publicidad

La mejor carne del mundo

La mejor carne del mundo

La mejor carne del mundo proviene de los míticos bueyes de Kobe (Japón) a quienes se les dan masajes con música de Bach.

Y, claro, en una sociedad que ha entronizado la estadística, que cree firmemente en las encuestas, se dan auténticos disparates. No recuerdo quién fue el genio que proclamó aquello de "vox populi, vox Dei"; de lo que no tengo la menor duda es de que o tenía un sentido del humor muy irónico, muy fino, o estaba borracho cuando lo dijo.Vamos, que a mí que una cosa sea la mejor del mundo porque la han 'votado' millones de personas, o de internautas, me trae al fresco absolutamente y empiezo a mirar con bastante desconfianza la cosa en cuestión porque la vida me ha enseñado que las cosas realmente magníficas son, más bien, elitistas, están reservadas para minorías. ¿Injusto? Puede; pero es así.Pero vayamos a nuestro campo. Estos días he visto los primeros terneros de buey de raza wagyu nacidos en España, procedentes de padres argentinos y chilenos. De la raza wagyu son los míticos bueyes de Kobe (Japón), ésos a los que se les dan masajes, se les pone música de Bach y se les suministra cerveza -lamentablemente, japonesa- para que estén contentos y no se estresen. Por supuesto, sus carnes son "la mejor carne del mundo".Yo no lo creo. Es una buena carne, sí, con bastante grasa -insaturada- infiltrada. Es, sobre todo, tierna: es una de esas carnes de las que se dice "es mantequilla". Si lo único que le pedimos a una carne es que esté blandita, adelante: la de Kobe es perfecta. Pero no sé por qué me parece que el buen aficionado a la carne no se conforma solamente con que esté tierna.La carne ha de tener sabor. La de buey wagyu resulta un tanto dulzona, al menos ésa es la impresión que yo tuve las cinco o seis veces que la he probado. Me parece una buena carne, pero ¿la mejor del mundo? Para nada. La más cara, creo que sí: hay donde se cotiza a más de mil dólares el kilo.Claro, a un tipo que paga una carne a semejante disparate de precio no se le puede decir que no es la mejor del mundo; encima, es japonesa, y ya sabemos que en estos tiempos todo lo japonés es inefable, mirífico, maravilloso, celestial. No se dejen lavar el cerebro tan fácilmente. Entonces, ¿cuál es la mejor carne del mundo? Francamente, ni lo sé ni me preocupa. Hay bueyes magníficos en muchos lugares del planeta; de todos modos, tampoco estoy yo muy convencido de que la raza sea lo más importante, porque si fuera así todos los lomos de Aberdeen-Angus sabrían más o menos igual, y de eso, nada, así que: edad, comida, raza, trato y más cosas son los factores que, todos juntos, hacen la mejor carne del mundo.Pero, la verdad, ¿para qué sirve saber cuál es 'la mejor carne del mundo'? Me parece mucho más importante tener conocimiento de qué carnes son, efectivamente, muy buenas y dejar la competencia para los elaboradores de encuestas y embaucadores estadísticos, que viven en un mundo que, créanmelo, no existe: es puramente virtual.

publicidad


publicidad
publicidad
La chef Bielitski Prada nos da los ingredientes apropiados para preparar un coctel de camarones y explica la manera más fácil de hacerlo.
Generalmente en esta época del año sube el precio del pescado, descubre con nuestro chef Yogui cómo preparar esta receta y ahorrar a la misma vez.
Llena tu boca de los sabores más vibrantes e intensos del Mediterráneo con esta receta fácil de preparar, que además es saludable y muy nutritiva.
Continuando con nuestro viaje gastronómico por Latinoamérica, Jerry Bazúa se nos unió para preparar una delicia: pastel de choclo típico de las bellas tierras chilenas.
publicidad