publicidad
Mujer comprando ropa

Hacer un acto de contrición frente al clóset

Hacer un acto de contrición frente al clóset

Tres preguntas que todos deberíamos hacer antes de seguir comprando más ropa.

Mujer comprando ropa
Mujer comprando ropa

Por Angélica Gallón

Se supone que como una devota de la moda, lo único que debería hacer es alentarlos a comprar las piezas de la temporada y a dejarse llevar por sus impulsos de querer siempre más, pero al contrario de lo que se cree, estoy convencida de que un buen estilo se crea solo comprando de forma inteligente y racional. Cada vez que me aventuro a un mall y a sus desbordantes ofertas no puedo dejar de preguntarme, ¿de verdad necesito otros zapatos más? Acaso ¿no son suficientes 15 pares de jeans doblados ( y quizás olvidados) en el clóset?

En una sociedad en la que siempre queremos lo que no tenemos, en la que el deseo es pura carencia, -estoy pensando en la ropa, pero también en el amor que siempre nos hace desear el chico o la chica que no nos quiere-, es muy difícil no sucumbir a la tentación de siempre querer algo más, con la ilusión de que ese objeto nuevo que compramos en una boutique nos va a ser más feliz o al menos nos va a hacer sentirnos más completos. Lo triste es que cuando compramos esa cartera, o esos tacones anhelados, un nuevo deseo se siembra, una nueva necesidad se inaugura y parece que no queda más que soñar con volver a otro a almacén para comprar algo nuevo. Y…la felicidad prometida ¿cuándo se consigue?

Lo que hay detrás de esta ecuación, querido lector, no es más que el motor que mueve la economía que se alimenta de una compra constante e incesante de productos no bajo la idea de la necesidad sino bajo la idea de que los productos que compramos nos dan estatutos, estilo, distinción, carácter, o, también sea dicho, felicidad. ¡Vamos! Hay que admitir que si queremos esa cartera Louis Vuitton no es por que la necesitemos, sino por lo que esa cartera puede decir de nosotros.

Checando clóset
Checando clóset

Pregunta # 1
¿De verdad tengo con qué usar esto?

La primera pregunta debería ser, ¿de verdad necesito esto? Pero resulta más que iluso si quiera sugerir esa cuestión en una sociedad que, como ya lo expuse, nadie compra nada solo por necesidad. Vamos, entonces un paso adelante. Esa prenda que pediste de navidad o que tú mismo te vas a regalar de verdad conversa, dialoga, funciona, con las otras piezas que tienes en tu clóset. Las chicas que nos deslumbran con su estilo como Leandra Medine, de @manrepeller, o latinas como Gloria Saldarriaga @gloriasald, claro que tienen una buena cantidad de ropa en su haber, pero lo que de verdad las hace tan fascinantes es las maneras cómo saben combinar lo que tienen, cómo logran crear una cierta narrativa con cada una de las piezas que adquieren. Entonces es hora de preguntarse si esos mocasines masculinos, esos tenis blancos, o esa chaqueta de pelo que quieren comprar funcionan con el estilo personal que han creado? Y si se la compran ¿tienen al otro día con qué usarlo? Si no les aseguro que va a engrosar esa larga lista de prendas olvidadas en el clóset.

publicidad

Pregunta #2
¿De dónde viene esto?

Esta puede sonar como una pregunta disparatada, por que… ¿A quién le importa cuál es la proveniencia de la ropa que usamos? Pues con tanta mano esclava, malos pagos e ingratitudes en la enorme industria de la moda todos sí deberíamos preguntarnos si eso que estamos comprando no trae consigo una cadena de tristeza e ingratitud. Lo sé, ir a tiendas de diseñadores independientes puede resultar más costoso que ir a las grandes plataformas de mercado, pero que tal, por ejemplo, si cada uno apuesta por apoyar la industria local, o si con su compra ayuda a una comunidad artesanal o indígena que ha encontrado en la moda una manera de que sus saberes sobrevivían. Que tal si aunque no tengan mucho dinero se toman el tiempo de recorrer esas tiendas alternativas y apoyar con su compra un emprendimiento que lejos de los productos en serie valora el hand made. Si leyéramos un poco más las etiquetas de la ropa sabríamos que esa camiseta o esos pantalones solo nos van a durar dos puestas o dos lavadas. ¿No hace más sentido en términos económico comprar unos jeans más finos que, sin embargo, nos van a durar más tiempo?

Closet

Pregunta # 3
¿Cuánto tiempo va a durar esta prenda en mi clóset?

Se han percatado de que hay piezas que no importa cuánto tiempo pase o qué tendencias de moda se impongan, siempre siguen en el clóset y amamos ponérnoslas. Qué tienen esas prendas que las hace sobrevivir, temporada tras temporada a las inclemencias de la moda. Son objetos de moda con alma, que ya sea porque son muy finos, atemporales casi clásicos, o porque nos quedan tan bien que sentimos que son un verdadero comodín, nos cuesta desapegarnos de ellos. Esos valores son lo que deberíamos buscar en cada uno de los elementos que compramos y que van a hacer parte de algo tan definitorio de la identidad como el clóset, que fueran trascendentales, piezas de conversación y recordación, piezas únicas o distintivas, versátiles y de calidad. Apuesto a que si le hacen estas demandas a su armario más de la mitad no las pasa. Creo que es hora de abrirle espacio a una moda más inteligente.

Relacionado
Mujer maquillada
Maratón de belleza: 12 horas antes de las 12 campanadas
Sigue nuestra cuenta regresiva para empezar espectacular el año nuevo. Ten todo listo.
publicidad
publicidad
La polémica por supuesta discriminación entre las concursantes de La Reina de la Canción continúa, y esta vez se incluye el caso de otra chica que al parecer también es víctima de bullying por su acento.
Caroline Lafaurie, propietaria del lugar, asegura que anteriormente era muy difícil poder acceder a alimentos veganos que conservaran el sabor de su país, por eso decidió explorar la cocina vegana y darles esta alternativa a los amantes de la comida cubana.
Un bombero que conducía por la carretera presenció la caída de la menor y, aunque sabe que es mejor esperar al equipo especializado, no pudo evitar rescatar a la menor para evitar que fuera atropellada o que se quemara con el pavimento caliente. A pesar de la fuerte caída, la niña se recupera satisfactoriamente.
La clínica fue cerrada luego de que al menos siete niños tuvieran que ser hospitalizadas por fuertes infecciones bacterianas después de recibir el mismo tratamiento en la clínica, por lo que enfrenta 16 demandas. Estudios determinaron que la causa de la infección era el agua que estaban utilizando, y este martes reabre asegurando que los problemas fueron solucionados.
publicidad