publicidad
La futbolista Hope Solo y su madre

10 tips fáciles para regalar con inteligencia este Día de las Madres

10 tips fáciles para regalar con inteligencia este Día de las Madres

Piensa en quién es, y no en lo que hace por otros, haz que sea fácil para ella cambiarlo, y dale algo de tu tiempo. Estos son solo algunas de las ideas que pueden hacer que no te equivoques con lo que le compres a mamá.

La futbolista Hope Solo y su madre
La futbolista Hope Solo y su madre


1. Piensa en quién es, y no en lo que hace por otros
Regalarle a mamá algo relacionado con sus quehaceres domésticos es el equivalente de regalarle a un esclavo unas lindas cadenas de oro. Tal vez exagere un poco, pero no tanto. Es mejor que te abstengas de regalarle esa batería de cocina de cobre y acero inoxidable, así sea de Mauviel... aunque le haga falta. Di NO a los enseres domésticos. Esto incluye delantales, baterías de cocina, vajillas, electrodomésticos, etc.

2. Su casa no es tu casa
Hay dos buenas razones por las que regalarle un adorno para la casa, es una mala idea. La primera razón ya se explicó en el inciso anterior en lo referente a los enseres domésticos. El segundo motivo es que la probabilidad de que le guste es tan remota como es tu deseo de convertirte en esa visita temida, para la que habrá que desempolvar del sótano aquel horrendo artilugio.

3. Hablando se entiende la gente
Si algo te preocupa, si tienes algo importante que decirle (que no sea que la amas), no lo hagas a través de su regalo del Día de las Madres. No es el momento de regalarle a mamá libros de auto ayuda, de convertirla a tu religión, o convencerla de tu punto de vista político, por ejemplo.

Dale tu tiempo a mamá en su día.
Dale tu tiempo a mamá en su día.

4. Regalos que siguen dando
Hay regalos de ocasión y otros que siguen dando una vez olvidado el Día de las Madres. Uno de este tipo es la literatura. Si mamá es una devoradora de libros (y tú lo eres también), regálale un par de tus libros favoritos y un gift card de su librería favorita, para que ella elija otros dos cuando más se le antoje. Se trata de un regalo para seguir la conversación.

5. En gustos se rompen géneros
A menos de que conozcas MUY bien lo que le gusta usar, sepas de una prenda específica a la que le tiene echado el ojo, o que suela pedir tu opinión sobre cómo vestir, lo mejor que puedes hacer en cuanto a prendas de vesti, es comprarle un gift certificate de la tienda o marca que más le guste (a ella, no a ti).

publicidad

6. Cada quien sus accesorios
Los accesorios como los bolsos o la joyería son un poco delicados aunque una buena idea si sabes en qué fijarte y qué evitar. Una regla de oro: no tiene por qué gustarte a ti. Observa lo que ya usa mamá y entenderás lo que le gusta; cómprale algo parecido y de las mismas marcas que ella acostumbra. No le impongas tu estilo o tus preferencias. Si no porta aretes, por ejemplo, no es porque esté esperando a que alguien se los regale.

7. Yo me mimo, tú te mimas, nosotr@s nos mimamos
Si hay algo que caracteriza al privilegio de ser madre, es que el cuidado personal suele convertirse en la prioridad número cuatrocientos cincuenta y cinco. Dependiendo de tu presupuesto, un largo masaje, un mani-pedi, un facial, o un día completo en un spa, es un regalo que toda mamá agradecerá. Más aún si la acompañas en la aventura. No importa que seas hombre, hay muchos spas que dan servicio a ambos sexos.

Atrévete a hacer planes diferentes con tu madre en su día.
Atrévete a hacer planes diferentes con tu madre en su día.

8. El festejado más goloso
El paladar es otra manera de apapachar a mamá, en especial si es amante de la buena cocina. Un hit seguro es invitarla a comer a su restaurante favorito, aunque como la humanidad entera también lo sabe, jaquear las computadoras del Pentágono puede resultar más sencillo que lograr una reservación en cualquier restaurante ese día. Si no puedes invitarla a comer, regálale una canasta de decadentes exquisiteces como quesos, vinos, carnes frías, panes y mermeladas, y llévatela de picnic.

9. Tu tiempo: el mejor regalo
Hoy día, lo que menos parecemos tener es tiempo y, en esa medida, es lo más preciado que podemos regalar: dedícale tu atención como no lo haces en la cotidianidad. Ya sea compartiendo una comida o una cena, yendo de compras con ella o incluso algo tan sencillo como detenerte y sostener una buena charla, es lo que más feliz la hará (y mejor aún si dejas "olvidado" tu smartphone, tu trabajo, tus pendientes). Si no vives cerca, dedícale por lo menos una larga y rica video llamada.

publicidad

10. Haz que sea fácil para ella cambiarlo
Aún habiendo seguido estos lineamientos, es posible equivocarte, ya sea porque no ves a mamá con frecuencia, porque no viven en la misma ciudad, o por un sinfín de motivos. Investiga la política de devoluciones del establecimiento donde decidas comprarle su regalo y pónsela fácil: incluye la nota discretamente dentro del regalo. No obligues a mamá a pedirte la nota de compra para hacer un cambio o, peor, evitar hacerlo y fingir demencia (por ende convirtiéndote en la aquella temida visita).

Lea también:


publicidad
publicidad
En las imágenes se puede ver a los tripulantes divirtiéndose con el popular juguete en un entorno de baja gravedad.
Reyna Cavazos destaca los temas y contenidos más populares que circulan en las redes sociales.
La doctora Janeth Ceja recomienda que los pequeños usen disfraces con colores vivos para que sean visibles en la noche, que no usen máscaras con poca visibilidad, que eviten accesorios con los que puedan resultar heridos y que coman antes de ir a pedir dulces.
Un reportero investigaba las denuncias sobre un puma suelto en las calles de una ciudad en Mississippi cuando, en un despacho en vivo, el felino que apareció a metros de él fue un gato doméstico.
publicidad