publicidad

Restaurantes con secretos peligrosos

Restaurantes con secretos peligrosos

Los restaurantes son recintos culinarios donde se tiene la oportunidad de descansar de la labor de cocinar, pero también encierra algunos secretos.

"4 Cosas que ponen en riesgo tu salud en un restaurante"

Cuando asistes a un restaurante tienes la idea de que comerás deliciosamente, pagarás tu cuenta y te retirarás con un muy buen sabor de boca, pero en todo ese trayecto pueden ocurrir cosas que pueden poner en riesgo tu salud y que jamás creerías que se hicieran. Pero a veces sí pasan. Te enlistamos los cuatro puntos que debes tomar en cuenta para que en tu próxima visita reduzcas el riesgo de obtener una enfermedad innecesaria.

COMIDA PARA LLEVAR

Las ocasiones donde no puedes terminar tu comida por completo son muy comunes; derivadas de una comida previa, falta de apetito, te sirvieron mucho más de lo que tenías pensado, etc. Lo que un restaurante hace es que pone este restante, si lo deseas, en un recipiente portátil para que lo lleves a casa. Lo malo es que los restaurantes no tienen un lugar especial para dejar tu plato mientras lo guardan, por lo que puede pasar un tiempo cerca de platos sucios, la basura o existen casos donde la comida llega a caerse al piso, y aún así la ponen dentro del plato desechable y te la entregan. Puedes enfermarte del estómago por este descuido.

Solución: Si te sobró comida y quieres llevártela a casa, pide que el plato desechable sea llevado a tu mesa y que frente a ti lo guarden. Así te asegurarás que tu comida no compartió espacio con bacterias o el piso.

publicidad

MÚSICA CON VOLUMEN ELEVADO

¿Cómo podría enfermarme el volumen elevado de la música de un restaurante? Bueno, el sonido en sí no te hace daño, pero logra una reacción en tu cuerpo, en especial el cerebro, que estimula tu apetito y hace que comas más de lo necesario. Comienzas a comer más rápido y no te das cuenta cuando estás completamente satisfecho. Por eso pides y vuelves a pedir comida con más frecuencia y no dejas que la comida se digiera, lo cual te puede traer a futuro problemas de obesidad, y en el corto plazo un malestar estomacal por comer en exceso.

Solución: Solicitar que el volumen de la música sea reducido, pero si no se puede, no pidas todos tus platillos de una sola vez. Lo mejor es pedir conforme vayas terminando el primero que has terminado y así consecutivamente. Si tienes la comida completa frente a ti no te podrás controlar y terminarás con unos kilos de más.

CARTAS DE MENÚ SUCIAS

Las cartas de menú, aunque parezca que tienen miles de ellas, son usadas para mostrar los platillos al cliente una y otra vez y muchas veces no se limpian de inmediato. El peligro radica en que muchas personas no tienen el hábito de lavar sus manos y, al momento de regresar la carta, ésta ya lleva una cantidad de gérmenes impresionante y no se diga si esta misma carta lleva horas o incluso días sin ser limpiada. Llegan a ser más sucias que la taza del baño y se ha comprobado que la bacteria fecal del E Coli y la neumonía pueden vivir en ellas.

publicidad

Solución: No tomar la carta del menú por sus caras sino de las orillas para poder reducir el riesgo de contagiarse con las bacterias que provocan el estreptococo. Otra solución sería pedir al mesero que traiga cartas limpias o que las limpien frente a ti antes de tomarlas con tus manos.

LLEGAR A UN RESTAURANTE CUANDO ESTÁ CERRANDO

Puede que no te rechacen el servicio pero el riesgo de infección sube de manera significativa. ¿Por qué? Muchos restaurantes cuando se equivocan de orden no la tiran, la dejan en el refrigerador o al aire libre, ésto hace que las bacterias comiencen a reproducirse y puedas enfermar. Otras cocinas tienen un sistema de limpieza automático, y si llegaste cuando ya se limpió, te cocinará, pero con ciertos químicos que no son nada benéficos a tu cuerpo. La grasa de todo un día de trabajo puede estar almacenada en la estufa y con ella te cocinarán tus platillos. Tu colesterol se disparará sin duda. Más vale temprano que terminar tu cena en el hospital.

Solución: Si llegas tarde a un restaurante no pidas nada que tenga contacto con la estufa o la plancha, ya que la pudieron limpiar hace poco tiempo. Mejor pide algo como ensaladas o comida hervida. Tu cuerpo lo agradecerá. Y asegúrate de que lo cocinen en el momento.

Con todo esto no queremos quitarte el gusto de ir a un restaurante de vez en cuando, pero sí te sugerimos que escojas muy bien el recinto al cual acudir para que no tengas este tipo de preocupaciones innecesarias.

publicidad


publicidad
publicidad
El chef Jesús con varios niños invitados nos enseñan las mezclas perfectas para preparar unas ricas paletas con gomitas, yogur y varias frutas.
El mango es una fruta tropical muy común en esta estación, pero lo que mucha gente no sabe es que tiene múltiples beneficios. Te contamos cómo prepararlo en Vida Sana con Cecilia.
El Chef Jesús hizo un viaje exprés por el noreste de África para traernos los platillos más representativos de la cocina egipcia, para que esta noche puedas disfrutar del estreno de 'José de Egipto'.
Nuestro Chef Jesús Díaz les da clases de cocina a sus pequeños sobrinos, y esta vez la competencia se trató de preparar unos ricos huevos revueltos para el desayuno. ¿Cuál de los dos ganó?
publicidad