publicidad
Guillermo y Catalina con los Obama

Primera aparición oficial de los duques de Cambridge

Primera aparición oficial de los duques de Cambridge

La pareja de recién casados se reunió con Barack Obama y su esposa Michelle, en los salones del Palacio de Buckingham.

Guillermo y Catalina con los Obama
Guillermo y Catalina con los Obama

El presidente Barack Obama y su esposa Michelle se reunieron con el príncipe Guillermo y su esposa Catalina durante su visita de Estado a Gran Bretaña, informó el Palacio de Buckingham.

Tras disfrutar diez días de completa privacidad en su luna de miel en las islas Sheychelles, los recientemente nombrados duques de Cambridge tuvieron un breve encuentro con los Obama en los salones de la residencia de la monarquía Británica.

De acuerdo con la revista Hola, este encuentro podría calificarse como el estreno oficial de la pareja, que causó gran revuelo con su enlace el pasado 29 de abril en la Abadía de Westminster, y cuyos pasos son seguidos por millones de personas alrededor de todo el mundo.

El presidente Obama y su esposa fueron recibidos en el Palacio de Buckingham por la reina Isabel II y posteriormente se reunieron con el sucesor de la corona británica, el príncipe Carlos y su esposa, la duquesa de Cornualles.

publicidad

Poco después de su arribo a la residencia oficial de la reina Isabel II, los Obama conversaron con el príncipe Guillermo y su esposa Catalina por algunos minutos, antes de continuar el encuentro de forma privada.

publicidad
publicidad
La hermana menor de la duquesa contrajo matrimonio la mañana del sábado y así lucieron a la salida de la ceremonia.
La hermana de Kate Middleton se casará con el magnate James Matthews en Berkshire, Inglaterra. ¿Dónde será la ceremonia? ¿Cómo se comportará Kate? ¿Acaso el Principe Harry traerá a su novia Meghan?
Los recién casados asistieron a la alfombra de los la revista People en Nueva York. Desde allí, Steve reveló el destino de ambos que será la continuación de una boda de cuento de hadas.
La recepción de la boda se quedó sin sonido de micrófono a las 12:30 am porque se le acabó el tiempo a la fiesta y cada hora más costaba 17.000 dólares, sin embargo, eso no impidió que Pablo siguiera interpretando sus canciones.
publicidad