publicidad
El palacio no dará ninguna información sobre este viaje, cuyo destino al parecer no conoce ni siquiera la propia Catalina.

William y Catherine no tendrán luna de miel por ahora

William y Catherine no tendrán luna de miel por ahora

El príncipe William y su esposa Catherine salieron del Palacio de Buckingham en helicóptero para pasar el fin de semana juntos, pues no tendrán luna de miel por el momento.

El palacio no dará ninguna información sobre este viaje, cuyo destino al...
El palacio no dará ninguna información sobre este viaje, cuyo destino al parecer no conoce ni siquiera la propia Catalina.

LONDRES - William y Catherine han decidido no partir "inmediatamente" de luna de miel, y el príncipe se reincorporará a su trabajo de piloto de helicóptero en Gales la próxima semana, anunciaron este sábado fuentes del palacio.

"El Duque y la Duquesa de Cambridge han elegido no partir inmediatamente de luna de miel", indicó en un comunicado el palacio Saint James, encargado de los asuntos del segundo en la línea de sucesión a la Corona británica.

"En lugar de eso, después de pasar el fin de semana en privado en el Reino Unido, el duque regresará a trabajar como piloto de búsqueda y rescate la próxima semana", agregó.

El anuncio fue otra de las sorpresas, después del beso y de la salida del palacio en un Aston Martin deportivo, que ha dado la pareja, cuando todo el mundo daba por seguro que iniciarían este sábado su luna de miel de 15 días antes de regresar a su casa de la isla de Anglesey, en Gales, donde está la base de la RAF donde trabaja William.

publicidad

El comunicado, que no da ninguna indicación sobre cuándo podrían iniciar los recién casados su luna de miel, precisa que está será en el "extranjero", pero que el lugar no será revelado.

William y Catherine abandonaron en helicóptero el palacio de Buckingham este sábado por la mañana, al día siguiente de su boda espectáculo planetaria, rumbo a lo que se supuso era el inicio de su luna de miel que debían comenzar al parecer este sábado.

Sin embargo, sólo se fueron de fin de semana a un destino en el Reino Unido, que tampoco se dará a conocer.

Justo después de que abandonaran el palacio, los servicios del príncipe difundieron imágenes de la pareja en su primer día como marido y mujer, tomados de la mano y sonrientes mientras saludaban al personal del palacio en el exterior del edificio.

Catherine lucía un fluido vestido de color azul por encima de la rodilla y una chaqueta negra ligera con manga tres cuartos y zapatos cerrados de tacón de esparto, y Guillermo pantalón beige y chaqueta oscura con camisa blanca abierta.

Tras su boda, ante 1.900 invitados, millones de internautas y 2 mil millones de telespectadores en todo el mundo, los recién casados dejaron claro que querían pasar su luna de miel en privado, lejos de las cámaras.

La pareja tiene una vasta selección de opciones para la luna de miel, incluyendo el castillo de Balmoral, la residencia veraniega de la reina Isabel II en Aberdeenshire, Escocia, donde tendría la privacidad necesaria para evadir a los paparazzi.

publicidad

William insinuó previamente que pudiera llevar a Catherine a Australia para una luna de miel de buceo, pero es posible también que opten por una isla privada en el Caribe, las Seychelles, un archipiélago de más de 100 islas frente a las costas de África, o un viaje a Jordania que incluiría una visita a Petra.

publicidad
publicidad
El cantante despidió su soltería en la emblemática ciudad de Las Vegas. Y aunque el dicho asegura que "lo que pasa en Vegas, se queda en Vegas", Tony Dandrades estuvo presente en la celebración para contarnos todos los detalles.
Caridad
La pareja iba a tener una tradicional boda hindú, pero finalmente decidieron enviar el dinero a una organización sin fines de lucro de Camerún. La intención de los novios es poder ayudar a alimentar a niños necesitados.
Muchos de los asistentes llevaban años de relación, pero no habían dado el paso de convertirse en marido y mujer porque no creían en el matrimonio o porque no se había dado la ocasión. En una playa de Cancún y con un atardecer de película todos ellos se dijeron 'sí quiero'.
Una boda promedio cuesta alrededor de 35,000 dólares, teniendo en cuenta el alquiler del lugar, el entretenimiento, la comida, los vestidos y los detalles para un evento inolvidable. Los anfitriones se esmeran para complacer a sus invitados, que también han aumentado considerablemente.
publicidad