publicidad

Tatuajes: símbolos de sensualidad y moda

Tatuajes: símbolos de sensualidad y moda

Ya lo dijo Johnny Depp: “El cuerpo es mi diario y los tatuajes son mi historia”.

¿Qué es lo que hace que alguien se marque el cuerpo de manera permanente?
Por Julia Santibáñez


 


 

“He desarrollado una leve infatuación por los hombres tatuados. Un jodido vicio, pues. Y si los tatuajes son incorrectos, ni les cuento”.  


 

Escribí esto hace poco, en una de esas catarsis en las que mi musa guarda la decencia en el cajón, pone una botella de tequila en el escritorio y al rato estamos las dos confesándonos como si poner palabras en el papel no fuera un riesgo mayor. Pero no voy a hablar aquí de mi pequeña perversión. O sí, pero junto con la de las 45 millones de personas en este país que tienen al menos un diseño indeleble en el cuerpo, según estudios realizados este año por el Statistic Brain Research Institute. Y la de los 14 millones de ellas que dicen que su tatuaje las hace sentirse más sexys. Y la de las más de 19 millones para quienes es importante haberse grabado algo que tiene un significado profundo.


publicidad


 
 
Vea también: Tatuajes y piercings, ¿amor por el dolor?
 

 
Por más que a muchas buenas conciencias les parezca una señal del fin de los tiempos, existe abundante evidencia de que los humanos de hace siglos marcaban su piel con dibujos de peces, aves y otros animales, cuyo poder creían adquirir al inscribirlos sobre el cuerpo. Además, los soldados romanos que llegaron a lo que hoy es Reino Unido aprendieron de las tribus celtas el arte de hacerse cortes en la piel y frotar un pigmento azul sobre las heridas. Al sanar, el color se volvía permanente.
 
También en el Japón antiguo se practicaba el arte del irezumi (literalmente, “insertar tinta”), que en sus orígenes fue una especie de castigo de por vida destinado a los delincuentes. Así, el tatuaje vivió entre nosotros por siglos, sobre todo en los bajos fondos y entre grupos criminales o rebeldes. Sin embargo, hoy en muchos círculos se he vuelto una moda no exenta de frivolidad, empezando por Hollywood. Infinidad de actores, músicos y cantantes tanto estadounidenses como hispanos van por la vida luciendo palabras o frases y dibujos en la nuca, el cuello, los brazos, las piernas, el torso, mientras algunos otros ya no los lucen porque se borraron el nombre de la pareja en turno en cuanto pasaron los 15 minutos de amor eterno. Y como todo lo que ocurre entre famosos se vuelve automáticamente deseable entre jóvenes, se calcula que 10% de los adolescentes estadounidenses se ha hecho un tatuaje, sin importar que en algunos estados sea ilegal y sólo pueda realizarse con el consentimiento de los padres. 


publicidad


 
 

Dream Catcher 💗 l #PageVibe

Una foto publicada por V I B E 🌴 (@pagevibe) el

 


 
 

¿Hasta dónde?
 


A pesar de que las celebridades han hecho que los diseños de tinta sean cada vez más aceptados, en varios contextos sigue habiendo rechazo hacia formas consideradas extremas, como tener el cuerpo cubierto de dibujos o lucirlos en la cara. O esta otra, incluso más radical: “Comencé a tatuarme cuando murió mi mamá, me rayé su nombre en el cuerpo para no olvidarme de ella… Y de ahí fue otro y otro hasta tatuarme los ojos y hacerme lengua de serpiente (o lengua bífida que implica un corte en la misma desde la parte central hasta la punta) con mi compa El Plaga. La neta eso sí me dolió, pero uno quiere ser diferente” dice Víctor, de 34 años, cuyo cuerpo está totalmente revestido de tinta. En entrevista reciente para la revista Domingo, del diario mexicano El Universal, Víctor cuenta que más que dolerle el procedimiento, lo que más le duele es la discriminación que enfrenta constantemente por su apariencia

 
La pregunta no me deja en paz. ¿Por qué alguien decide marcarse de por vida? Me puse a investigar y encontré que los motivos son variados: evocar un hecho o a una persona importante, expresar rebeldía, identificarse con un grupo (por ejemplo, las pandillas conocidas como Mara Salvatrucha), sentirse sensual, distinguirse, expresarse artísticamente usando el cuerpo como lienzo, recordar un lema de vida, enfatizar la pertenencia a una tradición espiritual o religiosa. Y, sí, en algunos casos también es la ocurrencia de una noche de juerga, por eso es frecuente que los locales de esa especialidad estén abiertos hasta tarde. Aunque es difícil englobar las respuestas en una sola, lo dicho por Johnny Depp bien podría incluirlas a todas: “El cuerpo es mi diario y los tatuajes son mi historia”. Es decir, en todos los casos existe un deseo profundo por expresarse en el material más personal que existe: el propio cuerpo. En ello se lee una manifestación más del individualismo y del simbolismo que nos son tan valiosos en la cultura contemporánea.


publicidad


 
 
Vea también: Los sexys tatuajes de los famosos
 

 
Y, claro, mientras escribía este texto no pude dejar de cuestionarme: ¿por qué me gustan los hombres con tatuajes, en especial si son diseños que sólo yo puedo conocer? Supongo que los encuentro tremendamente sexys por no-convencionales, por rebeldes, porque se atreven a hacer algo que asusta a la gente decente y formal. Me quedo pensando que esa atracción hacia los bad boys merece estudio, pero tendrá que ser tema de otro artículo.


publicidad
publicidad
Se cree que la pequeña Aylin Hernández está con su padre, Óscar Hernández, quien también es buscado por haber apuñalado a una mujer.
Rodrigo Heng-Lehtinen, transgénero e hijo de la congresista Ileana Ros-Lehtinen, expresó que la acción de Donald Trump es un gran daño para esta comunidad. Durante la campaña presidencial, el actual mandatario dijo sobre el tema que deberían “usar el baño que sientan más apropiado”.
Pronuncie las vocales y manténgalas por tres segundos forzando al máximo las expresiones, haciendo por lo menos cuatro repeticiones. También puede probar inflando los cachetes o poniendo lo que llaman “boca de pez”.
El cantante está a punto de comenzar con sus shows en Las Vegas y tiene varias sorpresas preparadas.
publicidad