-¿Cuál sería la mejor enseñanza que les puedas dejar?

"El amor a la vida, primordialmente.  Aceptar las circunstancias que uno tiene y adaptarse a ellas, ahí es cuando se le reconoce al ser humano cómo levantarse de las caídas. Creo que ellos van a a estar bien, cada vez mejor, y la principal enseñanza es eso: amor a la vida y respeto a sí mismos".

publicidad


publicidad
publicidad
Inculcarles a nuestros hijos el amor por la lectura desde que son pequeños hará que no sólo sean más inteligentes, sino que también les brindará herramientas para afrontar su brillante futuro.
Hoy conocimos a Daliyah, quien se acaba de hacer famosa por haber leído más de 1000 libros a su corta edad de 4 años. Su papá Miguel nos contó cómo comenzó el amor de su hija por la lectura.
Una desesperada madre de familia nos envió una carta pidiendo ayuda, ya que su hija adolescente tiene un novio que podría estar maltratándola y abusando de ella.
Llega un momento en la vida en el que los papeles se cambian: los hijos cuidan de los padres cuando envejecen. Pero, ¿qué tanto debemos cambiarles la rutina de vida?
publicidad